CUBA acaricia un sueño después de 43 años