Serena: al borde de los 35, los récords ya se le resisten

La menor de las Williams dejará el número 1 del ranking y le cuesta alcanzar marcas que tenía a mano; hoy, no antes de las 17, la final entre Angelique Kerber vs. Karolina Pliskova
Xavier Prieto Astigarraga
(0)
10 de septiembre de 2016  

Serena en una lucha contra el tiempo y los récords
Serena en una lucha contra el tiempo y los récords Fuente: AP

NUEVA YORK.– Serena Williams es de las que más sufren perder en el tenis, pero no tiene orgullos que le impidan reconocer que la adversaria fue mejor. Lo que sí no tolera es que parezca que perdió por estar grandecita. De edad, lógicamente, porque de físico siempre lo fue.

Con la decepción y el enojo esperables y contenidos tras perder una semifinal del torneo de Grand Slam en el que juega como local, el Abierto de Estados Unidos , la oriunda de Michigan subrayó y enfatizó que la derrota no tenía que ver con haber actuado en días consecutivos. “OK, no voy a repetirlo: no estaba cansada por el partido de ayer. No había sido un partido de cinco horas. Y practiqué tres, así que no es un asunto mayor. Definitivamente, no estaba cansada, para nada. Soy una jugadora profesional; he estado jugando por más de 20 años. Si no puedo volver a jugar a las 24 horas, no debería estar en el circuito”, sostuvo, terminante.

Dentro de 16 días cumplirá 35 años, una edad a la que muchas ya están retiradas o casi. Según el escalafón mundial, la menor de las hermanas Williams es la mejor hasta pasado mañana, y la número 1 de mayor edad en los 41 años de ranking femenino. Es más: nadie se apoderó de tantos campeonatos de Grand Slam una vez pasados los 30 años como ella en la era abierta (1968 en adelante); Serena conquistó 10, y sus escoltas, Martina Navratilova y Margaret Court , apenas tres cada una.

Quizás a Williams esté rindiéndole frutos su política de las últimas temporadas de participar sólo en torneos importantes (Grand Slam, Masters 1000). Cuida así un físico tan imponente como demandante para sí mismo. La contrapartida es que tiene menos chances de sumar puntos para el escalafón, y en parte por eso pasado mañana se le cortará una seguidilla que cuesta muchísimo conseguir: 186 semanas consecutivas al frente del ranking. Un récord que alcanzó el lunes pasado, que comparte con Steffi Graf y que la ley de la vida ya no le permitirá quebrar, porque debería volver a pasar en la cumbre más de tres temporadas y media en fila, o sea, resistir hasta casi los 39 años.

Serena es, también, la que con más diferencia de tiempo levantó copas en majors, con 16 años y 10 meses (Estados Unidos 1999 a Wimbledon 2016), y la más “vieja” en conquistar alguno de los cuatro grandes (34 años y 287 días cuando alzó el plato en Londres en julio último). Está claro que, madura ya, es excelente. Pero a esta altura empieza a haber dudas sobre si va a empatar o batir algunos récords que hace poco parecían destinados a caer sin más.

Uno, el citado de las semanas seguidas en la cúspide de la clasificación mundial. Otro, el de semanas totales ahí arriba, le queda lejos: Graf acumula 377 y la estadounidense anda por las 309; le falta más de un año de reinado. Y el restante, el más importante, no está lejos, pero será cada vez menos accesible. Williams y la alemana (retirada en 1999) están empatadas en 22 campeonatos de Grand Slam ganados, pero la australiana Margaret Court (1977) las supera por dos. Y Serena desaprovechó chances muy favorables, como en la semifinal de Flushing Meadows 2015, cuando Roberta Vinci le cortó el camino al histórico Grand Slam –cartón lleno que sí consiguió Graf, en 1998–, y anteayer, cuando Karolina Pliskova , otra tenista inferior a ella, la eliminó en dos sets (6-2 y 7-6), con muchos errores de la aún número 1. Es cierto que un dolor en la rodilla izquierda afectó a la perdedora... pero también eso puede ser una consecuencia de la edad.

Tras ese resultado, le entregará el bastón del ranking a Angelique Kerber , una alemana de 28 años que se convirtió en la más veterana en llegar al primer puesto. La zurda, que ganó una sola final de Grand Slam (Australia de este año, a Serena) y en un tercio de sus participaciones en majors (12 sobre 36) perdió en la primera rueda, definirá el certamen hoy, no antes de las 17, contra Pliskova, una checa de 24 años que jamás había superado una tercera rueda de los cuatro grandes. Serena Williams las verá desde fuera. O ni siquiera.

Lo que no quiere es mirar desde abajo a Margaret Court. Serena es la mejor de la historia para su edad y las rivales contemporáneas no asustan, pero queda por ver cuánto resto hay en ese cuerpo de casi 35 años.?

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.