Diego Schwartzman: la imperdible charla con su equipo de trabajo después de varios errores en el caliente duelo con Dominic Thiem en Roland Garros

"No me digas más vamos. Decime algo que me sirva para el partido", le reclamó Diego Schwartzman a su entrenador, Juan Ignacio Chela
"No me digas más vamos. Decime algo que me sirva para el partido", le reclamó Diego Schwartzman a su entrenador, Juan Ignacio Chela Crédito: Captura TV
(0)
6 de octubre de 2020  • 20:32

Fue una noche de gloria para Diego Schwartzman en Roland Garros. Su triunfo ante Dominic Thiem le permitió alcanzar su primera semifinal de Grand Slam y meterse en el Top 10 por primera vez en su carrera. Pero no todo le fue fácil. Molesto, incómodo y contrariado por no poder resolver el segundo set a su favor, el Peque comenzó a "charlar" con su equipo de trabajo que está en una de las tribunas del estadio Philippe Chatrier. En plena transmisión del partido se pudo escuchar como el tenista argentino, enojado, les pedía a sus asistentes, el principal es Juan Ignacio Chela, que dejen de alentarlo y que por favor le digan algo que le sirva para dejar de desperdiciar oportunidades.

Fue un punto de inflexión la volea que tiró a la red Schwartzman en el segundo set con la invalorable posibilidad de ponerse en ventaja 6-5: tuvo la chance de colocarse 15-40, desde allí el argentino entró en un laberinto mental.

Ya en el game siguiente, en el 15-30 con su saque, se lo escuchó decir: "Es increíble, me quedé enganchado en esa pelota que quedó en la red". Y en el 15-40, repitió: "Es increíble, estoy haciendo todo bien y me quedo por eso" y se señaló la cabeza. Así fue como perdió el parcial y se le escurrió una chance inmejorable para ganar el segundo set.

En el tercer parcial, en medio de una dura batalla de largos puntos, Schwartzman continuó con algunos lamentos. "No me sale, no me sale, le pongo garra pero no me sale". Una vez más, el Peque contó con una ocasión inmejorable: un set point para llevarse el parcial 6-4, pero siempre le dio una vida más a Thiem. Y ahí empezó la desesperación de Schwartzman en busca de respuestas e inició un diálogo con su entrenador, Juan Ignacio Chela. "No me digas más 'vamos'. Decime algo que me sirva para el partido".

Vale recordar que esta última acción del argentino resultó todo un riesgo, ya que en medio de su fastidio no midió que si umpire advierte que están haciendo coaching podía advertirlo con un warning y eso podía resultar un nuevo obstáculo mental para él. Pero, finalmente, el tenista argentino logró sacar el partido adelante, se llevó los últimos dos sets y terminó cerrando una espectacular victoria por 7-6 (1), 5-7, 6-7 (6), 7-6 (5) y 6-2. Ahora, jugará las semifinales frente al español Rafael Nadal.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.