San Lorenzo-Vélez, Superliga. El otro Palacios: Julián, el hermano de la joya del Ciclón, le dio el primer triunfo del año

Julián Palacios, la cara fresca que hizo delirar al Nuevo Gasómetro
Julián Palacios, la cara fresca que hizo delirar al Nuevo Gasómetro Crédito: Prensa San Lorenzo
Fernando Vergara
(0)
9 de febrero de 2020  • 20:13

Un sueño del que Julián Palacios no quiere despertar. El juvenil mediocampista vivió una tarde memorable en el Nuevo Gasómetro al presentarse como titular en San Lorenzo con un gol y varias jugadas de calidad en el triunfo por 1-0 sobre Vélez. A la historia se le añade una curiosidad: el goleador es el hermano de Matías, una de las joyas de la cantera de Boedo.

En su tercer partido en la primera del Ciclón -ante el Fortín resultó su estreno dentro de los once iniciales-, Julián Palacios (4 de febrero de 1999) se dio el gusto de marcar su primer gol de cara a su público. El jugador de 21 años, oriundo de General Pico, siempre la peleó desde abajo, casi desde la sombra. Su hermano Matías, de apenas 17 años, es uno de los mimados de San Lorenzo y las selecciones juveniles argentinas. Uno de los valores a tener en cuenta y con una cláusula de rescisión que asciende hasta los 20 millones de dólares.

A los 28 minutos, Julián corrió más de 50 metros por la derecha y aprovechó a Vélez mal parado en el retroceso. El centro de Ángel Romero encontró al mediocampista, que definió con calidad por encima de Lucas Hoyos. Tras la conquista, el pampeano salió disparado a abrazar a Diego Monarriz, que le dio su voto de confianza. Un punto a favor del DT: para enfrentar al equipo de Gabriel Heinze sacó del equipo a Diego Rodríguez y apostó por la dinámica de Palacios.

El gol de de Julián Palacios para el Ciclón: 1-0

¿Quién es este chico que le dio la primera victoria del año a San Lorenzo? Palacios surgió en la Asociación Club Rumbo a Vélez de General Pico, su lugar de origen. Luego se sumó a la CAI de Comodoro Rivadavia, donde llegó a jugar en primera división. Así, en cada viaje a Buenos Aires, su club aprovechaba las ocasiones para entrenar ante distintos equipos. En uno de esos traslados se midieron a Independiente, Estudiantes y San Lorenzo. Julián fue ojeado por el Pincha y el Ciclón, pero finalmente se decidió por Boedo, donde se incorporó a inicios de 2015.

Un día inolvidable para la familia Palacios
Un día inolvidable para la familia Palacios Fuente: Télam

La familia Palacios está ligada al fútbol en su totalidad. En sus pagos, mamá Patricia despunta el vicio con la número 5. Eduardo, el padre, llegó hasta la reserva de Estudiantes de La Plata. Y Leonardo, el hermano mayor, también jugó al fútbol en ligas regionales. Cuestión genética, le llaman. Además, Julián también tuvo un paso por los seleccionados juveniles. Fue sparring de la Argentina en las eliminatorias para Rusia 2018 y, claro, se saco una foto con Messi. "Leo se acercó a hablar conmigo y me saludó", confesó alguna vez.

San Lorenzo pudo festejar su primera victoria en 2020
San Lorenzo pudo festejar su primera victoria en 2020 Fuente: FotoBAIRES

Palacios -batallador y atrevido- debutó en el primer equipo en la 14° fecha de esta Superliga. En Tucumán, iban 31 minutos del segundo tiempo cuando reemplazó a Marcelo Herrera. San Lorenzo perdía por 2 a 1 ante el Decano (el encuentro terminó 2-2). "Mi sueño es jugar con mi hermano Matías. Ya estuvimos concentrados y en reserva pudimos compartir la cancha, pero en la primera todavía no", remarca ante cada entrevista. Con un desgarro en el aductor mediano derecho, Matías es hoy uno de los lesionados del plantel azulgrana.

Julián Palacios vivió un momento único. Desde su ingreso se ganó la aprobación de la gente. Recibió muchos aplausos hasta que salió de la cancha y volvió a abrazarse con Monarriz. Se habla de esas historias cautivantes. El pibe humilde, que llega a Buenos Aires en busca de sus sueños, que debuta en la primera y hace el gol del triunfo de su equipo.

San Lorenzo supo resistir

Fue Vélez el que insinuó desde el comienzo. Una escapada por el sector derecho antes de los cinco minutos inquietó el arco de Sebastián Torrico, pero Maximiliano Romero no llegó a conectar la pelota. El visitante no se iba a traicionar. Fiel a su estilo, siguió tocando. Tal vez exageró en ese rubro y por momentos pareció inofensivo, pero lo hizo buscando los espacios que San Lorenzo pocas veces le ofreció. Así, de principio a fin.

Lo central, en esta búsqueda constante, es la dinámica del equipo. Desde afuera Gabriel Heinze hizo hincapié constantemente en los movimientos colectivos, en el ataque y en la defensa. Pero fueron varias las ocasiones que el equipo quedó mal parado en el momento de las transiciones. De esa forma llegó el primer gol azulgrana de Palacios.

Coloccini, que fue expulsado, trata de achicar sobre el hombre de Vélez
Coloccini, que fue expulsado, trata de achicar sobre el hombre de Vélez Crédito: Twitter Velez

A Sebastián Torrico el hecho de medirse frente a Vélez siempre le sienta bien. Así como en 2013 le dio al Ciclón el título tras una atajada inolvidable ante Agustín Allione, en el Bajo Flores el mendocino volvió a convertirse en la figura. Hostigado su equipo tras la expulsión de Fabricio Coloccini, San Lorenzo se resguardó y cuidó su arco. El Ciclón aguantó, se puso el overol, se apoyó en el Cóndor y logró su cometido: ganar por primera vez en 2020. Y lo hizo con justicia y un inmenso coraje.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.