Corriendo con Kemboi: los 3000 metros con obstáculos

3000 metros con obstáculos de nivel mundial
3000 metros con obstáculos de nivel mundial
La relación entre Kemboi y la prueba más extraña del atletismo, la lista de famosos que la han dominado y como sacarlo a la calle (al perro, no a los famosos)
Ezequiel Brahim
(0)
2 de febrero de 2017  • 13:56

A estas alturas ya nos podemos preguntar: ¿Por qué Kemboi? ¿No hubiese sido mejor: Toby, Sultán, Mancha o incluso Boby? ¿Acaso alguien conoce a otro perro que se llame Kemboi? Tal vez sí... Pero hoy revelaremos el misterio.

En realidad no es un nombre, sino un apellido y su origen se sitúa a más de 10.000 kilómetros de distancia, en la tierra de los mejores maratonistas del planeta: Kenia. Como nos contaba un lugareño, Julius Rono, el significado de Kemboi es “el que nació de noche”. En realidad no sabemos bien dónde y, menos aún, a qué hora nació Kemboi; pero lo bauticé en honor a un tocayo y descomunal atleta: Ezekiel Kemboi.

Ahora sí, ¿quién cazzo es Ezekiel Kemboi? Es dos veces oro olímpico y cuatro veces campeón mundial de 3000 metros con obstáculos. Hay mucho para contar de Kemboi, pero eso será la próxima. Antes, hoy, descubriremos que son esos obstáculos desparramados a los largo de tres kilómetros; sin duda –dentro de una pista de atletismo- la prueba más extraña.

De hecho, al principio del siglo XX, en los primeros Juegos Olímpicos, los obstáculos ni siquiera tenían 3000 metros. Se probaron varias distancias entre 2500 y 4000 metros, pasando por los arbitrarios 2590 metros con obstáculos en los Juegos de San Louis 1904. Ya para Amberes 1920 se definió por 3000, pero ojo: sólo para hombres. Durante casi un siglo se la consideró una prueba demasiado dura para las mujeres y recién se les permitió competir a finales del siglo pasado. Incluso en los Juegos Olímpicos se tardó un poco más; las damas primero sumaron el maratón en Los Ángeles 1984, el salto triple en Atlanta 1996, la garrocha en Sidney 2000 y por último, los 3000 con obstáculos en Pekín 2008.

Mucha historia, pero ¿de qué se trata esta prueba? Son siete vueltas y medias a la pista de atletismo donde se saltan 28 veces una viga que está paralela al piso, a una altura de 91,4 cm para los hombres y 76,2 para las mujeres. Es alto, y la viga es dura, no se voltea con un impacto como pasa en las vallas que se usan en las carreras de 100 o 400 metros. Incluso están tan firmes que se puede pisar sobre ellas. Pero los buenos -como Kemboi-, la saltan de una.

Belén Casetta en la carrera que logró clasificar a Río 2016
Belén Casetta en la carrera que logró clasificar a Río 2016

En cada vuelta hay un obstáculo especial, el más divertido, principalmente en verano. Es una de estas vigas pero que del otro lado tiene una pileta o cajón con agua. Sí, tal cual, para los que piensan que el atletismo es aburrido. Cada vuelta, pegan un salto y caen a la pileta. No es tan profunda y si saltan bien se mojan la pierna nomás. Pero si le pifian el salto y caen en lo hondo, tiene 70 cm de profundidad, aún no se ahogó nadie, pero se pegan un buen chapuzón.

Como se imaginarán es una prueba entretenida -y durísima-. El record argentino lo tiene desde hace casi tres décadas Marcelo Cascabelo con 8m25s. Saltó todo lo que contamos arriba, mientras corría debajo de 2m40s/km. Segundo en la lista aparece un famoso entrenador, Leonardo Michel Malgor, y cierra el podio histórico su alumno más conocido: Mariano “Colo” Mastromarino . En las mujeres, la dueña del récord nacional también fue la primer argentina olímpica, en Río 2016: Belén Casetta.

Ya contamos porqué Kemboi, porqué los obstáculos y porqué hay tantos famosos en el ranking nacional de 3000 con obstáculos (bueno, en realidad en esto último no dimos el motivo, pero es tan oscuro y secreto que sólo lo saben tres personas en el mundo y no pueden viajar en el mismo avión). Ahora por favor volvamos a la columna y a como criar un perro sano y runner. Los dejo con el que sabe.

Palabra de adiestrador

El proceso que vive el perro en los primeros paseos consiste en la exploración del ambiente. Por lo tanto hay un grado de ansiedad tal que en ese momento el perro es como una esponja que absorbe todo. Entendiendo esto, les recomiendo las siguientes consideraciones:

  • Automatizar la correa y el collar. Tiene que ser parte de su cuerpo y no molestarlo, acostumbrarlo a que no la muerda o intente jugar con ella.
  • Pasear por lugares seguros y tranquilos. En las primeras salidas hay que buscar sitios serenos, sin mucho ruido para que el perro no se sorprenda y puedo asimilar bien los paseos.
  • Mantener una actitud calma. El perro tiene que sentir que nosotros controlamos, siempre, la situación. Por ejemplo, es común que en las primeras salidas el perro se asuste ante algún imprevisto, un ruido o movimiento extraño. Es importante no acariciar al perro si se pone temeroso, el guía debe tomar una actitud indiferente y demostrarle que no hay ningún peligro, para no estimular ese miedo en él.
  • Premiar los avances. Llevar algo comestible que al perro le guste para premiar las actitudes correctas.
  • Guardar ganas para la próxima. El paseo debe ser corto, que no canse al perro. Así vuelve a salir con ganas. Si nos excedemos en el tiempo, puede ser muy cansador para él y asociarlo con una carga con algo negativo. Tiene que volver al hogar con ganas de un poco más.

Palabra de Kemboi

“Parece que esta quincena no hice nada interesante como para que hable de mí. La semana que viene le rompo algo y volvemos con los videos”.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.