Lógica pura: Martino es el hombre indicado

Daniel Arcucci
Daniel Arcucci LA NACION
(0)
14 de agosto de 2014  • 23:17

Hasta 2006, la elección del entrenador del seleccionado argentino tenía una coherente lógica grondoniana. El Jefe elegía, sin dudar, al DT que expresara la idea opuesta al ciclo que acababa de concluir. Así, cuando Bilardo, su preferido personal, llegó a la final y al final en Italia 90, con un equipo tan efectivo como "feo, sucio y malo", optó por el "fútbol lírico" de Basile. (Se aclara, antes de seguir: las comillas encierran una prejuiciosa y peyorativa definición de estilos).

De la "mano blanda" de Coco se pasó a la "mano dura" de Passarella. Y de la mano de Pekerman llegó el "cientificismo" de Bielsa, sucedido luego por "la docencia" de su propio mentor. Y allí se acabó la lógica grondoniana: Basile, Maradona, Batista fueron ciclos difíciles de encasillar y volvieron evidente el desconcierto del hombre que tomaba todas las decisiones, al punto de poner en juego su más valiosa joya.

El gran mérito de Alejandro Sabella fue haber puesto serenidad y sensatez en medio de aquel caos. Es su mayor legado, enmarcacado con el diploma de subcampeón del mundo.

El gran desafío de Gerardo Daniel Martino –y está capacitado para afrontarlo– no es sólo continuarlo ni superarlo, sino volverlo algo integral. Los hombres que lo presentaron ayer empiezan a ser parte del pasado; él representa el futuro. Los trasciende. La sucesión en la conducción de la selección argentina vuelve a tener lógica. Pero ya no grondoniana.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.