Colaborativo y de impacto: cómo es el paradigma del trabajo de los jóvenes

María Mérola, directora de Educación y Juventud de Ashoka; Ignacio Federico, editor de Economía y Negocios de LA NACION; Rocío González, cofundadora de PAPA y Daravi; y Noël Zemborain, directora ejecutiva Junior Achievement Argentina
María Mérola, directora de Educación y Juventud de Ashoka; Ignacio Federico, editor de Economía y Negocios de LA NACION; Rocío González, cofundadora de PAPA y Daravi; y Noël Zemborain, directora ejecutiva Junior Achievement Argentina
Sofía Terrile
Lucila Lopardo
(0)
5 de junio de 2019  • 17:34

El paradigma de trabajo está cambiando para las nuevas generaciones: de la oficina cerrada al espacio abierto, del jefe al líder y... ¿de vacaciones "fijas" y predeterminadas a vacaciones libres? Las recetas para atraer el talento de los más jóvenes son cada vez son variadas, pero hay algo en lo que los líderes de las compañías y de las ONG están de acuerdo: el empleo que se aproxima es colaborativo y buscará generar un impacto positivo en el medio ambiente y en la sociedad.

Por un lado, nuevos espacios de trabajo flexibles y atractivos, la posibilidad de tomarse vacaciones en el momento y durante el tiempo que lo necesiten y pensar en la compensación no solo como el salario, sino como un combo que garantice condiciones y beneficios para el desarrollo personal.

Estos son solo algunos de los puntos que Luis Guastini, director General ManpowerGroup Argentina; Paula de Elía, arquitecta especializada en el diseño espacios de trabajo; Rubén Signorini, head of Argentina Willis Towers Watson; y Francisco Okecki, CEO de Cloudgaia; debatieron en un panel moderado por Carla Quiroga, periodista de LA NACION durante el evento de "Trabajo. Cómo ganar la batalla del futuro", que se realizó este miércoles en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (MAMBA).

"El desafío de las empresas es dejar de ser consumidoras de talento para ser constructoras de talento", definió Guastini, quien destacó que la velocidad que plantea la tecnología obliga a las organizaciones a modificar su propuesta de valor con mayor frecuencia. Además, contó que ManpowerGroup ya lanzó el primer modelo de entrevistas basado en Inteligencia Artificial. Consiste en una cápsula en la que los jóvenes ingresan y un asistente virtual es quien les hace preguntas y va aprendiendo de sus respuestas.

Otra de las tendencias tiene como foco el espacio de trabajo en sí, lo primero que ve un joven que ingresa a una empresa para una entrevista. "Tiene una influencia enorme", aseguró de Elía, quien diseña en la Argentina para firmas como Mercado Libre, Despegar.com y Google.

"Cada empresa necesita su singularidad, que tienen una identidad y ese es el desafío más grande que tenemos", contó y destacó como puntos fundamentales "darles las ventanas a los empleados siempre y no a las salas de reuniones" y "armar espacios de articulación en los que la gente pueda instalarse a trabajar", aunque reconoció que queda como desafío a futuro el hecho de que todas las compañías se adapten al formato de puestos de trabajo flexibles.

Rubén Signorini (Head of Argentina Willis Towers Watson), Luis Guastini (Director General de ManpowerGroup Argentina), Carla Quiroga (LA NACION), Francisco Okecki (Co Fundador y Director Ejecutivo de Cloudgaia) y Paula de Elía (Arquitecta)
Rubén Signorini (Head of Argentina Willis Towers Watson), Luis Guastini (Director General de ManpowerGroup Argentina), Carla Quiroga (LA NACION), Francisco Okecki (Co Fundador y Director Ejecutivo de Cloudgaia) y Paula de Elía (Arquitecta)

Con respecto a las compensaciones, Signorini, de Willis Towers Watson, aclaró que los jóvenes no están dispuestos a dejar de lado el salario por la flexibilidad, sino que el cambio de paradigma obliga a las organizaciones a pensar en "la compensación total". "Tenemos que pensar en las otras características que también valoran como el ambiente, el concepto de oficina ágil y la flexibilidad horaria", describió.

La clave de la retención

Francisco Okecki, CEO de la firma de software Cloudgaia, aseguró que en sus oficinas la rotación es del 1%. Este porcentaje sorprende si se tiene en cuenta que de los 100 empleados, la mayoría son jóvenes. "Habrá solo 20 o 30 personas arriba de los 30 años y arriba de los 40 los podemos contar con los dedos de una mano", explicó. Entre los beneficios para atraer a este talento destacó la posibilidad de tomar las vacaciones en el momento y por el tiempo necesario.

Pero no solo son las vacaciones las que tienen el potencial para inspirar al talento joven: también la posibilidad de poner el empleo al servicio de un propósito mayor atrae a millennials y a centennials. Bajo esa premisa, Rocío González creó Daravi, una fábrica de triple impacto que realiza productos a partir del descarte y da trabajo a 40 personas.

"Queríamos impactar también en números para poder sostener a madres de familia. Si yo planeaba algo chico, no iba a encontrar la solución. Hoy mi fábrica es replicable en otros lugares y es un negocio donde la gente quiere invertir, porque para hacer el bien, hay que usar los negocios a favor", cerró la emprendedora.

María Mérola es directora de de Educación y Juventud de la red de emprendedores sociales Ashoka. Asegura que hoy es difícil encontrar candidatos para su organización, pero que a medida que crece, eso también retroalimenta la creación de otras compañías de triple impacto (económico, social y del medio ambiente).

"Cuando uno charla con los jóvenes, está claro que la forma que ellos entienden de hacer las cosas es estar alineados con el propósito del lugar donde trabajen. La gran pregunta es cómo generamos espacios donde los chicos crean en sí mismos y aprovechen las herramientas de su entorno para ser agentes de cambio", resumió.

Una respuesta posible a ese cuestionamiento se la dio Noël Zemborain, directora ejecutiva de Junior Achievement Argentina. Para la líder de esta ONG de educación económica orientada a niños y jóvenes, vincular a la escuela con el mundo laboral es una herramienta clave para que los chicos sientan que son verdaderos agentes de cambio.

"Tenemos una tasa de deserción en el secundario altísima. Hay un abismo entre terminar el colegio y trabajar, y tenemos que acortar esa brecha para que los chicos también se sientan capaces", dijo, y describió el trabajo que la ONG hace junto a distintas compañías para que estudiantes de colegios públicos y privados puedan ser parte de la experiencia del trabajo por un tiempo determinado.

¿Y el liderazgo?

El especialista en management Andrés Hatum se subió al escenario para hablar sobre lo que no hay que hacer a la hora de retener talento (sea de la edad que sea). Mostró ejemplos de antilíderes agresivos, brutales y narcisistas, y recomendó huir ante esos perfiles de jefes.

"El paradigma del trabajo más digital hace que todo sea más transparente. En las empresas del futuro, se trabajará de forma colaborativa, y esos antilíderes no saben trabajar de esta manera, por lo que no van a tener más espacio", vaticinó para cerrar en un tono más positivo.

La felicidad en el trabajo

En tanto, Daniel Cerezo, presidente de CreerHacer, invitó a los presentes a un experimento. Descalzo y con un mate en mano pidió que todos entraran a una página web, ingresaran un código y respondieran a la pregunta ¿Cuál es la palabra que representa para vos la felicidad?.

Entre los términos más elegidos figuraron amor, familia, amigos, libertad, salud, paz y realización lo que hizo que él se preguntara cómo las empresas incluyen estos temas siendo que las personas le dedican un 70% de su tiempo al trabajo.

"El gran desafío que tenemos las personas que tratamos de innovar en el trabajo del futuro es hacer entender que si las compañías no le dedican tiempo a todo esto, esas empresas están destinadas a fracasar. Hay que trabajar en la felicidad no porque está de moda para los millennials sino porque esta de moda amarnos y cuidarnos entre nosotros", concluyó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.