Lionel Messi: de los aplausos por el premio The Best a la alarma por las lesiones

Messi, hincado, después de sentir una molestia en el aductor izquierdo.
Messi, hincado, después de sentir una molestia en el aductor izquierdo. Fuente: AFP
Claudio Mauri
(0)
24 de septiembre de 2019  • 19:03

Los aplausos y felicitaciones por el premio The Best y las alarmas que no dejan de sonar por el estado físico. Todo en menos de 24 horas. No hay caso, Lionel Messi aún no pudo completar los 90 minutos de un partido en esta temporada. En dos ingresó en el segundo tiempo y en el tercero, este martes ante Villarreal en el Camp Nou, fue reemplazado en el descanso.

No hizo la pretemporada porque extendió las vacaciones por su participación en la Copa América. Cuando se reincorporó a las prácticas, a los pocos días sufrió una lesión en el sóleo de la pierna derecha, de la que tuvo una recaída. Quedó al margen de las primeras cuatro fechas de La Liga de España y recién reapareció en la última media hora frente a Borussia Dortmund, por la Champions League. El sábado había disputado el segundo tiempo en la derrota 2-0 ante Granada que le acarreó duras críticas al Barcelona.

Messi solo tiene molestias menores en el aductor de su pierna izquierda. En principio es solo eso. Preferimos que no siguiera
Ernesto Valverde, DT de Barcelona

Futbolísticamente, lo mejor que le había pasado en los últimos dos meses fue recibir el trofeo The Best de la FIFA, el lunes en Milán. Claro que esa ceremonia se interpuso en una preparación física más que escasa, sin el trabajo de fondo de una pretemporada, que lo expone a contratiempos como el que padeció ante Villarreal. Hubo un par de movimientos en los que se lo vio exigido, al maniobrar entre tres rivales y al recibir el toque de un rival que lo dejó con las piernas abiertas.

Messi, atendido fuera del campo, preocupado por su muslo izquierdo.
Messi, atendido fuera del campo, preocupado por su muslo izquierdo. Fuente: AFP

A los 26 minutos, salió por sus medios y se sentó a un costado, mientras el fisioterapeuta le masajeaba la parte superior del muslo izquierdo. Ingresó, se encargó de ejecutar un tiro libre y a los 37 minutos aceleró en una jugada para combinar con Arthur. Fuera de eso, caminó en la zona del centro-atacante. Se fue al descanso con la cabeza gacha y ya no volvió, fue reemplazado por Dembelé.

El entrenador Ernesto Valverde descartó que sea algo grave, pero algunos medios, como Catalunya Radio, ya lo descartan para el partido del sábado ante Getafe. Después del partido, el técnico dijo: "Cuando le pasa algo a Leo, se para todo el mundo, en el campo y en la grada. Ya pasó ante el Sevilla hace un año cuando se rompió el brazo. Son molestias en el aductor y hemos preferido no arriesgar. No parece que sea nada más pero vamos a esperar a mañana".

El momento en el que siente la molestia

No fue la mejor manera de festejar su partido 400 como titular por La Liga. En Barcelona solo lo supera Xavi, con 443. De los extranjeros que participaron en el fútbol español, solo el brasileño Donato (Atlético de Madrid y La Coruña) alcanzó esa cifra.

Dos veces rechazó La Liga el pedido de Barcelona de postergar el partido de este martes ante Villarreal. La petición estaba fundamentada en darle un poco más de descanso al N° 10, que menos de 24 horas antes había estado en Milán para recibir el premio The Best que concede la FIFA. Javier Tebas, presidente de La Liga, argumentó que no podía alterar una programación que ya estaba confirmada desde hace 30 días.

Cuando había sonrisas: Messi abraza a Arthur, autor de un golazo para Barcelona. Después, el 10 saldría lesionado.
Cuando había sonrisas: Messi abraza a Arthur, autor de un golazo para Barcelona. Después, el 10 saldría lesionado. Fuente: Reuters

De esta manera, Messi pasó del teatro La Scala de Milán al Camp Nou. Por primera vez era titular y se estrenaba desde el comienzo el tridente Messi-Suárez-Griezmann. Los primeros movimientos fueron auspiciosos: a los seis minutos, un córner desde la derecha de Messi fue cabeceado en el primer palo al gol por el francés. El rosarino lo fue a abrazar con una sonrisa para alivio de todo el barcelonismo, un tanto inquieto porque Messi siempre prefirió la incorporación de Neymar y, supuestamente, estaba molesto con Griezmann porque en la temporada anterior amagó con querer ir a Barcelona para quedarse un año más en el Atlético de Madrid.

Llegó el golazo de Arthur desde fuera del área para el 2-0. Cuando en el Camp Nou se respiraba un clima de preocupación porque Messi había sido atendido, Cazorla descontó con otro gran remate desde 30 metros. No hubo alteraciones en el marcador en la segunda etapa. Barcelona, que no da muestras de ser un equipo confiable ni despeja las dudas que lo persiguen desde el comienzo de la temporada, ganó 2-1. Es más vulnerable de lo habitual: hacía 11 años que no le convertían en los primeros seis partidos de La Liga. Si Messi siempre fue importante, que ahora lo dejen en paz las lesiones se hace imprescindible.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.