Tokio 2021, entre el negocio y la esperanza