"Mi corazón dejó de latir": el crudo relato de una figura de UFC que quedó al borde de la muerte tras una pelea

El luchador se desmayó en medio del bosque y, según un médico, su corazón estuvo paralizado
El luchador se desmayó en medio del bosque y, según un médico, su corazón estuvo paralizado Crédito: Facebook
(0)
28 de julio de 2020  • 16:42

Cinco días después de caer por nocaut en una pelea de UFC, Corey Anderson se desmayó en medio del bosque y se fracturó la cara contra el piso. Tras varios meses de miedos e incertidumbres, el luchador de 30 años relató el calvario que vivió cuando estuvo internado en urgencias como consecuencia de no recibir un acertado parte médico tras el combate.

"El 21 de febrero, después de mi última pelea, me desmayé y me destrocé la cara contra un camino de grava después de estar horas explorando una carretera. Estuve cinco días en urgencias haciendo numerosas pruebas y análisis de sangre para averiguar qué pasó", publicó el luchador en Facebook.

Un luchador de la UFC quedó al borde de la muerte luego de una pelea

00:37
Video

"Vi a una larga fila de diferentes doctores. Todos menos uno, dijeron que había sufrido una conmoción cerebral por falta de agua y comida después de caminar durante horas por el bosque. Pero uno de ellos dijo que mi corazón había dejado de latir y que podría volver a pasar pero la próxima vez en una pelea", reveló el luchador.

El luchador se desmayó en medio del bosque y, según un médico, su corazón estuvo paralizado
El luchador se desmayó en medio del bosque y, según un médico, su corazón estuvo paralizado Crédito: Facebook

Tras reconocer que al enterarse de la noticia la cara de su esposa se transformó y que el miedo se apoderó de él, comenzó a recorrer hospitales para tener la opinión de distintos especialistas. Después de varios exámenes, se le realizaron dos procedimientos cardíacos ambulatorios "muy dolorosos" para encontrar más evidencias de lo que le había ocurrido.

Al no recibir un acertado parte médico tras el combate, Anderson volvió a su vida habitual sin tener en cuenta ningún recaudo en particular. "Después de mi pelea, la comisión atlética y los médicos no hicieron lo correcto y volví a vivir la vida como lo hacía normalmente. ¡Y pagué un precio muy alto!", explicó el luchador.

El estadio Santa Ana Star Center, repleto de público, fue testigo del tremendo nocaut que sufrió Anderson a falta de dos minutos para la finalización del primer asalto de la pelea contra el polaco Jan Blachowicz. Esa fue su última presentación en un octágono de UFC en la categoría de los semicompletos.

El luchador contó también la felicidad que sintió luego de la desazón y del miedo a perder la vida. "Un médico dijo que tenía que detener por completo mi carrera hasta averiguar que mi corazón estaba sano para competir. El lunes pasado, por la noche, salí del hospital después de mi último procedimiento, con una nota que decía: Felicidades, Señor Anderson, puede volver a golpear gente", detalló.

Y por último, dejó una reflexión para sus colegas dentro del mundo de las artes marciales mixtas. "Les aconsejo a otros peleadores que cuiden su salud y que se tomen el tiempo adecuado para recuperarse. Tuve que tener a mi hijo sentado allí mirándome en una cama de hospital para darme cuenta de que existe una vida real más allá de las peleas y que quiero disfrutarla. Peleá de manera inteligente, entrená de manera inteligente, pero recuperate y descansá también de manera inteligente. Utilizá tu cabeza mientras tengas cerebro para hacerlo", concluyó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.