Mario Ledesma tiene una sorpresa a mano para los Pumas: Lucas Mensa

Mensa, el sábado pasado, en Burzaco, con la camiseta de Pucará
Mensa, el sábado pasado, en Burzaco, con la camiseta de Pucará Fuente: LA NACION - Crédito: Carlos Lares
Agustín Monguillot
(0)
30 de octubre de 2018  • 23:59

Fue una sorpresa. Su nombre no figuraba en la lista de 38 jugadores que había anunciado Mario Ledesma. Y, sin embargo, ahí estuvo. Lucas Mensa fue el tapado de la última semana de entrenamientos de los Pumas, que se preparan para una exigente gira por Europa que comenzará este sábado en Dublín, ante Irlanda. El back de Pucará, uno de los flamantes talentos del rugby argentino, fue invitado por el staff para verlo de primera mano, pensando en una renovación a corto y mediano plazo.

"No lo podía creer", recuerda Mensa, de 22 años, a LA NACION, cuando piensa en el momento en que le dieron la noticia. Estaba en su casa cuando sonó el teléfono. Era el manager, que le dijo que lo habían llamado los entrenadores de los Pumas para invitarlo a entrenarse con el plantel en Newman. "Todos entrenan como juegan. Fueron entrenamientos muy duros y físicos", describe Mensa.

Mensa venía jugando en Argentina XV, el seleccionado que dirige Felipe Contepomi, conformado en su mayoría por los mejores jugadores del rugby amateur, pero asegura que esta es una experiencia distinta "por la manera en la que se entrena; hay pequeñas diferencias, pero te das cuenta de que es un nivel más alto". También destaca a los entrenadores: "Son tipos muy detallistas, que saben muchísimo y saben transmitirlo".

Mensa ya conoce la exigencia del alto nivel desde chico. En 2015 jugaba en la Menores de 19 de su club cuando se fue a la academia de juveniles del Clermont. Lo recomendó Martín Scelzo, que hace unos años compartió la primera línea del club francés con Ledesma. Lucas se hospedó en la casa del ex Puma. "Fui como un hijo más para ellos, me recibieron de diez. Siempre voy a estar agradecido hacia él y por la oportunidad que me dieron".

Durante un par de meses, Mensa se entrenó como un profesional y tomó clases de francés. ¿Aprendió? "Oui (se ríe). Costaba, pero le metimos muchas ganas", responde. "Me marcó la vida. Siempre voy a estar agradecido de poder haberlo hecho. Fue parecido a los Pumas, 100% profesional. Ojalá algún día pueda llegar a estar en ese nivel para competir en esas ligas", desea.

Cada decisión que tomó expone su fanatismo por el rugby. Lucas dio sus primeros pasos en Banco Hipotecario y fue de los más destacados de la camada 1996. Tenía las condiciones y la ambición para llegar lejos, pero sabía que su progreso no sería el mismo si continuaba jugando en un club que militaba en Segunda división. Por eso, se fue a Pucará cuando cumplió 15 años. No fue fácil para él, más porque su familia tiene un fuerte vínculo con el club: su padre Sergio fue capitán del primer equipo y hoy integra la comisión de Rugby del Sur, que nació como una escisión del Hipotecario. Ahí juega su hermano Facundo, que logró el ascenso de categoría. Cuando no está en Burzaco, Lucas suele ir a visitarlos.

Años después del cambio, Lucas llegó a la primera de Pucará y no tardó en convertirse en una de las últimas revelaciones de la URBA. Su juego no se destaca por un rasgo en particular, sino por lo completo que es. Ya sea parado como apertura, su puesto natural, o en el centro de la cancha, tiene una buena lectura del juego y sabe generar o explotar los espacios con una combinación de velocidad y potencia; es sólido en defensa y tiene un buen juego con el pie. En definitiva, es un jugador que llena todos los casilleros, dueño de un estilo que no abunda y que llevó a Mario Ledesma y su staff a sumarlo a los entrenamientos.

Más allá de que forma parte del plantel en calidad de invitado, la presencia del back en Newman tiene que ver con el interés de "probarlo" con los mejores. La partida de Nicolás Sánchez al rugby europeo dejó la Nº 10 vacante en Jaguares y aún no hay señales concretas sobre quién será su sustituto. Mensa no figura entre los candidatos principales. De hecho, en Pucará lo suelen correr al centro porque está el ex Pumas Lucas González Amorosino. Eso no quita que su versatilidad para rendir en los dos puestos lo posicione en la renovación de nombres que puede darse en la franquicia argentina a partir del 2019.

Especulaciones al margen, Mensa disfruta de su presente mientras el equipo de Ledesma continúa con la puesta punto para la ventana de noviembre. Sueña con vivir algo parecido a lo de su amigo, Bautista Delguy, que a comienzos de año fue invitado para entrenarse con Jaguares y explotó de tal forma que se consolidó como titular en los Pumas. Difícilmente viaje al Viejo Continente, aunque ya quedó un paso más cerca de su objetivo. "La ilusión siempre la tengo. Yo me voy a seguir entrenando para que se dé la oportunidad".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.