Regatas cerró en grande y vuelve a los playoffs tras 14 años

Derrotó por 45-10 a La Plata y se quedó con el último boleto para los cuartos de final, donde enfrentará a Newman; "es una alegría para todo el club", expresó Santiago Camerlinckx
Máximo Randrup
(0)
18 de septiembre de 2016  

Regatas y un festejo que se hizo esperar
Regatas y un festejo que se hizo esperar Fuente: FotoBAIRES

LA PLATA.- Facebook no existía, el catolicismo jamás había tenido un Papa latinoamericano y Michael Phelps no atesoraba medallas olímpicas. Desde aquella clasificación de Regatas, en 2002, el mundo cambió demasiado. También mutó Argentina. En ese entonces, Eduardo Duhalde era el presidente, Los Pumas nunca habían llegado a las semifinales de un Mundial y la selección de fútbol nacional era dirigida por Marcelo Bielsa, a quien todavía le quedaban energías.

Varió el planeta, el país y también la institución de Bella Vista. Después de aquel subcampeonato, hace 14 años, el equipo de rugby de Regatas atravesó diferentes etapas. Lo cierto es que en 2012 jugaba en el Grupo II y hoy es uno de los seis mejores equipos de la URBA. Y la afirmación no es antojadiza, ni se asocia a una simple racha positiva. Más bien todo lo contrario: su clasificación a las finales del Top 14 es un acto de justicia.

Un dato alcanza para graficar sus merecimientos: en este torneo venció a los tres clubes más ganadores de la historia: CUBA (23-16), SIC (44-13) y CASI (24-20). Pero el conjunto que es liderado por Santiago Medrano e Ignacio Randle fue mucho más que esos triunfos resonantes. Ganó ocho partidos y sólo cayó de forma categórica ante el poderoso Hindú (45-10). Paradójicamente, con ese mismo resultado Regatas selló su ingreso a los cuartos de final al vencer a La Plata RC de visitante, con sorprendente comodidad.

Sin embargo, más allá de los méritos, el recorrido no fue para nada sencillo. Se metió al Top 14 tras superar a Pueyrredón en un desempate y, una vez adentro, su inicio no fue el esperado (tres derrotas en fila). Parecía condenado a luchar por la permanencia. Nada de eso. Obtuvo cuatro victorias consecutivas, encontró regularidad y en la recta final selló la clasificación con tres éxitos en cadena.

El de ayer, en Gonnet, fue con una notable exhibición de rugby. Luego de un primer tiempo cerrado (ganaban los de Bella Vista 13-3) Regatas se lució. Combinó fuerza, velocidad y precisión. ¿El resultado de la ecuación? Cinco tries y un rendimiento que le permite ilusionarse.

Cuando finalizó el partido, el capitán Santiago Camerlinckx juntó a todo el equipo y -desde adentro de la ronda- gritó: “Los felicito, esta clasificación es un trabajo de años. Ahora, a no relajarse porque esto sigue”. Y se largó a llorar. Sí, como un nene. Respiró hondo, miró fijo el horizonte y se quedó parado, contemplando la felicidad de los suyos. Después de unos segundos se sumó al festejo generalizado y ya más sereno le dijo a LA NACION: “Es una alegría para todo el club porque esto nos costó muchísimo. Ahora no tenemos que conformarnos porque cuando estamos concentrados somos un equipo que le puede jugar de igual a igual a cualquiera”.

Pedro Vallega, autor del try que marcó un quiebre en el encuentro (porque a partir de ahí la visita se floreó), también aportó su análisis: “Pasaron muchos años para que volviéramos a las instancias decisivas y esto es un regalo para toda Bella Vista. Ahora el objetivo cambió y queremos seguir avanzando”.

Regatas pasó de codearse con el título de la URBA en aquel 2002, a perder la categoría en 2011. Pero resurgió y hoy vive una de las dos mejores temporadas de su historia. Para La Plata la historia es bien diferente: no encuentra el rumbo, finalizó décimo y buscará maquillar el 2016 con la clasificación al Nacional de Clubes.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.