Maratón de Boston: Oregon Project, ¿la historia que se reescribe una y otra vez?

Galen Rupp en un puesto de avituallamiento; detrás Kirui
Galen Rupp en un puesto de avituallamiento; detrás Kirui
Previsible y al mismo tiempo sorpresivo. A los 42k de Boston no le faltaron condimentos, y el Oregon Project aportó los suyos. Jordan Hasay, Galen Rupp y Suguru Osako coparon los podios de la carrera. En silencio y con mucho trabajo detrás cambiaron polémica por verdaderas hazañas en el maratón más antiguo del mundo
Jorge Blanco
(0)
18 de abril de 2017  • 13:43

"Nueve meses atrás, snapee esta foto de Jordan Hasay minutos después de que ella no pudo lograr entrar en el equipo de 5k de Estados Unidos para los Juegos Olímpicos de Río. Segundos después Emily Infeld habló con ella, y ella comenzó a llorar. Podrías decir que 'tenía el corazón roto'. Hoy espero que ella esté llorando de alegría. Felicitaciones Jordan!" . La pequeña historia está publicada con fecha 17 de abril en el Instagram del director y fotógrafo deportivo David Bracetty, y hace referencia al 9 de julio de 2016, el día en que Jordan Hasay quedó afuera de los Juegos Olímpicos de Río después de su 13° lugar en la clasificación final, muy lejos de Molly Huddle.

El 17 de abril de 2017 no fue un día más para Jordan Hasay. Se convirtió en la mejor debutante estadounidense de la historia del maratón, fue tercera en Boston y confirmó con datos certeros que puede ser una de las grandes animadoras del maratón femenino de todas las épocas y razas. Siguiendo el hilo de las causalidades, horas después de haber corrido los 42 kilómetros en 2h23m, la atleta originaria de los Ducks de Oregon contó que solía llamar a su madre "Paula" en honor a su ídola Paula Radcliffe . Trazando paralelismos no muy distantes, no solo Hasay y Paula se parecen en el sonriente semblante que las caracteriza ni en la manera de correr, Jordan -aunque pueda sonar apresurado- ya tiene su estreno en la distancia mayor de todas, que tiene como reina absoluta a la británica.

Desde aquel difícil 2016 a este 2017, con Jordan sacándole la lengua a la calle, hay mucho para contar. Dos medias maratones, una en Houston y otra en Praga advertían del suceso de la primavera en New England. "Es la mejor preparada para correr maratón que yo haya visto en treinta y cinco años", respondió en la previa su entrenador Alberto Salazar , en una confusa declaración que bien podía ser tomada por sus detractores como de presumido. Alberto, en referencia al paso del tiempo desde su victoria en Boston 1982, estaba en lo cierto. Jordan estaba lista para dar el paso. Para tomar dimensión de la magnitud de los números de Hasay en la calle, debutó en media maratón en enero de este año con 1:08:40 en Houston, logrando la sexta marca de todos los tiempos para una americana. En Praga, quince días antes del maratón, mejoró esa marca corriendo en 1:07:41, tercer mejor registro de una atleta estadounidense. En Boston, con su tiempo de 2:23:00 y 25 años de edad rebajó en más de dos minutos el mejor registro para una debutante norteamericana, que hasta ese momento estaba en manos de Kara Goucher. El abrazo del final junto con Salazar, que para durante los primeros meses de 2017 volvió a resistir en silencio la embestida de los medios por supuestos escándalos de dopaje, tiene el sabor de desahogo en un brillante futuro que para ella, ya llegó.

Picture says a thousand words.... #JORDAN

Una publicación compartida de Oregon Project (@oregonproject) el

Puesto bajo la lupa en muchas ocasiones, de Galen Rupp se ha dicho mucho aunque él esté empecinado en agregar, con sus 30 años, más capítulos a su propia historia. Por perfil bajo o por orden de Salazar, fue él quien más soportó las sospechas y denuncias por dopaje que hasta ahora nunca pudieron comprobarse. Lo hizo callado, al igual que el cubano, sin tuits estrepitosos ni ruedas de prensa o entrevistas personales, algo a lo que sí apeló Mo Farah. Ese ruidoso silencio como remedio frente a las acusaciones que para muchos apresurados significaba complicidad, para él significó mejores entrenamientos, métodos aún más exhaustivos y técnicas de recuperación siempre desconocidas para el resto de los mortales. Para comienzos de 2016 y después de un buen resultado en el medio maratón de Portland (1:00), tanto Rupp como Salazar ya habían decidido intentar la proeza, hasta ese momento improbable, de doblar maratón y diez mil metros en los Juegos de Río. La preparación giró en torno a su velocidad para la pista, donde había cosechado una medalla de plata en Londres, y la resistencia propia del maratón y fuertes trabajo en gimnasio e HydroWorx. Los Trials de maratón de Los Ángeles llegaron en febrero de 2016 y Rupp fue un cómodo ganador, cronometrando 2:11:12 para su debut en la distancia. Meses más tarde, en julio, el lugar en el podio sería idéntico pero esta vez la locación era el mítico Hayward Field y la distancia, los 10.000 metros . Con una semana de recuperación, en Río materializó lo imposible, logrando un sexto puesto en los diez mil y una medalla de bronce en el maratón después de una reñida jornada que hasta el kilómetro 30 lo tuvo corriendo junto a Eliud Kipchoge y Lilesa, primero y segundo respectivamente.

Jordan Hasay se convirtió en la mejor debutante estadounidense de la historia del maratón
Jordan Hasay se convirtió en la mejor debutante estadounidense de la historia del maratón

En 2017 Rupp se estrenaba como medallista olímpico y lo esperaba, al igual que Hasay, el medio maratón de Houston. Pero molestias en el pie que después se transformaron en una fascitis plantar y algunos vaivenes anímicos lo dejaron fuera del elite field. Después de unos inusuales meses de descanso mediático, en marzo de este año y en una campaña de difamación sin precedentes, el Daily Mail filtraba información sobre la USADA que afirmaba que continuaban, ahora junto al FBI, investigando a Salazar por presunto suministro de eritropoyetina, un estimulante de la sangre, EPO y decenas de medicamentos prohibidos a algunos de sus atletas, entre los cuales está la L-Carnitina, un suplemento natural para trastornos cardíacos y musculares pero que es riesgoso y potencialmente prohibido en altas dosis. Los informes habían comenzado en 2013, con la denuncia publicada por ProPublica y la BBC sobre la existencia de sospechas a partir de la denuncia de ex atletas del Oregon Project e integrantes del equipo médico como Steve Magness. A la extensa acusación de los medios se sumó -el grupo de hackers rusos- Fancy Bears, publicando una lista de supuestos medicamentos prohibidos de Galen Rupp y Shannon Rowbury, que luego se comprobó que estaban perfectamente permitidos y contemplados bajo las reglas de la USADA (Agencia Estadounidense Antidopaje) y la AMA (Agencia Mundial Antidopaje). La caza de brujas tampoco había tenido éxito esta vez.

Lejos de todas esas polémicas, pupilo y entrenador se centraron en un nuevo objetivo: Praga. Allí la marca fue de 1:01:59 aunque Rupp se mostró disconforme, en parte aduciendo la persistencia de los dolores de la fascitis. Rápidamente y en los quince días que separaban esa carrera de Boston, Salazar concentró a Rupp en entrenamientos cortos y descansos prolongados para llegar de la mejor manera, especialmente trabajando muchas bajadas pensando en el circuito del maratón más antiguo del mundo. La mejor forma se consumó este lunes 17 de abril después de una batalla en los últimos diez kilómetros junto al ganador Geoffrey Kirui. El tiempo, 2:09:57, una sub 2:10 que lo pone inmediatamente en otra discusión. Galen Rupp es sin duda uno de los mejores fondistas de todos los tiempos. ¿Podrá coronarse como uno de los mejores atletas blancos de la historia? Sus dos medallas olímpicas y un segundo puesto en Boston parecen haberle allanado buena parte del camino.

"Breathe in inspiration and trust yourself. The answer is yes, you can."

Una publicación compartida de Jordan Hasay (@jordanhasay) el

Como si fuera poco, el japonés Osako Suguru, otro atleta del Oregon Project y Alberto Salazar fue tercero en Boston, corriendo en su debut maratoniano con un gran registro de 2:10:28. La mirada, tanto de Hasay como de Rupp, Farah, Centrowitz y el resto de los OPJT's está puesta en Londres, donde van una vez más por todo. Y lo hacen en silencio.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.