Daniel Arroyo. Qué dijo el ministro tras conocerse la cifra de pobreza

Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi
Francisco Jueguen
(0)
1 de octubre de 2020  • 03:36

Conocido el fuerte aumento de la pobreza en la Argentina, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, admitió la necesidad de "rescatar" a los nuevos pobres de la pandemia, nacidos de la pérdida de empleo e ingresos; de trabajar sobre la pobreza estructural a través de la mejora de la infraestructura, y de encarar un programa focalizado en la primera infancia.

El diálogo con LA NACION una vez difundido el nuevo dato de pobreza (40,9%) para el primer semestre del año que calcula la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), afirmó que los programas como la asistencia alimentaria y el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) sirvieron de colchón para moderar el aumento de la cantidad de pobres. Sobre el IFE, no aseguró su continuidad, algo que se está discutiendo por el elevado costo fiscal que tiene la medida.

"Realmente hubo mucha cobertura en este tiempo. Hubo dos momentos. Un primer trimestre en el que estábamos mejorando objetivamente y el segundo, que fue el de mayor cierre [de actividades], en el que el aumento de la pobreza fue significativo", dijo Arroyo, que señaló que la asistencia alimentaria llegó a 11 millones de personas y el IFE alcanzó a 9 millones de informales. "Esa asistencia lo que logró es generar un colchón para que esto no fuera aún peor", dijo.

El ministro de Desarrollo Social explicó que "hay nuevos pobres a partir de la pandemia", y también "una pobreza estructural" con personas que ya estaban en esa situación.

"Primero hay que rescatar a los que cayeron en la pobreza porque se quedaron sin trabajo o perdieron sus ingresos", dijo el ministro, que señaló que allí el Gobierno lanzó el programa Potenciar, para impulsar cinco sectores clave: construcción, textil, producción de alimentos, economía del cuidado, y recolección y reciclado de residuos urbanos.

"Luego hay que poner el foco en niveles de pobreza núcleo altos desde hace mucho tiempo", dijo Arroyo. En ese sentido, mencionó el programa de urbanización de 4400 villas que tenía el ministerio de María Eugenia Bielsa y que fue traspasado el lunes pasado a su órbita. Esa Secretaría de Integración Socio Urbana (SISU), en manos de una dirigente de la UTEP, maneja un fondo millonario con asignaciones que vienen de la recaudación del impuesto PAIS (a la compra de dólar ahorro) y que tendría además una partida significativa del "impuesto a la riqueza".

"No sólo es mejorar los barrios, abrir calles, crear espacios públicos, que las casas tengan pisos de material. Es un programa que va a generar empleo de mano de obra intensivo", dijo el ministro, que aseguró además que ya trabaja en un gran programa de primera infancia.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.