Los Pumas: el repentino cambio de regla en el scrum que pone en alerta a la selección

Un scrum en el último los Pumas vs. All Blacks; en el seleccionado local hubo malestar por un tutorial de los All Blacks sobre la novedad, que sorprendió a los argentinos
Un scrum en el último los Pumas vs. All Blacks; en el seleccionado local hubo malestar por un tutorial de los All Blacks sobre la novedad, que sorprendió a los argentinos Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Alejo Miranda
(0)
19 de julio de 2019  • 00:01

La sorpresa por el repentino cambio de reglas en el scrum, anunciado cinco días antes de tener que enfrentarse con el mejor equipo del mundo (y con el mejor scrum del mundo), fue insignificante al lado del estupor que provocó que aparecieran videos explicativos con jugadores neozelandeses.

"Sorprendentemente, empezaron a trabajarlo antes de que saliera la regla. Ya había un videíto de ellos circulando cuando nosotros recién nos habíamos enterado. Debe de haber sido por la diferencia horaria", ironizó Mario Ledesma, el entrenador de los Pumas.

El partido de mañana entre la Argentina y Nueva Zelanda, por la primera fecha del Rugby Championship 2019 (a las 15.05, en la cancha de Vélez), tendrá un condimento especial. Ese y el encuentro inaugural entre Sudáfrica y Australia (a las 12, en ) serán los dos primeros en que se aplicará la enmienda al apartado scrum del reglamento del rugby. Formación ya de por sí problemática para los Pumas en los últimos años, ahora presenta el problema del cambio que se oficializó recién el lunes.

"Fue medio sorpresivo", admitió Ledesma luego del entrenamiento de ayer en el imponente predio del colegio St. John's, de Pilar. "Me llegó el mail el miércoles o el jueves de la semana pasada, así que fue una sorpresa grande, pero al mismo tiempo es lo que es y tenemos que hacer lo mejor para preparar a los chicos para este fin de semana", detalló.

Los ajustes al reglamento son constantes en procura de agilizar el juego o de hacerlo más seguro. En esta ocasión, según el comunicado que emitió World Rugby el lunes, la modificación responde a lo segundo. La decisión fue tomada por la máxima autoridad haciendo caso a las recomendaciones de un comité de revisión de reglas que incluyó a primeras líneas internacionales, como Ken Owens (Gales), Rory Best (Irlanda) y Jamie George (Inglaterra), con el fin de reducir los "crecientes niveles de cargas axiales o rotación en las espinas cervicales de los primeras líneas en la actual secuencia de ingreso al scrum".

La enmienda a la ley 19.10b establece explícitamente que "la cabeza de ningún jugador puede tocar el cuello ni los hombros de ningún oponente". Esto implica una marcha atrás a la modificación de 2013, cuando se produjo el último gran cambio en función de lograr un scrum más estable.

"Tenía que cambiar", justificó Mike Cron, el entrenador de scrum de los All Blacks, en diálogo para LA NACION. "Había equipos que estaban apoyándose demasiado en el scrum. No estaba permitido, pero lo hacían. Así que World Rugby debía tomar cartas en el asunto por una cuestión de salud. Si todos hicieran lo que dice la ley, no habría problemas. Lo que hicieron no es cambiar el reglamento, sino poner énfasis con otras palabras en que los pilares y hookers no se apoyen en los hombros de los adversarios. Antes la ley decía que debía ser oreja con oreja, lo que es lo mismo. Simplemente, lo reformularon con vocablos más precisos", explicó el especialista.

Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

¿Qué implica esta marcha atrás en términos concretos? Opinó Juan Figallo, pilar derecho de los Pumas y uno de los mejores en scrum en el mundo: "Antes se apoyaba cabeza contra hombro del rival, entonces los seis primeras líneas bancaban todo el peso con el cuello y la cabeza. Ahora, al no poder apoyarse en el rival, a lo que antes bancaban tres cabezas ahora tiene que bancarlo un brazo del pilar derecho y uno del pilar izquierdo, y no se puede parar un scrum de 800 kilos con los brazos. Entonces los segundas líneas tienen que sostenernos un poquito más y mandarnos hacia adelante. Esto va a hacer que haya un mayor impacto en la entrada. No como a la antigua, en la que los primeras líneas venían de más atrás, pero es volver un poco a las viejas reglas".

Para Figallo, se trata de recordar viejos conceptos. Pero para primeras líneas más jóvenes que hay en el plantel argentino, en cambio, implica un aprendizaje completo. "Sé que los cambios responden a la salud de los jugadores, pero no sé cuánto afectan la forma anterior y la nueva. En este caso va a haber impacto", agregó Ledesma. "Hay muchos chicos que nunca impactaron. Los que tienen 28 años o menos nunca entraron fuerte como se va a entrar ahora a un scrum", advirtió.

Otra preocupación que manifestó el seleccionador es por la forma de arbitrar en esta situación (el juez será el australiano Angus Gardner). "Todavía tengo que juntarme con el referí. Me parece muy difícil arbitrar objetivamente en el scrum", afirmó el exhooker. "Estuvimos practicando el tema y es muy difícil estar viendo las seis cabezas, prácticamente imposible. Según lo que me dicen los referís, van a ser muy exigentes", detalló el entrenador.

La regla establece que la primera infracción de este tipo será sancionada con free-kick, y las posteriores, con penales, con la chance de amonestar reiteraciones en exceso.

La súbita medida, además, obligó a Ledesma a incrementar el tiempo dedicado al ensayo del scrum para adaptarse. "Lo trabajamos un poquito más", reconoció. "Ya el lunes estábamos haciendo tres contra tres para que se sintieran cómodos en ese espacio. Al principio perdían el equilibrio porque están acostumbrados a apoyar la cabeza y dejar los pies muy atrás. Ahora había que acercar los pies y no tocar al de enfrente. Al principio era una sensación bastante incómoda. Este jueves ya los vi más cómodos en no apoyarse en el hombro del rival y vi más cómodos a los segundas líneas, que son los que van a mandar en ese impacto. Los primeras líneas van a estar mucho más para transmitir que para estar jugando con la cabeza", analizó Mario.

Después de 2015, cuando jugadores como Marcos Ayerza y Figallo dejaron de ser elegibles para los Pumas, el scrum se convirtió en un verdadero dolor de cabeza tanto para el seleccionado como para Jaguares. En esta temporada del Súper Rugby se vio un crecimiento progresivo en la formación, aunque en los partidos con los neozelandeses Chiefs (cuarto de final) y Crusaders (final), por momentos costó. Este repentino cambio de rumbo implica un reacomodamiento y llevará tiempo de reaprendizaje. "Para los dos equipos es igual", se advertirá. Si tan solo esa frase fuera cierta...

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.