Continuidad, la fórmula del Gobierno para calmar a Aerolíneas

Dell A'cqua y Quintana buscan que los gremios se serenen tras la salida de Costantini
Diego Cabot
(0)
24 de diciembre de 2016  

Los nervios se caldearon en el sector aerocomercial después de la salida de Isela Costantini de Aerolíneas Argentina . Los gremios despertaron después de estar adormecidos gracias a las bondades de las paritarias que terminaron hace pocos días y ahora amenazan con complicar el fin de año. Entonces, la cúpula del Gobierno decidió empezar a hablar de continuidad y mercado regulado. Paños fríos en momentos en que empiezan a calentarse. La pregunta es si son suficientes o no.

Ayer, el nuevo CEO de la empresa aérea, Mario Dell' Acqua , fue claro en unas palabras que dedicó frente a varios gerentes y directivos. "No tengo más que pedirles ayuda para hacer de Aerolíneas la gran empresa que es, [pero] mejor [sic]", dijo. Luego hizo una referencia que sonó desmesurada. "Obviamente esto es infinitamente más fácil que lo que me tocó en Intercargo porque acá vengo a continuar y continuar, y seguir remando y trabajando. Les pido que trasmitan tranquilidad, es una cuestión absolutamente de continuidad", agregó como para dejar claro el mensaje.

Dell' Acqua se refería a su paso por Intercargo y llamó la atención por el exceso de optimismo. Sucede que se trata de una empresa alrededor de seis veces más chica, cuasi monopólica, y que además no tiene que salir a un mercado cada vez más ofrecido a tratar de colocar sus servicios. En la Argentina, las empresas aéreas pueden autoprestarse los servicios en tierra. Pero en el caso de que prefieran no hacerlo, no tienen más opción que contratar a Intercargo, la compañía estatal que da servicios de tierra a los aviones que se posan en el país.

Por la mañana había sido uno de los vicejefes de Gabinete, Mario Quintana , el encargado de remarcar que los planes del Gobierno no tienen que ver con la apertura indiscriminada de los cielos. Dijo que quiere que Aerolíneas Argentinas siga en manos del Estado. Pero dejó una frase que resonó: "El negocio aerocomercial no es visto en muchos países del mundo como servicio público, pero nosotros dijimos que queremos una Aerolíneas Argentinas en manos del Estado y bien administrada".

Luego también hubo tiempo para una aclaración. "No habrá una política de cielos abiertos", dijo en una entrevista con Radio La Red. Justamente el tema de los cielos abiertos es una de las banderas que los gremios habían bajado en los últimos meses y que volvieron a levantar hace pocas horas, cuando Costantini se fue de la empresa. De hecho, el reemplazo de la ex General Motors por el ex Techint fue leído como el fin de una gestión para entrar en otra más determinante en sus decisiones.

Las primeras horas después del desplazamiento de Costantini, los gremios aeronáuticos empezaron una gran campaña de defensa de la ex CEO de la empresa. Hasta ese lugar del discurso también llegó Mariano Recalde, otra de las voces que se manifestó defensor de la gestión que lo sucedió y preocupado por el destino de la línea aérea estatal. Los dichos del dirigente de La Cámpora no resultaron sorpresa para nadie en el sector. Sucede que gran parte de la posibilidad de que el ex gerente mantenga un perfil político elevado se debe a que Costantini decidió no mirar atrás. Más aún, jamás quiso que tomen luz pública las auditorías que se realizaron respecto de la gestión del abogado laboralista. En una palabra: pagó silencio con defensa en voz alta.

Mientras Dell' Acqua hablaba con algunos gerentes en la empresa, y pese a que el Gobierno tiene un Ministerio de Transporte, era Quintana el que daba los lineamientos del mercado que viene.

"Nosotros tenemos una mirada acerca de que Aerolíneas tiene que estar al servicio de todos los argentinos, pero no puede tener a los argentinos por rehenes. Creemos que lo mejor que tiene que hacer es competir con otras aerolíneas y, de esa manera, esforzarse para que todos los días los argentinos tengamos un servicio aéreo. Aerolíneas Argentinas debe ser fuerte, competitiva al servicio de la gente, que no requiera de subsidios públicos", puntualizó Quintana.

El asunto de la competencia tomó temperatura en estos días, a horas de que se celebre una audiencia para que nuevas aerolíneas empiecen a volar en la Argentina.

De hecho ayer, varios gremios aeronáuticos empezaron a convocar a sus afiliados para que se movilicen al Ministerio de Hacienda el martes a las nueve. El motivo es oponerse a la llegada de nuevas compañías, porque, según sus argumentos, las llamadas low cost "bajan sus costos con el incumplimiento y la degradación de la legislación argentina".

Fue Quintana, además, el que defendió públicamente la salida de la empresaria. "El trabajo que hizo Costantini fue extraordinario... Logró en un año reducir a la mitad su déficit, mejorando la calidad de servicios a la gente". Vale preguntarse, ¿para qué la cambiaron?

Mario Dell’ Acqua

Fuente: Archivo

CEO de Aerolíneas Argentinas

Ayer, el ejecutivo tuvo una pequeña charla con varios de los gerentes. “No tengo más que pedirles ayuda para hacer de Aerolíneas la gran empresa que es, [pero] mejor”

Trabajo “más fácil”

Dejó una frase que llamó la atención: “Obviamente esto es infinitamente más fácil que lo que me tocó en Intercargo porque acá vengo a continuar y continuar, y a seguir remando y trabajando.”

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.