Duhalde, deuda y Mendiguren. Las definiciones de Domingo Cavallo sobre la economía

Cavallo volvió a disertar a la Fundación Mediterránea.
Cavallo volvió a disertar a la Fundación Mediterránea. Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Gabriela Origlia
(0)
6 de julio de 2020  • 16:42

CORDOBA.- Para Domingo Cavallo la nueva propuesta de canje de deuda es "buena, es razonable y espero que los acreedores la acepten". "Si no se llegara a un acuerdo cualquier salida será muchísimo más difícil -agregó-. La Argentina no va a conseguir crédito inmediatamente, así que la estrategia tendría que apuntar a que el ahorro de los argentinos se invierta en el país. Sólo se hará con reglas de juego que convenzan, con propuestas que se puedan concretar".

Ante la consulta de LA NACION sobre la viabilidad de la nueva propuesta de canje de deuda, afirmó que debe permitir recrear el crédito, pero que esta oferta no lo permitirá en el corto plazo. "Va a ser necesario a través de buenas reglas de juego recrear confianza para que haya crédito a tasas razonables. Será necesario enunciar un plan económico completo", dijo.

Respecto del mercado cambiario, su propuesta es permitir funcionar "libremente un mercado de divisas" en el que el Gobierno no intervenga ni para comprar ni para vender. "Facilitaría que mucha gente traiga dólares o use los que tenga", apuntó y señaló que cree que el Gobierno no lo hace por una cuestión ideológica. Admitió que "no es una gran solución" pero sí facilitar las operaciones.

Enfatizó que el Gobierno "debe dejar de cometer errores" y allí enumeró la idea de estatizar Vicentin, "no porque afecte los intereses de la familia, sino porque genera temor de quienes deben recurrir a las convocatorias de acreedores. Otra barbaridad que todavía no se concretó es la propuesta de (Oscar) Parrilli de eliminar la creación más rápida de empresas, como eran las SAS; el súper cepo que restringe importación de insumos y bienes de capital; el permitir que cada empresa negocie sus salarios en estas circunstancias especiales. Latam no se hubiera ido si hubiera podido hacerlo".

Para Cavallo, al sector privado "hay que facilitarle y no complicarle las cosas en este momento" para que se puedan "ir solucionando temas y seguir produciendo". En ese listado de errores incluyó los controles de precios. "La forma en cómo está interviniendo el Gobierno en la economía es ridículo, sólo va a entorpecer la recuperación", sintetizó.

El exministro disertó en el 43 aniversario de la Fundación Mediterránea; fue creada el 6 de Julio de 1977, por iniciativa de 34 empresas de la provincia de Córdoba, convocadas por Piero Astori, de quien es hija María Pía Astori, la actual presidenta. Junto a Astori estaba Fulvio Pagani (padre), dueño de Arcor. Cavallo -"el Mingo", como le llamó la titular de la entidad- fue el primer director del Ieral, el instituto de investigaciones económicas.

Un video sobre la historia de la Mediterránea, musicalizado con el tema "Sueña" cantado por Luis Miguel, fue el punto de partida del encuentro en la plataforma Zoom donde Cavallo volvió después de varios años sin hablar en los almuerzos organizados por la institución. Comenzó su disertación rescatando que el "ideario original" de la fundación "tiene hoy gran relevancia". Admitió que es una suerte de "lugar común" entre diferentes referentes comparar la actual crisis con la de 2001; a su criterio, ese es un "error, porque son dos situaciones muy diferentes".

"Ojalá Alberto Fernández se dé cuenta que no encontrará soluciones consultando a Eduardo Duhalde y a Ignacio De Mendiguren", dijo e insistió en que le preocupa "porque precisamente, esas ideas son las que llevaron al país a una situación límite en el '89 y son esas mismas ideas las que ahora desembocaron en esta crisis".

Ojalá Alberto Fernández se de cuenta que no encontrará soluciones consultando a Eduardo Duhalde y a Ignacio De Mendiguren""

"No voy a decir que vamos a terminar con una hiperinflación como hacen algunos, aunque tienen elementos -continuó-. Mi predicción es que vamos a seguir en recesión y con inflación cada vez más alta; en el 2023 vamos a estar como hoy". Comparó los efectos de la pandemia "al accionar de Duhalde" en 2002, cuando subieron la pobreza y el desempleo. "Es absolutamente ilusorio que Fernández crea que se saldrá de esta tragedia como se salió en 2003", reiteró.

Para Cavallo el único elemento en común entre las crisis de 2001 y la actual es que se originaron por el corte repentino en el flujo de capitales, un "aspecto que es común a todas las crisis" de la Argentina a lo largo de 200 años. "Es lo único en común", definió y agregó que la actual se parece más a la de 1988, que precedió a la híper del '89.

También diferenció el estado de la capacidad productiva de la actual coyuntura y la de 2001, cuando había habido un "fuerte" proceso de inversión y modernización. "Ahora hay muchos cuellos de botellas, las inversiones fueron escasas y en muchos casos ineficientes, en especial las realizadas por el Estado", remarcó. Las otras distinciones fueron la diferencia de comportamiento de las exportaciones y el volumen de ahorro privado acumulado. "Ahora no hay ahorros, los que se acumularon están fuera de la Argentina o en dólares billetes debajo del colchón o en cajas de seguridad".

"La solución que en el 2002 encontraron Duhalde y De Mendiguren -agregó- fue manotear esos ahorros y, después en el gobierno de Néstor Kirchner, los ahorros de las AFJP" lo que les permitió "financiar gasto público después de un período de austeridad impuesto por la realidad". Cavallo también enfatizó la diferencia de la inflación entre ambos períodos.

Para Cavallo la solución de esta crisis se debe encarar de la misma manera que la de 1988: aplicando el ideario de la Mediterránea. "La vocación del equipo era ayudar a la dirigencia política, no teníamos una preferencia partidista", señaló y recordó que le llevó su primer libro ("Volver a crecer") a Raúl Alfonsín. "Hoy estamos como en 1990, con un 'socialismo sin plan'", afirmó en referencia a un concepto que solía repetir Adolfo Sturzenegger.

Ojalá me equivoque y en algún momento reaparezca aquel Fernández que yo conocí y sobre el que me había hecho ilusiones.""

Repasó su relación con el presidente Fernández y dijo estar "absolutamente desilusionado" después de haber tenido expectativas cuando se fue del gobierno de Néstor Kirchner. "Ojalá me equivoque y en algún momento reaparezca aquel Fernández que yo conocí y sobre el que me había hecho ilusiones", sostuvo.

"Córdoba podría funcionar en la solución como fue en aquella época", apuntó en referencia a fines de los '70; sugirió sumar a los institutos existentes en la provincia a Guillermo Mondino y Joaquín Cottani. Añadió que él no participará "para no contaminar" porque estuvo "muy involucrado" en la política. Ante la consulta de qué autocrítica hace, afirmó: "Todo lo que hicimos, lo hicimos pensando en resolver los problemas del país" y descartó que la crisis del 2001 fuera consecuencia de lo realizado en los '90. Sostuvo que la "verdadera tragedia fue la del 2002".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.