Un gigante de 2,11m: el jugador más alto del circuito será el próximo rival de Del Potro

Reilly Opelka viene de ganar el torneo de Nueva York; un sacador temible en el camino del tandilense
Reilly Opelka viene de ganar el torneo de Nueva York; un sacador temible en el camino del tandilense Crédito: Twitter
(0)
20 de febrero de 2019  • 12:09

El festejo de Andy Roddick en el US Open de 2003 fue el último para los Estados Unidos. Desde entonces, ningún jugador norteamericano volvió a levantar un trofeo de Grand Slam. Ya pasaron más de 15 años y eso es demasiado tiempo para una potencia del tenis.

Dentro de ese contexto complicado, hay muchas expectativad puestas en Reilly Opelka, una de las grandes esperanzas del tenis de los EE.UU. Este muchacho, de apenas 21 años, llama la atención por sus 2,11 metros. Es el jugador más alto del circuito. En los Estados Unidos, donde se acostumbra a medir a los deportistas con las zapatillas puestas, se dice que mide 2,13m.

Opelka será el próximo rival del argentino Juan Martín del Potro, por la segunda rueda del torneo de Delray Beach ( ATP 250). El partido se jugará este jueves (todavía no se programó el horario).

Un dato curioso es que Delpo, que mide 1,98, conserva el récord como el jugador más alto de la historia en ganar un torneo de Grand Slam (US Open 2009).

No será una tarea sencilla para Del Potro. Su adversario viene de ganar el torneo de Nueva York (ATP 250), tras vencer en la final al canadiense Brayden Schnur, lo que le permitió ascender del puesto 89 al 56 del ranking.

Reilly Opelka (2,11m), en la premiación del challenger de Charlottesville que le ganó al belga Ruben Bemelmans (1,83m)
Reilly Opelka (2,11m), en la premiación del challenger de Charlottesville que le ganó al belga Ruben Bemelmans (1,83m) Crédito: Twitter

Nacido en St. Joseph y con residencia actual en Palm Coast, Opelka tenía 13 años cuando empezó a jugar al tenis. Puede ser considerada una edad avanzada para comenzar a aprender los fundamentos de un deporte con tanta especificidad desde lo técnico. El que lo animó a hacerlo fue Tom Gullikson, un jugador que conquistó 16 torneos de ATP en los 80. Gullikson conoció a George, el papá de Reilly, jugando al golf. Así comenzó la relación con Reilly.

La mala racha del tenis norteamericano llevó a la USTA (United States Tennis Association) a ocuparse del tema. Comenzó a trabajarse en un proyecto para el desarrollo de jóvenes talentos con la idea de impulsar la presencia norteamericana en los primeros lugares del ranking.

Un argentino, Diego Moyano, participó del proceso de formación de la USTA y de Opelka. En una entrevista con LA NACION en 2015, comentó: "Estábamos debajo del agua hace unos años, no había nada después de Roddick y Blake, y hoy estamos respirando y con una gran cantidad de jugadores. El agua ya no nos tapa. No sé si los chicos serán como McEnroe, Sampras o Agassi, pero sí que harán mucho ruido".

Un saque en slow motion en Wimbledon 2015

El primer buen indicio de las posibilidades de Opelka fue el triunfo en Wimbledon como junior (en 2015). Porque hay que tener muy en cuenta las dificultades que un jugador de su altura puede tener en los courts. ¿Cuáles son sus principales problemas? El mismo los conoce muy bien. Sostener el juego desde el fondo de la cancha y, especialmente, conseguir agilidad en los desplazamientos.

En los últimos tiempos, según él mismo comentó, se dedicó a mejorar el juego de la línea de base y a poner más atención y precisión en la devolución de las pelotas bajas.

En la semifinal del New York Open, Opelka venció a Isner y consiguió 43 aces (el 35% de los puntos totales que ganó fueron por esa vía).

En 2016 ya había dado un buen golpe, cuando le otorgaron una invitación y llegó a las semifinales del torneo de Atlanta. Pero los dos años siguientes fueron muy duros. Apenas logró un triunfo en nueve partidos en 2017. Y en 2018 sólo pudo transitar con firmeza en el circuito de challengers.

Este 2019 lo encuentra en una mejor forma. En la rueda inicial del Australian Open logró un muy buen triunfo ante otro gigante, su compatriota John Isner (2.08m). El partido duró tres horas y no pudieron quebrarse el saque. Al final fue 7-6 (4), 7-6 (6), 6-7 (4) y 7-6 (5) para Opelka.

Isner volvió a ser su rival en las semifinales de Nueva York. Y volvió a torcerle el brazo aunque tampoco pudieron quebrarse los saques. El resultado fue 6-7 (8), 7-6 (14) y y 7-6 (4) en 2h31m. Soportó 38 aces y los contrarrestó con otros 43. Tal vez no sea algo demasiado vistoso para el público. Pero seguramente es algo muy efectivo para él. "Con mi estilo sé que los puntos pueden terminarse muy rápido"

Tras su primer título ATP comentó: "Con mi estilo soy consciente de que los puntos se pueden terminar muy rápido. Estoy haciendo ajustes con el saque y con la derecha. Todavía tengo mucho por mejorar. La verdad es que no esperaba ganar un título tan rápido".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?