La lista de prescindibles de Zinedine Zidane: quiénes son los posibles borrados en Real Madrid

Zidane piensa en una limpieza para la próxima temporada en Real Madrid
Zidane piensa en una limpieza para la próxima temporada en Real Madrid Fuente: AFP
Matías Baldo
(0)
5 de abril de 2019  • 17:00

Zinedine Zidane, ganador de tres Champions League como entrenador, regresó al Real Madrid para encauzar a un club que protagonizó una temporada para el olvido. Durante los meses entre la renuncia del francés y su retorno, la Casa Blanca se convirtió en una pesadilla, primero con Julen Lopetegui luego con el argentino Santiago Solari. Eliminado en los octavos de final de la Champions League por el Ajax y muy lejos del Barcelona en la liga, Florentino Pérez levantó nuevamente el teléfono para seducir a Zidane, que recargó energías y aceptó la oferta.

La decepcionante campaña del Real Madrid tendrá consecuencias, por supuesto. La última derrota frente al Valencia, la primera de Zidane en su segunda etapa, convenció al campeón del mundo con su selección en 1998 a emprender una profunda renovación que involucraría la partida de varios pesos pesados del vestuario.

El primero sería Gareth Bale. El galés, que en 2013 fue adquirido al Tottenham por 100 millones de dólares, ya había mantenido una relación distante durante la primera era de Zidane. "No éramos amigos. No me dijo nada de su salida y tampoco habló conmigo después de la final de la Champions. Solo fue una relación normal de profesionales. Me sentí realmente frustrado cuando me vi suplente en la final de la Champions, porque había jugado bastante bien desde el regreso de la última lesión. Sentía que merecía estar desde el principio", había confesado Bale después del alejamiento de Zidane.

El gales Gareth Bale quedó en el centro de la crítica en varios momentos de su etapa en Real Madrid
El gales Gareth Bale quedó en el centro de la crítica en varios momentos de su etapa en Real Madrid

El regreso de Zizou disparó las alarmas para Bale, que se siente afuera del club; una salida que podría concretarse durante el inminente mercado de pases por un valor de 100 millones de euros, cifra que le permitiría a Florentino ir a la caza de su refuerzo estrella: el belga Eden Hazard, actualmente en el Chelsea, es el apuntado para reemplazar a Bale.

Pero Bale no es el único nombre pesado que entregó Zidane entre los prescindibles. La tensa relación del DT y el galés despertó el enojo del croata Luka Modric, premiado como el mejor jugador del mundo en 2018 y MVP del Mundial de Rusia 2018. El mediocampista cuestionó abiertamente al técnico por su trato hacia Bale y, sumado a su inesperado bajón futbolístico, podría haber firmado sido su sentencia en caso de que lleguen ofertas por él.

Isco Alarcón es otro de los nombres que se destacan en esa nómina que Zidane le entregó a Florentino. Titular en los dos primeros duelos de la segunda etapa de Zidane, apareció desde el banco de suplentes en Mestalla, pero su nivel estuvo por debajo de lo esperado. El talentoso mediocampista español no es uno de los hombres más queridos en el vestuario y desde la dirigencia cuestionan su estado físico.

Toni Kroos supo ser uno de los mejores mediocampistas del mundo, pero ahora su nivel dista de aquella versión estelar del alemán, situación que también lo convertiría en uno de los apuntados por Zidane en un profundo lavado de cara que también incluiría la partida de Casemiro, convertido en el equilibrista del mediocampo blanco.

Luka Modric uno de las estrellas de Real Madrid que empieza a perder consideración
Luka Modric uno de las estrellas de Real Madrid que empieza a perder consideración

El joven Vinicius, quien se convirtió en titular permanente durante los últimos meses por su atrevimiento, sería cedido a préstamo para darle rodaje en otro club. Marco Asensio, de exquisita pegada, Brahím Díaz, Mariano Díaz y Dani Ceballos también tendrían la puerta abierta de par en par para emigrar.

La realidad es que los años sin títulos no se perdonan en la Casa Blanca. El Real Madrid redondeó una temporada muy frustrante después de tres Champions League consecutivas. En este contexto, Zidane pretende retomar su hegemonía europea con una serie de cambios drásticos que modificarían sustancialmente la columna vertebral del combinado Merengue. Mientras que Barcelona viene triunfando en todos los frentes, Zidane no se hace problema y no le tiembla el pulso.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.