De la gastronomía a los hoteles: así cambió toda una región por Expoagro

El mes pasado y durante cuatro días, el ritmo de vida de los 150.000 nicoleños cambió con la llegada de Expoagro
El mes pasado y durante cuatro días, el ritmo de vida de los 150.000 nicoleños cambió con la llegada de Expoagro Crédito: Santiago Hafford
Josefina Pagani
(0)
2 de abril de 2019  • 13:13

"Expoagro generó un gran derrame económico sobre nuestra ciudad unos 20 días antes y 20 días después de terminada la exposición." Estas palabras corresponden al intendente de San Nicolás de los Arroyos, Manuel Passaglia.

A casi 20 días de finalizada la megamuestra del campo argentino, realizada del 12 al 15 de marzo pasado, distintas pymes y empresas locales explicaron cómo un evento de estas características incentivó la actividad económica de esta ciudad del interior del país.

San Nicolás, que se extiende a la vera del Río Paraná y está ubicada a 230 kilómetros de la Capital Federal y a 70 kilómetros de Rosario, recibe cada año a miles de peregrinos y devotos de María en el Santuario de la Virgen del Rosario, cuya aparición conmovió a los lugareños en 1983. El mes pasado, el ritmo de vida de los 150.000 nicoleños estuvo marcado por la llegada de Expoagro.

Passaglia recordó que este año fue la tercera edición realizada en el predio ferial y autódromo estable de la localidad. "El gran logro fue haber pasado de itinerante a permanente, lo que nos permitió invertir en infraestructura (por ejemplo, la instalación de una antena de celular para mejorar la conectividad) y pensar la muestra en el largo plazo. Lo que se ve hoy son tres años acumulados de experiencia", explicó el jefe comunal en una entrevista con LA NACION.

Exponenciar, la empresa organizadora de Expoagro, estimó un volumen de operaciones bancarias concretadas y de solicitudes de crédito que llegaron a los 60.000 millones de pesos: 165.000 personas de todo el país recorrieron la exposición durante cuatro días, pero la actividad en San Nicolás comenzó con anterioridad.

Gastronomía

El nombre Crico es una fusión entre los apellidos de sus dueños: los nicoleños Matías Cricri y Josefina Colabella. La pareja de treintañeros inauguró hace seis años el local de comidas Crico Delicias. Aunque se prepararon con anticipación, Expoagro fue una sorpresa por la cantidad de trabajo que tuvieron durante los días que se realizó la muestra, pero también las jornadas anteriores y posteriores.

La pareja instaló un foodtruck en el área de comidas del predio donde vendieron hamburguesas, sandwiches de miga, lomitos, etc. Detrás, armaron una carpa con una cocina que funcionó para abastecer la demanda no solo del público sino también de distintas firmas que expusieron en la muestra.

El foodtruck de Crico, en el patio de comidas del predio
El foodtruck de Crico, en el patio de comidas del predio Crédito: Crico Delicias

"Hubo días que frente al foodtruck, en el horario pico del almuerzo, llegamos a ver filas de una cuadra. Además, como fuimos proveedores sugeridos de Expoagro, de antemano pautamos distintos servicios de catering con bancos, semilleros y otras empresas: desayunos, almuerzos y meriendas que entregábamos en los stands", contó Colabella.

Desde la cocina despachaban todos los mediodías unas 200 viandas por día. La empresa familiar, que normalmente cuenta con 10 empleados, debió contratar a unas 30 personas. Pero el trabajo seguía por la noche en el local de avenida Moreno 23, en el centro de San Nicolás.

Matías Cricri y Josefina Colabella, dueños de un local gastronómico; trabajaron 18 horas los cuatro días que duró Expoagro
Matías Cricri y Josefina Colabella, dueños de un local gastronómico; trabajaron 18 horas los cuatro días que duró Expoagro Crédito: Crico Sanwiches y Delicias

"Fue una locura: ya teníamos contratadas viandas nocturnas para distintas empresas y a eso se le sumaban nuevos encargos. Para un negocio en San Nicolás, lo que genera una muestra como Expoagro es tremendo: es dinero que queda en nuestra ciudad. No solo tuvimos demanda durante la exposición, donde trabajamos 18 horas de corrido, sino que atendimos a todas las personas que llegaron para armar y desarmar la muestra", explicó la dueña de Crico.

Hospedaje

En cuanto a la hotelería, Passaglia explicó que en San Nicolás "estuvo todo lleno desde los hoteles hasta las casas y quintas". Además, afirmó que recibió un llamado de su par comunal de San Pedro, Cecilio Salazar, que le comentó que también la capacidad hotelera en la ciudad vecina, a unos 80 kilómetros, estaba colmada.

Adrián Pavía, gerente general del Hotel Colonial San Nicolás, explicó que la capacidad del establecimiento se completó en agosto del año pasado. Fue en la Suite Colonial (antiguamente llamada Suite Presidencial) donde la noche de la tradicional cena de expositores, realizada el lunes 11, se hospedó la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, luego de dar su discurso ante funcionarios, organizadores y empresarios del sector agropecuario.

Adrián Pavía, gerente general del Hotel Colonial San Nicolás, explicó que la capacidad del establecimiento se completó en agosto del año pasado
Adrián Pavía, gerente general del Hotel Colonial San Nicolás, explicó que la capacidad del establecimiento se completó en agosto del año pasado

"La muestra volcó su actividad sobre la ciudad", explicó el gerente, y afirmó que se vio obligado a derivar clientes a ciudades como Ramallo, Zárate, Campana y Rosario para que puedan hospedarse.

"Durante las cuatro noches que duró Expoagro tuvimos unos 1100 huéspedes. Hubo que reforzar los turnos de lavandería y de panadería, por ejemplo, porque realizamos nuevos productos para el desayuno", afirmó Pavía a LA NACION.

Otros rubros

Passaglia ejemplificó que tanto la limpieza como la seguridad del predio estuvieron a cargo de empresas locales. "Cuando recorrías los stands observabas el trabajo de las pymes de San Nicolás, desde la comida hasta la decoración. El beneficio es enorme no sólo desde lo económico: para los nicoleños ser elegidos por la exposición agropecuaria más grande de América Latina es muy importante", afirmó.

Por su parte, Gustavo Bianco, dueño del Lavadero Bibert, explicó que los días anteriores a la inauguración ya comenzó a trabajar para una de las empresas de montaje. "También nos dedicamos a atender hoteles y restaurantes y la demanda aumentó muchísimo, tanto en San Nicolás como en Ramallo, donde también tenemos clientes como un hotel que durante toda la semana que duró la muestra trabajó al 100% de la ocupación", agregó.

La solidaridad también estuvo presente

Gabriela Manavella es vicepresidente de la cooperadora del Hospital San Felipe de San Nicolás, que estuvo a cargo del estacionamiento de la muestra. "Este es el segundo año que Exponenciar nos da la oportunidad de realizar esta tarea. Ofrecimos un bono que no tenía obligación de compra: todo aquél que quería, podía colaborar con el hospital", explicó.

La cooperadora del Hospital San Felipe de San Nicolás recolectó donaciones para comprar una camilla quirúrgica
La cooperadora del Hospital San Felipe de San Nicolás recolectó donaciones para comprar una camilla quirúrgica

El año pasado, la cooperadora recaudó 200.000 pesos, cifra que les permitió adquirir seis bombas de infusión de medicamentos. "Este año nuestro objetivo es comprar una camilla de cirugía. Durante toda la exposición vendimos alrededor de 5000 bonos de 100 pesos. Para nosotros es importantísimo porque nos da un puntapié inicial para poder avanzar con un objetivo: comprar una camilla que no se repone hace 24 años", concluyó Manavella.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.