La mudanza del Cenard, puertas adentro: cómo lo viven los atletas

La pista de atletismo del Cenard
La pista de atletismo del Cenard Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk
Fernando Vergara
Olivia Díaz Ugalde
(0)
26 de abril de 2019  • 23:59

No será este año, ni el próximo, pero que habrá un nuevo centro de entrenamiento argentino en el Parque Olímpico de Villa Soldati es un hecho. Es un secreto a voces: las 12 hectáreas que componen el Cenard dejarán de albergar a los deportistas nacionales. Un espacio emblemático que tiene fecha de vencimiento: el propio Mauricio Macri lo confirmó cuando recibió a los atletas argentinos que participaron de los Juegos Olímpicos de la Juventud . Los rumores en los pasillos del complejo de Núñez van y vienen. ¿Qué pasará con el histórico predio? ¿Qué piensan los deportistas?

Del nuevo establecimiento no hay mayores novedades. El Parque Olímpico quedó intacto. Desde el 18 de octubre, fecha en la que finalizó Buenos Aires 2018, no se realizaron nuevas obras ni acondicionamientos. Sobre las 33 hectáreas del predio están distribuidos los seis pabellones deportivos, las dos pistas de atletismo y ambas canchas de hockey, a la espera de mayor atención. Una inversión que costó 100 millones de dólares y que aún permanece de pie, pero desolada y sin mantenimiento. El experimentado Germán Lauro , finalista en lanzamiento de bala en Londres 2012, explica las diferencias entre un espacio y otro. "Es un tema difícil. Es cierto que el Cenard es una estructura vieja, pero es la única del país con este gran nivel. Está en un lugar estratégico y de fácil acceso. Ahora, donde quieren mudarlo, es una zona complicada y difícil de llegar. Para un atleta del interior no sería sencillo salir de la facultad de noche y moverse hacia el Parque Olímpico".

Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

El histórico Cenard de la calle Miguel Sánchez (ex Republiquetas) alberga y es testigo de la vida de los atletas desde 1953. Tuvo sus momentos. Mejores y peores. Reinauguraciones, torneos e invitados de lujo. Como también desuso, descuidos y escasa inversión. Fue en 1989 que se rebautizó con el actual nombre y se terminaron las tareas. Vivió diferentes gestiones y colores. Lo cierto es que desde 2015 transita una realidad más sostenida. Hubo más obras y acondicionamientos, aunque falta mucho trabajo. La mudanza lo desvela y su mantenimiento y nuevas infraestructuras cada vez son menores. Principalmente luego de conocerse el valor de las tierras (más de 3500 dólares el metro cuadrado) y de la venta del Tiro Federal (aledaño al centro deportivo) a los grupos Werthein y Sielecki por 151,5 millones de dólares.

En el medio, claro, aparece un millonario negocio inmobiliario. "El significado sentimental del Cenard es único. En la Villa Olímpica también hay recursos muy valiosos, pero trabajemos para sumar y no para restar. Hay que romperse el lomo para mantener dos casas, no para ver cuál es la mejor forma de tirar una abajo y apiñarnos en la otra", enfatiza Marcos Milinkovic . "El Cenard debe renovarse, pero no estoy de acuerdo con el traslado. Su venta está en una nebulosa, pero el tema es turbulento y perderlo sería triste. Ahora, si se vendiera y después te arman un centro mejor, adelante. Pero ofrecen algo en un lugar mal ubicado y no garantizan que sea superior. Una parte de la dirigencia deportiva deja mucho que desear, no hay un Norte. No buscan el consenso y quieren hacer las cosas por imposición, sin consultar al deportista. Es poco claro y eso genera ruido e indignación", agrega Lauro.

Germán Lauro, olímpico en Londres 2012 y Río 2016
Germán Lauro, olímpico en Londres 2012 y Río 2016

Cómo está el Cenard

A diario el Cenard le abre las puertas a 1000 deportistas y hospeda a unos 250 al mes (el hotel Pedro Quartucci dentro del predio tiene capacidad para 320), sujeto a demanda por competencias. Se mantiene en pie con lo que tiene, se esmera por ser el mejor lugar donde entrenar. Las condiciones se lo permiten, pero su realidad lo amenaza. Hay potencial, cariño y mucho trabajo. Pero el gigante que se asoma al otro lado de la ciudad lo tiene en vilo y desprotegido. "Sería una mala noticia el traslado porque se cerraría un lugar para abrirse otro, y creo que debería ser algo independiente. En todo caso, el Cenard podría quedar abierto para actividades locales. Y que Villa Soldati sea un centro de alto rendimiento", remarca Germán Chiaraviglio , finalista de salto con garrocha en Río 2016.

En la actualidad al Cenard lo componen nueve edificios, además de las instituciones educativas, que también forman parte del predio. Están los que corresponden al área médica, el comedor y la Agencia de Deportes. Más los que contienen los gimnasios para la práctica de gimnasia, básquetbol, lucha, taekwondo, karate, badminton, pelota vasca, esgrima, tenis de mesa, voleibol, handball, judo, lucha, levantamiento de pesas, boxeo y natación. "Hubo cambios notables como la ampliación del gimnasio de musculación, el servicio del comedor. Un aspecto negativo es que no haya una sala de esgrima para los entrenamientos diarios, pero en general el predio está en buenas condiciones", describe Alessandro Taccani, esgrimista que participó en Toronto 2015.

La pista de atletismo de un ícono del deporte argentino
La pista de atletismo de un ícono del deporte argentino Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

Además, el complejo cuenta con dos pistas de atletismo, cuatro canchas de tenis de cemento, una de hockey, una de fútbol para ciegos y otras tantas construidas en 2016 para los deportes de playa: handball y voleibol. También, un velódromo y una palestra de escalada. "Lo que se hizo para el beach fue un gran avance para la disciplina. En el comienzo nos entrenábamos en el Parque Sarmiento. Este cambio para nosotras fue vital", señala Florencia Bericio, arquera de la selección de beach handball.

Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

En la nómina principal de trabajadores se registran 350 empleados fijos. Además están las empresas de mantenimiento y limpieza con sus propios empleados, ATA (Alta Tecnología Alimentaria), que tiene la concesión de la cocina desde 2003 y Murata, que provee la seguridad. "La mudanza afectaría de manera negativa. Hay que sumar y no restar. No lo podemos perder, es histórico y debemos protegerlo entre todos. El nuevo polo debería ser un anexo para que el deporte siga creciendo, porque se necesitan más y mejores infraestructuras", aporta Yamila Nizetich, de la selección de voleibol.

También, en todo el circuito aparece el auditorio Perón, un Monumento Histórico Nacional, testigo de anuncios determinantes para el deporte argentino y una capacidad para 1500.

¿Cómo es el estado actual de los espacios donde entrenan los atletas?

La fachada de los edificios mantiene el mismo estilo desde su construcción. Ladrillo a la vista, marcos de hierro y puertas de vidrio para los accesos principales. Los pisos y las escaleras guían -con su característico granito en tonos grises- por todos sus pasillos. Puertas de madera conectan las diferentes áreas: baños, depósitos, sala de máquinas. Carteles pintados de celeste señalan, en su mayoría, los diferentes salones, ya que muchos de estos faltan y nunca fueron repuestos.

El recinto de gimnasia artística se reinauguró con equipamiento de primer nivel en 2017. Está homologado por la FIG y es el de mayor calidad en el país. Por aquí pasan 50 gimnastas por día de lunes a viernes, y unos 100 durante los sábados. "Se hicieron muchas mejoras en los últimos dos años. Cosas más superficiales como pintura, los baños, el gimnasio de musculación se amplió y le agregaron muchos más aparatos. Se notó mucha actividad desde ese lado", explica Julián Jato, medalla de bronce en Cochabamba 2018 en gimnasia artística.

El polideportivo León Najnudel es utilizado por los seleccionados de básquetbol y el piso lo renovaron en 2016. Este gimnasio también está homologado internacionalmente, y cuenta con una capacidad para 1250 espectadores. Es también un salón multiuso, ya que se usa para albergar esgrima y tenis de mesa.

El natatorio Jeanette Campbell
El natatorio Jeanette Campbell Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

El natatorio Jeannette Campbell fue inaugurado en 1999 y desde ese año que recibe mantenimiento. Cuenta con una capacidad para 300 espectadores y fue aceptado por la FINA. Tiene una pileta olímpica cubierta y climatizada de 50 x 25 metros, de ocho andariveles, y una pileta para las pruebas de saltos ornamentales. "Veo la mudanza con bastante recelo. Toda mi carrera deportiva la hice acá. La pileta tiene sus defectos, es cierto: el techo con agujeros y en invierno cuesta mucho calefaccionar el ambiente y el agua. Sumado a que la caldera no funciona en sus mejores condiciones. De todas maneras, siempre pudimos entrenar y a todos los deportistas nos gusta estar acá", remarca el nadador Damián Blaum.

Por otra parte, el complejo Carl Diem funciona para las selecciones de handball, básquet y voleibol. Se une al gimnasio para las artes marciales: karate y taekwondo, que tuvo sus reformas hace cinco años con pisos de goma y nuevos tatamis. A su lado aparece el área dónde practican los deportistas de tenis de mesa con ocho mesas, climatización y pisos adecuados. Todo de primer nivel. En el último piso de este complejo se erige el gimnasio de lucha y judo. "Es perfecto. Tenemos todo al alcance de nuestras manos y todo lo que nos brinda es sumamente importante. En todos estos años que viví en ese espacio me dio amigos y experiencias. Soy de Neuquén, y acá siempre me contuvieron. El Parque Olímpico podría ser un lugar excelente, pero está en veremos. Bienvenido sea si puede brindarnos lo mismo, o algo mejor. Pero hoy no lo sabemos", indica el taekwondista José Luis Acuña.

Al aire libre dan color y movimiento las pistas de atletismo homologadas por la IAAF. Ambas de color ladrillo son testigo de todas las disciplinas que se practican sobre ellas. Por allí pasan Lauro y Chiaraviglio, como también las jóvenes promesas Damián Moretta y Pablo Zaffaroni. La más antigua (Delfo Cabrera), se inauguró en 1991 y fue mejorada en 2006. Un año más tarde llegó la pista auxiliar Osvaldo Suárez. "Tenemos dos pistas de nivel internacional y sería una lástima perderlas. Si queremos crecer estaría bueno sumar centros de alto rendimiento y no destruir el que ya tenemos", aporta Franco Florio, que tiene una marca de 10s63 en los 100 metros.

La fachada de ingreso del predio, hoy en Núñez
La fachada de ingreso del predio, hoy en Núñez Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

La cancha de césped sintético cuenta con su renovada alfombra azul desde 2016. Allí se entrenan todas las selecciones masculinas y femeninas. Inclusive, este año se disputaron compromisos internacionales de la Hockey Pro League. Siempre muy concurrida, los planteles aprendieron a sincronizar los tiempos. Inclusive, tienen su propio búnker en una oficina detrás del comedor. "Si bien sería un costo altísimo mantener ambos centros, la mejor manera para seguir potenciando atletas argentinos es sosteniendo ambos predios", sugiere Ignacio Ortiz, medallista de oro en Río 2016.

Una de las obras más necesarias resultaba la cancha de fútbol para los Murciélagos. Construida sobre una carpeta de césped sintético, es un área indispensable que se estrenó a fines de 2016. Muy cerca aparecen las cuatro canchas de tenis, siempre en movimiento. Dos de ellas fueron arregladas a inicios de 2018. Además, en conjunto con la AAT, se construyeron dos más.

El Cenard es el tema que mayor sensibilidad provoca en los atletas. Las valiosas tierras de Núñez, hogar y semillero histórico del deporte argentino, generan resistencia. La propuesta del traslado está cargada de polémica.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.