Inglaterra-Sudáfrica: horario y TV de la final del Mundial de Rugby

El seleccionado inglés, en acción durante una de las últimas prácticas para recobrar la corona obtenida en Australia 2003.
El seleccionado inglés, en acción durante una de las últimas prácticas para recobrar la corona obtenida en Australia 2003. Fuente: AFP - Crédito: Odd Andersen
Alejo Miranda
(0)
1 de noviembre de 2019  • 01:25

El Mundial de rugby Japón 2019 no parece estar destinado a quedar en el recuerdo por el espectáculo desplegado en la cancha. Pero eso puede cambiar en un partido si lo que está en juego es la copa. Inglaterra y Sudáfrica dirimirán el reinado del planeta ovalado por los próximos cuatro años luego de dos períodos en los que mandó Nueva Zelanda. Una final a tono con el desarrollo del certamen, un choque de estilos similares que promete emoción hasta el final.

El partido decisivo se jugará este sábado, a las 6 de la Argentina, en el monumental International Stadium Yokohama, con capacidad para 75.000 espectadores. Televisarán ESPN 2, ESPN3 y ESPN Play

En un deporte en que las sorpresas son la excepción, la nación cuna de este deporte y la segunda de las máximas potencias reafirman el peso de la historia. Ahora, si la memoria de este Mundial queda a merced de este encuentro, no será tanto por el esplendor de las jugadas sino por la emotividad que se espera logren transmitir. Se trata de dos equipos que cultivan estilos parecidos, que se construyen a partir de la defensa, la utilización del pie, la disciplina, la minimización de los errores y el aprovechamiento de las oportunidades, fundamentalmente a partir de la puntería de sus eximios pateadores.

Ya la única vez que dirimieron entre sí un título de campeón mundial fue mediante las patadas: 15-6 para los Springboks en Francia 2007, en un partido sin tries.

Los ingleses, inventores de este deporte, querrán vengar aquella derrota y van por su segunda copa del mundo en su cuarta aparición en una final, luego de imponerse en Australia 2003 ante el equipo local y de caer en 1991 ante los Wallabies en Twickenham. Solamente Francia perdió tres finales (Nueva Zelanda 1987, Gales 1999 y Nueva Zelanda 2011).

Cada 12 años Sudáfrica alcanza una final mundial de rugby; ganó las dos anteriores, y en caso de vencer a los ingleses en Yokohama, igualará el récord de conquistas de Nueva Zelanda.
Cada 12 años Sudáfrica alcanza una final mundial de rugby; ganó las dos anteriores, y en caso de vencer a los ingleses en Yokohama, igualará el récord de conquistas de Nueva Zelanda. Fuente: Reuters - Crédito: Edgar Su

Sudáfrica, que heredó de los propios británicos una pasión por la ovalada que encajó a la perfección con el portento físico de los Boers, va por su tercera conquista en procura de igualar la marca de los All Blacks. Invicto en finales, el conjunto verde está en un partido decisivo por tercera vez, algo que se da cada 12 años (Sudáfrica 1995 y Francia 2007, los anteriores). En ese aspecto, los números juegan en su favor. En cambio, para ganar debe romper con una maldición: nunca un seleccionado campeón del Tri Nations o el Rugby Championship repitió en el Mundial el mismo año. Otra: jamás llegó a los más alto un equipo que perdió un encuentro durante el certamen, algo que ocurrió con Sudáfrica en el debut, contra Nueva Zelanda.

Los ingleses llegan como favoritos después de la aplastante victoria sobre los bicampeones All Blacks en una semifinal. Desde el primer compromiso hasta ahora han ido ajustando el funcionamiento hasta alcanzar un juego casi sin fisuras que los pone en ese sitial. Pero también Sudáfrica ha experimentado un crecimiento partido tras partido y llega con la confianza en su nivel máximo.

Cómo juega cada equipo

El australiano Eddie Jones ya demostró ser un genio de la planificación, el manejo del grupo y la explotación de los puntos fuertes de sus dirigidos. Ahora intenta coronarlo con un título. Desde que asumió el mando del seleccionado de la Rosa tras el fracaso en el Mundial 2015, tuvo como objetivo este partido. Fue probando y cambiando jugadores hasta conformar este plantel compacto.

El australiano Eddie Jones, que dirige a Inglaterra, ha demostrado ser un genio de la planificación, el manejo de grupos y la explotación de virtudes.
El australiano Eddie Jones, que dirige a Inglaterra, ha demostrado ser un genio de la planificación, el manejo de grupos y la explotación de virtudes. Fuente: Reuters - Crédito: Peter Cziborra

Inglaterra basa su juego en la imposición física a partir de los embates de Billy Vunipola, Kyle Sinckler, Mako Vunipola y Manu Tuilagi. El apertura George Ford y el primer centro y capitán Owen Farrell son dos maestros de ceremonia excepcionales y fríos a la hora de patear a los palos (Farrell es el encargado). Tom Curry y Sam Underhill conforman el mejor dúo de alas del mundo, tanto a la hora de tacklear como a la de disputar la pelota en el contacto, facetas en las que igualmente se destaca el segunda línea Maro Itoje. El wing Jonny May es un eximio finalizador. El fullback Elliot Daly es el más propenso a salirse del libreto.

Sudáfrica tiene la desventaja de que lleva menos años bajo la tutela de su entrenador. Rassie Erasmus asumió en 2018 y devolvió al seleccionado su esencia: imposición del rigor físico por medio del pack, sometimiento con las formaciones fijas y el maul, un apertura certero y fuerte en defensa en Handré Pollard y backs más potentes que habilidosos. En su alineación hay dos jugadores capaces de romper el molde: el medio-scrum Faf De Klerk, más destacado por su movilidad y su impredecibilidad que por su criterio a la hora de conducir, y el wing Cheslin Kolbe, que en velocidad es letal; recuperado de una lesión en un tobillo, es el único cambio entre los 46 protagonistas.

Eben Etzebeth, Siya Kolisi, Damian De Allende y Malcolm Marx -cuando ingresa- son los encargados de ir al choque y poner adelante a su equipo. En el banco aparece el polifuncional back Frans Steyn, el único sobreviviente de la final de 2007. Aquella vez tenía 20 años; entró y acertó un penal de 50 metros. Intentará emular a Os Du Randt, el único sudafricano dueño de dos coronas mundiales.

Los antecedentes de ambos conjuntos en finales y a lo largo del certamen no preludian un encuentro lucido, pero si ambos llegan al último cuarto con chances de ganar bien podría darse uno de esos encuentros memorables.

Dorada, hermosa y pequeña, la copa Webb Ellis es el anhelo máximo de todo rugbier de alto nivel; este domingo honrará a los ingleses o los sudafricanos.
Dorada, hermosa y pequeña, la copa Webb Ellis es el anhelo máximo de todo rugbier de alto nivel; este domingo honrará a los ingleses o los sudafricanos. Crédito: Twitter

Las formaciones para la final

  • Inglaterra: Elliot Daly; Anthony Watson, Manu Tuilagi, Owen Farrell (capitán) y Jonny May; George Ford y Ben Youngs; Sam Underhill, Billy Vunipola y Tom Curry; Courtney Lawes y Maro Itoje; Kyel Sinckler, Jamie George y Mako Vunipola.
  • Entrenador: Eddie Jones.
  • Suplentes: Jonathan Joseph, Henry Slade, Ben Spencer, Mark Wilson, George Kruis, Dan Cole, Joe Marler y Luke Cowan-Dickie.
  • Sudáfrica: Willie Le Roux; Cheslin Kolbe, Lukhanyo Am, Damian De Allende y Makazole Mapimpi; Handré Pollard y Faf De Klerk; Pieter-Steph Du Toit, Duane Vermeulen y Siya Kolisi (capitán); Lodewyk De Jager y Eben Etzebeth; Frans Malherbe, Mbongeni Mbonambi y Tendai Mtawarira.
  • Entrenador: Rassie Erasmus.
  • Suplentes: Frans Steyn, Herschel Jantjies, François Louw, Franco Mostert, R. G. Snyman, Vicent Koch, Steven Kitshoff y Malcolm Marx.
  • Hora: 6.
  • Estadio: Internacional Yokohama.
  • Árbitro: Jérôme Garcès (Francia).
  • TV: ESPN 2, ESPN 3, ESPN Play.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.