Tras las acusaciones de haber agrandado las áreas, Riestra quiso borrar las pruebas