srcset

A Fondo

Costo argentino: los impuestos invisibles que pagamos sin saberlo

Carlos Manzoni
(0)
10 de marzo de 2020  • 23:06

La Argentina es un país con una presión tributaria muy alta, plagado de impuestos de mala calidad que afectan la competitividad de la economía. Pero quizá lo más curioso y preocupante de esta maraña impositiva sea lo que se conoce como "impuestos invisibles", que son aquellos que vienen incluidos en los precios de los bienes y servicios sin que el consumidor conozca su detalle y su peso sobre el valor final.

Cada vez que un argentino hace su compra de alimentos y bebidas en un comercio, paga, sin saberlo de modo específico, un 41% del total de su cuenta en concepto de un sinnúmero de impuestos municipales, provinciales y nacionales, cuya participación ha ido in crescendo en los últimos años. Ese no es el único caso, pero sí uno de los más ilustrativos del fenómeno.

El economista Nadin Argañaraz, director del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), explica que en la Argentina los productos alimenticios de consumo masivo que pasan por un proceso industrial de elaboración y por una cadena comercial de distribución incorporan en su precio las retribuciones a los insumos, fuerza laboral, rentabilidad empresarial, así como también impuestos de los distintos niveles de gobierno.

En un trabajo especial que hizo el Iaraf para echar luz sobre esta "oscuridad impositiva", se detalla cuáles son estos "impuestos invisibles". A nivel nacional, están el IVA, Ganancias, impuesto al crédito y débito bancarios (conocido como "al cheque"), impuestos internos y cargas de seguridad social; a nivel provincial, Ingresos Brutos, y a nivel municipal, tasa de inspección, seguridad e higiene.

Argañaraz afirma que en la Argentina hay una bajísima visibilidad de la carga impositiva. "Eso hace que para el ciudadano sea poco probable conocer cuánto le cuesta el Estado. Acá se sabe cuánto llega de Automotor o Inmobiliario, pero no se tiene la más remota idea de cuánto se paga de impuestos cuando se consume algo", opina el economista.

Claro que los "impuestos invisibles" no son exclusividad de alimentos y bebidas, sino que también están presentes en la mayoría de los bienes y servicios que se pagan, como, por ejemplo, la comida en un restaurante, la noche en un cuarto de hotel, la transacción bancaria o la construcción de un inmueble, por citar solo algunos casos.

Así, la gente se sorprendería si supiera en detalle que cuando abona una comida en un restaurante en realidad solo está pagando por lo que efectivamente comió y bebió el 62,7%, puesto que el resto no llegó a degustarlo siquiera: en efecto, el 37,3% restante corresponde a una porción de IVA, Ganancias e Ingresos Brutos, debidamente condimentada con cargas de la seguridad social, impuesto inmobiliario, tasa de inspección, seguridad e higiene, con una guarnición de impuesto al crédito y débito bancarios.

El mismo ejercicio se puede hacer en el caso de una noche en un hotel. En este ejemplo , el porcentaje de la cuenta correspondiente a "impuestos invisibles" llega al 35%.

Marcelo Capello, economista del Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral), señala que en la Argentina, en 2019, un 54% de los ingresos tributarios de la Nación y las provincias provenían de los impuestos indirectos (IVA, Ingresos Brutos, impuestos internos, derechos de importación), más difíciles de percibir para el consumidor.

"Si nos concentramos en los impuestos indirectos, que son la mayoría de los invisibles, pero no los únicos -continúa Capello-, vemos que pasaron de representar el 15,4% del PBI en 2005 al 17% en 2015 y el 16,6% en 2019. La caída observada desde 2015 se debió principalmente a la reforma tributaria nacional y provincial, pero es probable que estemos transitando un nuevo cambio de tendencia en materia tributaria, por las subas ya anunciadas para 2020, pero también ante el riesgo de que las provincias y los municipios retomen el camino alcista en sus principales tributos, como hicieron entre mediados de los 2000 y el año 2015".

Argañaraz insiste en que estos impuestos desconocidos por la gente "de a pie" deberían consignarse claramente en la factura, tal como sucede en los Estados Unidos con el impuesto a las ventas. "Eso es un derecho que cada ciudadano tiene a que se le transparente el peso impositivo que debe afrontar en cada transacción", comenta el especialista.

El tributarista César Litvin, socio del estudio Lisicki, Litvin y Asociados, subraya que en el sistema tributario argentino estos impuestos invisibles para el ojo del consumidor abultan aún más la maraña impositiva que recae sobre los contribuyentes. "Actualmente, entre tributos nacionales, provinciales y municipales, la sumatoria asciende a 164. Resulta como mínimo incómoda o inexplicable para transmitir a los alumnos de grado y también a los potenciales inversores tamaña cantidad de contribuciones", precisa el experto.

Según destaca Litvin, en los últimos 20 años ha crecido exponencialmente la carga fiscal de los tributos locales (provinciales y municipales), con incidencia directa en los precios e indiscutible efecto inflacionario, porque son impuestos trasladables hacia el consumidor. "Para sumar defectos a estos impuestos, hay que señalar que están en el podio de los más distorsivos, con efectos tóxicos sobre la actividad económica", analiza el tributarista.

Sería esclarecedor discriminar en las facturas cada ítem impositivo para que el ciudadano conozca fehacientemente qué parte de lo que paga se la queda el Estado

Por si todo esto fuera poco, agrega Litvin, en Ingresos Brutos prolifera una serie de regímenes de retención, percepción y otros pagos a cuenta que provocan en muchos casos saldos a favor del contribuyente, pero cuya devolución requiere trámites laberínticos difíciles de sobrellevar para las pymes. "Esta es la forma que encontraron las provincias para financiarse a tasa cero, a costa de la evaporación del activo fiscal", indica. Y acota: "Sería esclarecedor discriminar en las facturas cada ítem impositivo para que el ciudadano conozca fehacientemente qué parte de lo que paga se la queda el Estado (nacional, provincial y municipal)".

Está más que claro, según los especialistas consultados, que este tipo de impuestos se mantienen ocultos, porque de ese modo resultan mucho más cómodos de recaudar y menos "espanta votos" a la hora de las elecciones, porque la gente, si bien sabe o sospecha que están, no los tiene tan presentes como los que son más directos.

Ahora bien, ¿por qué se llegó a este estado de oscurantismo tributario? Para Argañaraz, es algo que sucede porque la sociedad no ha exigido aún de manera ordenada y concreta su transparencia. "Por ende, por la teoría del public choice , el político actúa como un mercado y tampoco hace nada para visibilizarlo, porque no tiene un incentivo (si fuera visible, se le restringiría cierto grado de acción que hoy tiene a la hora de asignar el presupuesto)", dice el economista.

En opinión de Argañaraz, debería haber un proceso de restablecimiento del contrato social, con una exigencia del ciudadano para darles visibilidad a estos impuestos. "El primer paso sería poner en la factura IVA, Ingresos Brutos y tasa de seguridad e higiene. Después, debería diseñarse un esquema para que cada gobierno (nacional, provincial y municipal) les dé mayor transparencia a todos los impuestos que se cobran en la Argentina. Eso está incluido en varias leyes, pero nunca se lleva a cabo", enfatiza el especialista.

Para Capello, el problema con estos impuestos es que, al encontrarse ocultos en los precios, no son detectados por los consumidores, por lo que no permiten un adecuado control de los ciudadanos sobre la cuantía y calidad de los servicios públicos que reciben del Estado. "Si el contribuyente no se da cuenta de que le están cobrando un impuesto, porque viene escondido en el precio, resulta difícil que pueda preocuparse por controlar la calidad del bien o servicio público que recibe a cambio", añade el economista del Ieral.

En efecto, cuando en un sistema tributario resultan mayoritarios los impuestos de este tipo, existe demasiado poco control ciudadano sobre las acciones del gobierno. "Es el combo perfecto para la política: impuestos que no se ven y poco control sobre lo que se hace con ellos", concluye Capello.

Es muy difícil terminar con esta dinámica, porque, tal como explica Capello, así como los políticos prefieren los impuestos ocultos, a nivel de municipios y en algunos casos en las provincias también, existe una pasión por aplicar tasas e impuestos que gravan en mayor medida a los contribuyentes no residentes en la provincia o municipio de que se trate, como modo de disminuir el costo político de subir la presión fiscal.

La Argentina tiene una Constitución nacional por la cual hay un Estado nacional, otro provincial y otro municipal, por lo que ya ahí se desprende que habrá tres tipos de impuestos distintos

Por su parte, Mario Volman, profesor de Impuestos de Ucema, dice que se habla mucho de la complejidad del sistema tributario argentino, pero advierte que no hay sistemas tributarios simples en el siglo XXI, porque siempre debe haber impuestos que graven la renta, el patrimonio y el consumo, no puede haber uno solo de estos. "Por otro lado, la Argentina tiene una Constitución nacional por la cual hay un Estado nacional, otro provincial y otro municipal, por lo que ya ahí se desprende que habrá tres tipos de impuestos distintos".

Según explica Volman, cada uno de estos niveles de gobierno debe financiarse y lo hace cobrando impuestos, por eso existen esta complejidad y esta exorbitante presión tributaria. "Ahora, también hay que decir que esa es la contracara del enorme gasto público, que es muy difícil de bajar y que, si no queremos o no podemos financiarlo mediante deuda ni emisión, no queda otra que hacerlo con suba de impuestos", expresa.

Teddy Karagozian, economista y presidente de la empresa textil TN Platex, prefiere no utilizar el término invisible. "Yo diría que no son invisibles, porque la gente los paga y le cuestan dinero. No están discriminados, pero no son invisibles. ¿Por qué digo esto? Porque si una cosa en Estados unidos vale 100 y acá sale 300 por culpa de los impuestos, no se puede decir que eso uno no lo vea", afirma.

Karagozian insiste: estos impuestos son invisibles en la factura, pero no en el bolsillo del consumidor y las empresas. "Tampoco son invisibles los efectos que generan en la economía, que no son otros que la falta de inversión y el encarecimiento de los productos, algo que en el resto del mundo no existe", acota el empresario.

La falla en la Argentina está en que la política busca tener votos y para eso disminuyen los impuestos directos sobre los ciudadanos y aumentan los impuestos que van directo sobre las empresas.

En Miami, continúa Karagozian, al que compra algo se le cobra el 7% de impuesto a las ventas, pero ese porcentaje va directo al Estado, ni pasa por la empresa. "La falla en la Argentina está en que la política busca tener votos y para eso disminuyen los impuestos directos sobre los ciudadanos y aumentan los impuestos que van directo sobre las empresas. Entonces el intendente te cobra tasa de seguridad e higiene o publicidad (hay más de cien de ese estilo); después, las provincias te cobran Ingresos Brutos y otros, mientras que la Nación cobra Ganancias. Y todos piden que cobres a proveedores y clientes, y después te hacen responsable", comenta.

Ahora, no solo hay que ver cuánto dinero significa esto, sino cuántos miles de empresas ni siquiera vienen a la Argentina porque no quieren lidiar con este problema. "Es por eso que yo digo que otra consecuencia de los llamados impuestos invisibles son los ingresos inexistentes, que son aquellos que podrían traer las empresas que ni siquiera vienen al país por no querer enfrentar toda esta maraña impositiva", remarca Karagozian.

No son estas las únicas consecuencias nocivas que tiene el cúmulo de impuestos (los invisibles y los otros), ya que, tal como refiere Argañaraz, en una economía en la que reina una presión tributaria tan alta el incentivo a evadir es muy grande. "Entonces se produce el caso de la competencia desleal, porque aquel empresario que está en blanco está en inferioridad de condiciones respecto de aquel que no lo está y que, por lo tanto, tiene costos menores", reflexiona.

La mala noticia en materia impositiva es que, como pudo advertirse en los primeros meses de gobierno de Alberto Fernández (y también del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof ) , la baja de impuestos no será precisamente una prioridad, sino que más bien lo que se vislumbra es todo lo contrario. Así, el país seguirá teniendo una carga tributaria similar a la de los países nórdicos, pero con prestaciones estatales más parecidas a las de países en desarrollo. Parte de lo primero es invisible; lo segundo, no.

  • Edición visual: Gabriel Podestá, Florencia Abd y Jesica Rizzo

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.