Becker rompió su sociedad ganadora con Djokovic: "No se entrenaba", asegura el coach

El ex tenista alemán anunció que no seguirá trabajando juntoal número 2 del mundo y explicó el bajón del último semestre
(0)
8 de diciembre de 2016  

Se interrumpió una fructífera relación
Se interrumpió una fructífera relación

Con Becker como entrenador, Djokovic ganó seis de sus 12 títulos del Grand Slam (Abierto de Australia 2015 y 2016, Wimbledon 2014 y 2015, Roland Garros 2016 y US Open 2015). La relación laboral se había iniciado en diciembre de 2013.

Luego de tres años de fructífera relación, la sociedad integrada por el ex tenista alemán Boris Becker y el serbio Novak Djokovic llegó a su fin. Un cierre que no parece ser en buenos términos, más allá de las aclaraciones del germano. Ayer, Becker explicó que una de las causas del bajón del jugador serbio en la segunda mitad de la temporada fue que "no dedicó todo el tiempo que debería a entrenarse".

Becker, de 49 años, ganador de 49 títulos en su carrera, seis de ellos de Grand Slam, trabajó con Nole durante las últimas tres temporadas, en las que el serbio conquistó seis torneos de Grand Slam. El alemán admitió que los últimos meses fueron "desafiantes" y que el tenista balcánico "podría haberse entrenado más". "Llegamos a un acuerdo para poner fin a nuestra relación. Fue un viaje increíble; tres años plenos de éxitos", rememoró Becker, en una entrevista con la cadena británica Sky Sports.

"Por supuesto que hay una o dos derrotas que me gustaría olvidar, pero si alguien nos hubiera dicho hace tres años que íbamos a ganar seis Grand Slam juntos, recuperar el número uno del mundo y que Novak iba a ser el jugador más dominante del circuito, lo hubiera firmado sin dudar", añadió.

Djokovic, de 29 años, después de alzarse con su sexto Abierto de Australia y de conquistar su primer Roland Garros, cayó en la tercera rueda de Wimbledon a manos del estadounidense Sam Querrey, se despidió de los Juegos Olímpicos de Río al caer en la primera rueda con Juan Martín Del Potro, y se quedó en las puertas del título en el US Open después de perder en la final con el suizo Stan Wawrinka.

"Es una decisión que tomamos entre los dos. Una decisión así no se define en un día, es todo un proceso", dejó en claro Becker. "Creo que los últimos seis meses fueron muy desafiantes; teníamos las manos atadas. No podíamos hacer todo el trabajo que queríamos porque él tenía cosas más importantes", señaló.

"Ahí te haces unas cuantas preguntas como: ?¿Cuál es mi rol aquí?', ?¿Cuál es mi situación?', ?¿Nos vamos a Nueva York, a Shanghai o a Tokio?'. Y una vez que empiezas a preguntarte este tipo de cosas, eso es sólo el comienzo", indicó. "No pasó tanto tiempo en los entrenamientos en los últimos seis meses como debería y eso es algo que él sabe. El éxito no llega apretando un botón ni presentándote a un torneo; tenés que trabajar tanto como tus rivales", explicó.

Desde junio, Djokovic sólo pudo conquistar un título, en Toronto, y perdió el N° 1 del mundo a manos del británico Andy Murray, quien lo derrotó en noviembre en la final del Masters de Londres. Becker admitió que al serbio le costó encontrar la motivación tras su victoria en París.

Preguntado sobre si Nole tuvo problemas personales con su mujer, Becker aseguró que Djokovic está "felizmente casado y tiene un hijo precioso", pero que "la profesión de tenista es, probablemente, la más egoísta que hay en el deporte, porque todo debe girar en torno a uno: 24 horas al día, siete días a la semana. Y eso funciona bien cuando tenés 19 o 20 años, pero cuando tenés 28 o 29 y ya formaste una familia, tenés esposa y un hijo, tus asuntos profesionales o de negocios pasan a un segundo plano. Necesitaba tiempo para estar con sus seres queridos", continuó.

"Él es el primero en decir que es un hombre de familia, por lo que su mujer y el resto de su familia se encolumnaron detrás", apuntó.

"No creo que hayan tenido problemas de pareja; conocí a su mujer y es encantadora y apoya mucho a su marido. Sin embargo, no estaban pasando suficiente tiempo juntos. Necesitaba tiempo para sus seres queridos y yo sé lo que es, pasé por lo mismo hace 20 años. Le dije que era lo que tenía que hacer como hombre", contó.

El alemán, que se describe como "el fan número uno de Nole", cree que el serbio es el tenista con más talento del circuito y que en 2017 recuperará su dominio y el número uno del ranking mundial.

"Estoy seguro de que haber perdido el número uno a manos de Andy Murray le dolió. Sé que la derrota en el Abierto de Estados Unidos ante Stan (Wawrinka), también. Quizás eso es lo que necesitaba; perder un poco para ver lo que era, puesto que hacía dos años y medio que no perdía partidos de esa trascendencia, con títulos de por medio", sostuvo. "Estoy convencido, y soy su mayor fanático para el año que viene, de que regresará, conquistará de nuevo el número uno y se asentará como el tenista más dominante del mundo. Pero para ello tiene que volver a trabajar. Entrenarse y volver a concentrarse en lo que lo hizo fuerte en primer lugar. Lo demás llegarpa como consecuencia", concluyó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.