Los Pumas ya habían dado señales de que este golpe histórico a los All Blacks era posible

Jorge Búsico
Jorge Búsico PARA LA NACION
Los Pumas se abrazan durante el Haka de los neozelandeses.
Los Pumas se abrazan durante el Haka de los neozelandeses. Crédito: David Gray / AFP
(0)
14 de noviembre de 2020  • 07:27

Hay decenas de imágenes que quedarán guardadas en los archivos de este inolvidable sábado 14 de noviembre de 2020. Una, la locura que le estalla en la cara al gran capitán Pablo Matera cuando pesca esa pelota a nada del final, mirando a la tribuna como diciendo: "¡Ya está! Acá estamos, bien vivos". Otra, el tackle de frente del debutante Santiago Chocobares, de Rufino, frenando en seco a Caleb Clarke, dando una señal que salió de todo el equipo: "Por acá no pasarán". Una más: Nicolás Sánchez con lágrimas en los ojos cuando faltaba un minuto, viviendo la revancha de Japón que merecía, marcando todos los tantos y brillando otra vez con la celeste y blanca...

Es en la tarde de Parramatta, un suburbio de Sydney, en la madrugada de la Argentina, un día histórico para el rugby argentino. Los Pumas saldaron la única materia pendiente que le quedaba a su leyenda. No se volverá a hablar de aquel día que casi se les gana a los All Blacks. Ya se les ganó. ¡Y cómo! De principio a fin, por 10 tantos de diferencia, doblegándolos física y mentalmente y después de más de un año sin competencia en este nivel.

Este es un premio para todo el plantel. Jugadores y staff. Y para toda la gente que se involucró de una u otra manera en sostener no sólo la inactividad, sino los planes que destruyó la pandemia. Los Pumas dieron una lección de humildad en este largo y atípico proceso de preparación, aceptando y llevando adelante las múltiples cuestiones sanitarias que se debieron sortear. Esa humildad salió a la cancha ante los tres veces campeones del mundo. Y fue el principio de la victoria. Desde ahí se construyó. Desde mucho antes que este sábado.

Pablo Matera en acción frente a los All Blacks. fue una figura central del histórico triunfo.
Pablo Matera en acción frente a los All Blacks. fue una figura central del histórico triunfo. Crédito: AP Photo/Rick Rycroft

Había algunas señales de que se podía esperar una sorpresa. Está escrito. Porque existían indicios que los Pumas habían aprovechado este tiempo de parate para revisarse. Para dejar definitivamente atrás lo que pasó en Japón hace un poco más de un año. Un video difundido unas horas antes, en el cual varios jugadores contaban experiencias propias y de equipo durante la pandemia (entrenando solos pases contra una pared o ayudados por sus padres en lines y scrums, decenas de hisopados, las burbujas, las comidas solos en la habitación), ya hablaba de un espíritu de cuerpo. Faltaba saber si eso se podía trasladar al juego, sobre todo al ritmo, que era lo que más preocupaba. Pues bien, los Pumas terminaron más enteros que sus rivales, que, vale recalcarlo, nunca dejaron de jugar desde que en el mundo irrumpió, castigador, el Covid-19.

El resumen de un partido para siempre

Mirando la película completa -el plantel que se amplió gracias a los nuevos y a que se llamó a todos los que se tenía que llamar, el espíritu de grupo que se evidenció en todo momento, con otro grupo de jugadores que empujó desde afuera- la victoria ante los All Blacks también da una señal bien contundente de que, ahora sí, el mal paso por Japón es una historia finiquitada. El camino hacia Francia 2023 empezó de la mejor manera y está todo abierto, aún sin Jaguares ni Super Rugby, aún con la zona complicada que seguro les tocará, para que los Pumas ilusionen a futuro.

Marcos Kremer festeja la victoria de Los Pumas frente los All Blacks junto a sus compañeros.
Marcos Kremer festeja la victoria de Los Pumas frente los All Blacks junto a sus compañeros. Crédito: David Gray / AFP

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.