Federer: iluminado y furioso, dentro y fuera de la cancha

ATP World Tour French Open 2015
  • -
  • -
  • -
  • -
  • -
A. Falla Colombia
  • -
  • -
  • -
  • -
  • -
R. Federer Suiza
Tras su cómodo triunfo sobre Falla, fue abordado por un intruso; disparó fuertes críticas hacia la seguridad en Roland Garros
Sebastián Torok
(0)
25 de mayo de 2015  • 09:05

Roger, molesto con el fan
Roger, molesto con el fan Fuente: AP

PARÍS.- Nada le dibujó una sonrisa a Roger Federer en los casi 20 minutos de rueda de prensa en los que se manifestó en inglés, francés y alemán. Ni las menciones al fucsia furioso del short que lució en el imponente Philippe Chatrier, ni las preguntas sobre el crecimiento de sus hijas mellizas y lo que representa su fama ante los ojos de ellas. La leyenda estaba tan molesta que tenía muy pocas intenciones de referirse a la victoria frente al colombiano Alejandro Falla por 6-3, 6-3 y 6-4, en 1h50m, en su primer examen en Roland Garros. El suizo refunfuñó. Un incidente que "no puede volver a suceder" lo mantuvo indignado, rabioso. Mientras se retiraba del estadio, con la campera cerrada y el bolso colgado en el hombro izquierdo, un joven desde la tribuna saltó al polvo de ladrillo y lo intentó abrazar para tomarse una selfie. Asombrado, el gran Roger no supo cómo actuar hasta que, con demora, un agente de seguridad intercedió y separó al extraño.

"Llegó por detrás, no lo vi y quedé muy sorprendido. Hay que tomar las acciones necesarias en todos los torneos. El court no debe ser de acceso libre. También pasó hoy en la práctica, con algunos niños. Los jugadores necesitamos sentirnos seguros cuando jugamos. No debería suceder muy a menudo. Y ya pasó dos veces en dos días", disparó el máximo ganador de Grand Slams (17).

No es la primera vez que le ocurre algo así en el Bois de Boulogne: en la final de 2009 ante Robin Soderling -su única consagración aquí-, Jimmy Jump, un intruso español que suele irrumpir en los campos de juego de diversos deportes, detuvo el partido y le intentó colocar un gorro de Barcelona. Claro, aquella invasión fue mucho más agresiva, nada comparable con la acción del adolescente que, por cierto, fue identificado y expulsado del torneo. Pero el número 2 del mundo entiende que, en lugar de un teléfono celular, el espectador bien podría haber portado otro elemento y hacerle daño. Por ello su enojo. Hasta puso sobre la mesa el ataque a Mónica Seles en 1993, apuñalada en la espalda por Günter Parche, un fanático obsesionado con Steffi Graf, en el torneo de Hamburgo: "Estuve con Seles hace poco en Nueva York y te aseguro que esto no hace reír a nadie".

Las críticas de Federer generaron un cimbronazo interno en la organización. Obligaron a Gilbert Ysern, el director del torneo, a brindar una rueda de prensa de urgencia. Los rostros tensos se multiplicaron en las oficinas de las autoridades. "Hubo un antes y un después en la seguridad de los estadios deportivos tras lo ocurrido con Seles, que fue terrible, dramático. Pero esto no tuvo nada que ver con aquello. Hablé con Roger en el vestuario, me disculpé, estaba muy enojado y tiene derecho a estarlo. Pero creo que éste no es el fin del mundo, no hay que hacer un gran tema, pero sin dudas es bochornoso. Muestra que cometimos un error y tendremos que corregirlo", explicó Ysern, visiblemente incómodo ante los medios. Y añadió: "Hay que proteger al jugador, aunque no creo que haya razón para cambiar los procedimientos de seguridad. Fue solamente una falta de atención y de interpretación de los agentes. No hicieron su trabajo bien".

Naturalmente, no todo es desagradable para Federer. No debería serlo, al menos. Tras beneficiarse con un sorteo que ubicó a Novak Djokovic, Rafael Nadal y Andy Murray en la parte alta del cuadro, la opuesta a la suya, se le abrió la gran oportunidad de llegar lejos en el Grand Slam que más lo estorbó durante su brillante carrera. Serían Gael Monfils (octavos), Stan Wawrinka (cuartos) y Tomas Berdych o Kei Nishikori (semifinal) sus hipotéticos rivales hasta la definición del 7 de junio. A París arribó con el impulso de una temporada con récord de 25-5 (9-3 sobre polvo de ladrillo; incluida la final en Roma) y tres títulos (Brisbane, Dubai y Estambul). Suma 62 presencias consecutivas en torneos grandes (no falta desde Australia 2000) y el récord de mayor cantidad de apariciones seguidas en Roland Garros entre los jugadores activos: 17.

El mensaje lanzado por Federer ante la prensa fue contundente. Dentro de la cancha, también. Su última imagen en 2014 fue triste: Gulbis lo eliminó en la 4» rueda y los parisienses lo lamentaron. Con Stefan Edberg en un palco, hoy Roger lució avasallante frente a Falla (109°), enérgico, activo, jugando siempre al límite y golpeando tiros profundos (sumó 43 winners, 17 de ellos con el drive). "A veces la pelota pica mal, hace cosas raras y por eso hay que jugar rápido y profundo para sorprender al rival. Eso estoy tratando de hacer", explicó.

"He notado que ha hecho cambios. Metió muchos más primeros saques, quizás con menos velocidad, pero buscando precisión. Además, buscó meter bolas altas y profundas para que no pueda atacarlo. Me incomodó. Viene jugando bien, con confianza, lo veo muy motivado. Juega muy fácil, tiene poco desgaste físico, resuelve situaciones difíciles porque tiene grandes golpes y un servicio fenomenal, entonces puede aguantar muchos años a gran nivel", describió el zurdo caleño. Al margen de los dolores lógicos de espalda que cada tanto suele padecer, Federer parece no envejecer, como detenido en el tiempo. A los 33 años (cumplirá 34 en agosto), lejos está de conformarse y los Juegos Olímpicos de Río 2016 lo tientan. Su próximo desafío en París será ante Marcel Granollers (59º), que como todo español se siente cómodo en el polvo de ladrillo y al aire libre (tres de sus cuatro títulos son en esa condición). Será otra chance para ver al Doctor Jekyll y el Mister Hyde que conviven en la personalidad del crack.

Youzhny y los autoraquetazos

Mikhail Youzhny se dio 11 raquetazos en la cabeza en pleno partido contra Damir Dzumhur, que abandonó cuando perdía por 6-2 y 6-1. No fue la primera vez: el ruso, ahora 70º del ranking, se había hecho un corte en Miami 2008, en una acción similar.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.