El perfil de Crusaders: el rival de Jaguares en la gran final del Súper Rugby

Crusaders derrotó a Jaguares las dos veces que se enfrentaron y lleva 30 partidos sin perder como local por playoffs
Crusaders derrotó a Jaguares las dos veces que se enfrentaron y lleva 30 partidos sin perder como local por playoffs Crédito: @Jaguares
Agustín Monguillot
(0)
29 de junio de 2019  • 21:06

Si faltaba algo más para esta temporada histórica de Jaguares era definir el título con el número uno. Jugar la final ante su gente hubiera sido un premio merecido, es cierto, pero el lógico triunfo de Crusaders pone a los argentinos ante el mayor desafío de sus carreras a nivel de clubes: enfrentarse al mejor equipo del hemisferio sur, que hace dos décadas es invencible cuando juega por playoffs en su casa. No hay mejor oportunidad para romper la mátrix del rugby mundial.

Crusaders es el dueño del Súper Rugby. Por pasado, dado que es el que más títulos tiene y triplica en cantidad al que le sigue. Pero también por presente: es el bicampeón reinante y hace 30 partidos que no pierde en su casa. Este escenario posiciona a los neozelandeses como los favoritos a levantar su décimo título. "No sería inteligente pensar cuán invencibles son o no. Desde que arrancó el año, nuestro desafío es ser cada vez mejores", respondió Gonzalo Quesada a LA NACIÓN . El partido se jugará el sábado a las 4.35 de la madrugada.

Unas horas después de que Jaguares hiciera historia pura en el José Amalfitani, los Saders superaron a Hurricanes por 30 a 26. Un ganador lógico pero con un resultado sorpresivo por lo reñido, que incluyó la polémica sobre el final. A dos minutos del cierre, los Canes buscaban el try de la victoria cuando Sam Whitelock le cacheteó la pelota a TJ Perenara, que estaba por sacarla del ruck. Era un penal clarísimo que no observó el árbitro, Nic Berry, que le cobró knock on al medio scrum y posibilitó a los locales cerrar el partido. Mientras staff y los jugadores declararon que se sintieron perjudicados, los fanáticos hablan de "robo".

Polémicas al margen, algo que distingue a los All Blacks del resto es que pueden tener dos o hasta tres XV y no se resiente su funcionamiento. Bueno, Jaguares se va topar prácticamente con un seleccionado. Al menos 14 de los 23 hombres de Crusaders que disputaron la semifinal formaron parte de una convocatoria en los últimos meses.

En Vélez, el abril del año pasado, Crusaders le ganó a Jaguares por 40-14 pro la etapa de grupos
En Vélez, el abril del año pasado, Crusaders le ganó a Jaguares por 40-14 pro la etapa de grupos Crédito: @Jaguares

Tienen un pack de forwards bestial, el mejor de la historia del Súper Rugby para muchos. Un repaso alcanza para intimidar: Codie Taylor, Joe Moody y Owen Franks en la primera línea, todos All Blacks; Sam Whitelock, Scott Barrett de titulares en la segunda y Luke Romano como recambio; los tres suelen ser convocados por Steve Hansen. Mientras que en la tercera línea hay otros dos Hombres de Negro, Matt Todd y el capitán del seleccionado y uno de los mejores de la historia, Kieran Read.

Tampoco se quedan atrás con los backs: Bryn Hall, Richie Mo'unga, Ryan Crotty, Jack Goodhue, George Bridge y David Havili tienen pasado y presente de negro. Párrafo aparte para el fijiano Sevu Reece, que es el tryman del torneo, con 15 conquistas, y una de las revelaciones del año. Es el último caso de un jugador de las Islas del Pacífico que podría ser nacionalizado por los All Blacks, si es que el wing de 22 años desiste de ir al Mundial con su selección y privilegia asegurarse su porvenir económico.

Pero si hay alguien al que apuntan los reflectores es a Mo'unga. Los Crusaders tienen un conductor exquisito, que debe estar en el Top 3 de los mejores de este certamen. El apertura es el segundo goleador del torneo, con 168 puntos. Su nivel es tan alto que en el país de los campeones del mundo se preguntan si debe ser el 10 titular de los All Blacks en el Mundial de Japón. O si debe mantenerse a Beauden Barrett, menos táctico pero inigualable por su explosión e inteligencia. Tuvieron su duelo en la semifinal y Mo'unga se fue victorioso, con 20 puntos.

Buena parte de este presente de la franquicia de Canterbury es responsabilidad de su entrenador, Scott Robertson. Fue el verdugo de los Pumas en aquel histórico test match de 2001 en un Monumental lleno, la vez que más cerca se estuvo de ganarle a los All Blacks.

Jaguares y Crusaders se cruzaron apenas dos veces en cuatro años: en 2016, la temporada debut de los argentinos, los neozelandeses ganaron 32-15 como locales y en 2018, se impusieron por 40-14 en Vélez.

"Jaguares tiene jugadores de elite mundial", dijo no hace mucho. Algunos medios lo posicionan en la carrera por suceder a Steve Hansen en los All Blacks. Por estas horas, andaba preocupado porque tenía dos jugadores que podían perderse la final por lesión: Barrett y Crotty.

"Va a ser una utopía encontrarle puntos débiles a Crusaders, pero los vamos a estudiar y vamos a ir con un solo objetivo de seguir intentando que el espíritu de este equipo esté presente en la cancha y acercarnos a nuestra mejor versión", afirmó Quesada.

La franquicia de Canterbury tiene un carácter ganador único cuando enfrenta instancias decisivas en Christchurch. Desde 1998 a la fecha, no perdió uno solo de los 23 partidos de playoff jugando como local. Sin dudas, un triunfo de Jaguares sería el golpe más grande en la historia del Súper Rugby.

"Uno puede ser muy humilde y ambicioso. Sería mediocre preparar un partido con Crusaders siendo víctima y diciendo que son los mejores. Vamos a prepararlo con mucha humildad, pero además con muchísima ambición y hambre", avisó Quesada. La historia lo demuestra: el rugby argentino no conoce de imposibles.ß

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.