Miguel Russo, terminante con Pol Fernández: "No es más jugador de Boca, no hay marcha atrás"

Miguel Russo fue terminante con el futuro de Pol Fernández
Miguel Russo fue terminante con el futuro de Pol Fernández
Franco Tossi
(0)
23 de noviembre de 2020  • 13:44

El Mundo Boca no esperaba llegar a los octavos de final de la Copa Libertadores, los partidos más importantes desde la reanudación de la actividad, golpeado y con ciertas dudas sobre el rendimiento del equipo. Visitará a Inter, de Porto Alegre, tras perder sus primeros dos partidos del ciclo de Miguel Ángel Russo (frente a Talleres, de Córdoba, y Lanús), ambos en la Bombonera y de manera consecutiva por el torneo doméstico. En ese marco, en el mediodía de este lunes, el técnico xeneize hizo un análisis de la actualidad de su equipo en una conferencia de prensa que terminó por centrarse en el futuro de Guillermo Pol Fernández.

"El balance lo hacemos siempre: ganando, empatando o perdiendo. Hay muchos que necesitan minutos, estuvieron mucho sin jugar y a algunos les ha costado. No nos gusta perder, no estábamos acostumbrados", simplificó la explicación Russo con esa última frase. Boca, previo a las dos caídas, venía de una racha invicta de 13 triunfos y 3 empates en los 16 encuentros que su equipo disputó desde el comienzo de su ciclo. "Estábamos tan acostumbrados a ganar que ahora se remarcan todos errores, ja. Es algo que forma parte de todo esto", terminó la radiografía de su equipo con una sonrisa, dejando en claro que en su cabeza sabía que, en algún momento, la racha se terminaría.

Aunque se evidenció entre sus respuestas que hay un apellido que su estructura está extrañando. En el análisis de los últimos malos desempeños grupales, no se introdujo demasiado en temas defensivos (recibió 3 goles en 2 partidos después de los 4 que le habían hecho en 16) o de ataque (Tevez es el único que da seguridad con rendimiento y goles), pero sí profundizó en el sector de la mitad de la cancha y la elaboración del juego. Entonces, tanto desde lo futbolístico como en lo extra, en el foco de las inquietudes periodísticas hubo un apellido del que se esperaba la opinión del entrenador: Guillermo Fernández. El volante, pilar del equipo campeón de la Superliga, no es tenido en cuenta desde hace varios partidos por haberse negado a la renovación del préstamo. El Consejo de Fútbol, liderado por Juan Román Riquelme, tomó la decisión, avalada por el cuerpo técnico, de no tenerlo más en cuenta hasta que el 31 de diciembre deba dejar la institución.

Pol Fernández fuera del equipo de Boca
Pol Fernández fuera del equipo de Boca Fuente: LA NACION - Crédito: Manuel Cortina

Russo no anduvo con vueltas: "Pol no es más jugador del club", expresó, más allá de que sigue entrenando junto al grupo profesional y aún sigue vigente el contrato por el préstamo acordado a comienzos de año con Cruz Azul, dueño del pase. Medido, como suele desenvolverse, le agregó más sentencias a la incómoda situación: "Son cuestiones personales. En mi caso, llegamos hasta una posición en la que no hay más preguntas o situaciones. La decisión ya está tomada y punto. Las negociaciones empiezan y terminan. No hay marcha atrás".

Fuera del conflicto, también reconoció que perdió peso en la mitad de la cancha con la ausencia del volante. Eso quedó en evidencia a partir de los bajos niveles que se observaron en los últimos partidos. Y no es un interrogante menor teniendo en cuenta que el miércoles comienza la excursión más difícil de la competición que anhelan ganar: "El que juegue en su lugar tendrá situaciones diferentes, ningún jugador es igual a otro. Estamos buscando las formas y las variantes para seguir funcionando de la misma manera". Si Russo siempre creyó que el actual Boca está muy lejos de ser el de febrero y marzo por el parate de la pandemia, ahora sin Pol -seguramente- debe preocuparse en dedicarle el tiempo a encontrar el mejor reemplazo sobre la marcha.

Para tranquilidad de los hinchas, confirmó que Eduardo Salvio, desgarrado en el isquiotibial derecho hace quince días ante Newell's, será parte de la delegación que emprenderá el vuelo a Brasil en la jornada de mañana: "Está muy bien, trabajando a la par. Lo vamos a llevar". Aunque, a la vez, se nota que para Russo una de las bajas sensibles para el equipo suele estar del otro lado de la línea de cal y ahora directamente no estará presente: la hinchada, por la que pidió su vuelta.

"Es un equipo brasileño, le tenemos mucho respeto. Y tenemos que pensar que es un partido de 180 minutos, no de 90. Lástima que esto es sin gente, es lo que más lamento. Ahora que abren los teatros, ojalá empiece a volver la gente a la cancha", deseó para que la Bombonera, el escenario en el que cayó en los últimos dos partidos, contenga pronto ese peso en las tribunas que no siente desde marzo. Y agregó: "Es una opinión mía, pero a mí me gusta definir en la Bombonera".

Carlos Izquierdoz: "El traspié no nos preocupa mientras lo resolvamos"

También se sentó ante los micrófonos Carlos Izquierdoz, el subcapitán, para dar sus sensaciones sobre las últimas caídas, lo que viene ante Inter y dar su opinión del conflicto de Pol. "Dentro del vestuario y en la cancha, es un fenómeno. Nosotros somos jugadores, más que observar no podemos hacer otra cosa. El club defiende sus intereses y el jugador lo mismo. Me pasó a mí o me pasará, a Buffarini lo mismo", esquivó el compromiso. Aunque en lo futbolístico, evidentemente, lo extrañan: "Es un jugador importante tanto en la ofensiva como en lo defensivo. Tenemos que tratar de suplirlo".

En dos días deben jugar el primer desquite en Porto Alegre y Boca no llega de la mejor manera. Sin embargo, en el análisis, Cali decidió no dramatizar y hasta creyó que el rival de turno tiene los mismos cuidados no sólo porque tendrá enfrente la mística xeneize sino que, además, porque su presente es similar al del equipo de Russo. "Ayer perdió 2-1 (ante Fluminense, por el Brasileirao) y tienen algunos jugadores al límite, que van a llegar con lo justo. Tienen un buen plantel y es un rival que viene haciendo las cosas bien. Quizás, como nosotros, en el ámbito local no tuvo buenos resultados en los últimos partidos, pero son de respetar", analizó el zaguero al rival del miércoles.

Por otro lado, haciendo la lectura de lo que le sucedió a Boca en las últimas dos caídas, Izquierdoz se mostró en la misma sintonía que su entrenador: "Cuando venís tan bien, sin perder, marcando muchos goles, sin que te anoten demasiado... en algún momento podés tener un traspié. No nos preocupa mientras lo resolvamos. Pero si para la serie nos confiamos, estamos confundidos", mandó el mensaje al vestuario.

Por otro lado, se sumó a la repetida frase del entrenador, en la que asegura que "si pensamos que estamos como en marzo, nos equivocamos". Aunque el subcapitán se soltó y dio los detalles de lo que sentía desde dentro del campo: "Ese Boca estaba en un nivel muy alto. Una vez que abríamos el partido, disfrutábamos y con espacios lastimábamos mucho. Después de seis meses es lógico que cueste llegar a ese nivel". Y habló del peso que pierden en caso de que Salvio no llegue en condiciones al encuentro en Brasil: "A Toto lo ven todos los partidos. Hay gente que lo puede reemplazar, pero tiene mucha jerarquía. Es un jugador muy importante para nosotros".

Boca ya se enfoca para encarar, como se suele decir, el inicio verdadero de la Copa Libertadores. Los protagonistas que hablaron y aquellos que no, saben muy bien que deben cambiar el chip y la versión mostrada en los últimos partidos si quieren retomar la confianza para cortar con los trece años de sequía continental.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.