Cuarentena. Inmobiliarias y fletes, expectantes por la normativa que los habilitará a operar

Todos los empleados deberán usar como mínimo cubrebocas
Todos los empleados deberán usar como mínimo cubrebocas
María Julieta Rumi
(0)
10 de mayo de 2020  • 20:24

Después de que el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, adelantara que, a partir del próximo jueves, las inmobiliarias volverán a abrir sus puertas y que se permitirá que los fletes realicen mudanzas los fines de semana, cámaras y empresas de ambos rubros esperaban mayores definiciones acerca de los protocolos que deberán llevar a cabo para evitar contagios por el Covid-19 . En este sentido, estaba previsto que el gobierno nacional publicara entre hoy y mañana una decisión administrativa, a la que le seguirá una resolución por parte de la Ciudad.

"Estamos expectantes de qué protocolo van a utilizar, pero lo importante es que el jueves ya abriremos para realizar tareas administrativas, concluir lo que teníamos acordado y cerrar nuevas contrataciones. Vamos a poner en práctica todo el sistema digital que estamos implementando, más firma digital y todo lo que tiene que ver con documentación originada digitalmente, y a comenzar a interactuar con lo que nosotros llamamos delivey inmobiliario. Estarán disponibles todos los medios de pago y se estudiarán distintas modalidades para funcionar de la mejor manera posible para no retroceder", afirmó Alejandro Bennazar, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA).

Tanto la CIA, como el Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires (Cucicba) y la Cámara de Empresas de Servicios Inmobiliarios (Camesi), presentaron protocolos para la actividad a distintas autoridades, pero finalmente el Ministerio de Desarrollo Económico y de Producción de la Ciudad elaboró uno que engloba a todo el comercio minorista (excluyendo a indumentaria y calzado), en consenso con todas las cámaras y con la validación del Ministerio de Salud porteño.

Según pudo saber LA NACION, a grandes rasgos, el protocolo establece que estarán dispensados de asistir al trabajo las personas incluidas en grupos de riesgo, que la atención será de lunes a viernes de 11 a 21 según el número de terminación del DNI del cliente (los días impares se atenderá a personas cuyo DNI termine en número impar y los días pares, a aquellos con terminaciones pares de documento); y que habrá que revisar y adecuar las diferentes tareas fundamentales para garantizar la distancia entre personas de al menos 1,5 metros.

Por otro lado, se aconseja que los empleados eviten el transporte público, no utilicen el celular en el lugar de trabajo ni compartan elementos de uso personal. En forma diaria se los consultará por síntomas compatibles con el Covid-19 y, en la medida de lo posible, se les tomará la temperatura.

En cuanto a los elementos de protección personal, serán seleccionados de acuerdo con la actividad y tarea a desarrollar. No obstante, el equipamiento debe constar para el caso de todos los trabajadores de un barbijo de tela lavable o cubrebocas.

En tanto, para el acceso al local el público debe calcularse de manera de que haya una persona cada 15m2 y, de ser posible, se colocarán mamparas o pantallas para separar al o los empleados del público en general.

Respecto de las mudanzas, según el protocolo que definió la Ciudad, deberán realizarse exclusivamente durante los fines de semana, con excepción de aquellas a raíz de relocalizaciones en el marco del programa de Regularización Urbana, que llevan adelante el Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC) y la Secretaría de Integración Social y Urbana.

Nuevamente, al igual que en los comercios, estarán dispensadas del deber de asistencia al lugar de trabajo las personas incluidas en grupos de riesgo y se recomendará revisar y adecuar las tareas fundamentales de manera de garantizar la separación de al menos 1,5 metros, mientras que se deberá usar el cubrebocas en todo momento.

Además de la limpieza y desinfección reforzada de los lugares de trabajo -que corre también para los comercios-, en los vehículos se desinfectará de manera regular el volante, el tablero, las palancas, puertas y picaportes, perillas y comandos, estéreo, espejos, etc. con solución alcohólica.

Consultado al respecto, Mario Pereyra, del Sindicato Único de Fleteros de la República Argentina, dijo que estaban conformes con la habilitación tanto por las fuentes de trabajo como por todos aquellos que están varados porque la cuarentena los sorprendió en un proceso de mudanza. "Primero tiene que estar la autorización municipal o de la gobernación y, en caso de que la persona se mude a un edificio, habrá que hablar previamente con el consorcio y el encargado del lugar. Una vez realizado esto, entra en escena el trabajo de los fleteros, que tienen un protocolo que respetar. Si todo eso sucede, no habría riesgo para nuestra población", aseguró, y dijo que se reunieron con el gobierno de la provincia de Buenos Aires y presentaron los papeles de pedido de mudanza municipio por municipio.

"El primer puntapié lo dio el gobierno de la ciudad de Buenos Aires, aunque hubo un precedente en el municipio de Saladillo en las últimas semanas que no generó impacto", agregó.

En diálogo con este medio, fuentes de la gobernación de la provincia dijeron que, después de la publicación del decreto de Nación, especificarán las particularidades que se establecerán para ese territorio en materia de mudanzas e inmobiliarias.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.