Los Jaguares, entre la bravura de Lions y la altura de Johannesburgo