Donald Trump anuncia por Twitter que restablece los aranceles al acero y al aluminio de la Argentina

La medida también afecta a Brasil
La medida también afecta a Brasil Fuente: AFP
Rafael Mathus Ruiz
(0)
2 de diciembre de 2019  • 08:44

WASHINGTON.- Imprevistamente y sin aviso, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció en Twitter que volverá a subir aranceles a las importaciones de acero y aluminio de la Argentina y Brasil, un duro golpe para la economía en medio de la crisis que desterró el acuerdo sellado hace tan sólo un año y medio por el gobierno de Mauricio Macri para preservar las exportaciones metalúrgicas.

Con la mente puesta en los comicios del año próximo, cuando buscará su reelección, Trump justificó la decisión en la renovada fortaleza del dólar, las ventajas que dejó la devaluación del peso y el real para la Argentina y Brasil en los últimos meses, y la necesidad de proteger a los agricultores del país, uno de los pilares de su "base" en varios estados cruciales del país, quienes han sufrido pérdidas por su guerra comercial con China.

"Brasil y la Argentina han estado presidiendo una devaluación masiva de sus monedas, lo cual no es bueno para nuestros agricultores. Por lo tanto, y con vigencia inmediata, restableceré los aranceles a todo el acero y el aluminio que se envíe a los Estados Unidos desde esos países", anunció Trump en Twitter.

Preocupado por la fortaleza del dólar, el mandatario instó a la Reserva Federal (Fed, en la jerga) a impedir que los países se "aprovechen" depreciando sus monedas, e insistió además en que la Fed debería bajar la tasa de interés para impulsar la economía. "¡Bajen las tasas y alivien, Fed!", cerró el mandatario en su mensaje en Twitter.

La decisión de Trump golpeó y tomó por sorpresa a dos aliados estratégicos de Washington en América latina, y volvió a mostrar la manera en la que Trump supedita la política exterior a sus necesidades políticas internas. La movida tomó totalmente desprevenidos a los dos mandatarios con los cuales tiene mejor relación en América latina, Mauricio Macri, a quien llamó "mi amigo" y conoce desde hace más de 30 años, y Jair Bolsonaro, apodado "el Trump del trópico".

Macri y Bolsonaro se habían preocupado por construir un estrecho vínculo con la Casa Blanca. La movida del mandatario republicano llegó en el epílogo del gobierno de Macri, cuando faltan ocho días para la asunción de Alberto Fernández. La Cancillería dijo que negociará una solución, una tarea que quedará para el próximo gobierno, y que podría convertirse en el primer test para la relación bilateral de la presidencia de Fernández.

Pese al buen vínculo, el gobierno argentino se enteró de la decisión de Trump por Twitter. Lo mismo ocurrió con las empresas. La decisión echó por tierra el acuerdo firmado en mayo de 2018, cuando Trump se comprometió a mantener un cupo de importaciones de acero y aluminio exento de los nuevos aranceles. En su momento, el gobierno de Macri consideró ese acuerdo "un logro". Brasil también tenía un cupo, al igual que otros países, como Corea del Sur. Antes de los aranceles y de la cuota, la Argentina vendía acero y aluminio por unos US$ 700 millones anuales a Estados Unidos.

"Es inesperado para todos, para nosotros, para Brasil y para el sector privado", dijo el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica. .

Ahora, en la antesala de un año electoral complicado, Trump vuelve a imponer un cepo proteccionista en busca de favorecer a la industria metalúrgica y a los granjeros. El presidente necesita blindar el apoyo de su coalición en los cruciales estados de Iowa, Wisconsin, Michigan Ohio y Pensilvania, golpeados por su guerra comercial con China. La incógnita: ¿qué beneficio puede obtener Trump de la Argentina y Brasil para mejorar la situación de los granjeros estadounidenses, golpeados por esa guerra comercial?

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, dijo en una entrevista con la cadena Fox que Trump podría reavivar aranceles a China si la firma del primer paso del acuerdo comercial entre las dos potencias se modera. Al ser consultado sobre los aranceles a Brasil y la Argentina, Ross afirmó: "Aun nuestros amigos tienen que vivir según las reglas".

El funcionario dijo que creía que Trump estaba preocupado por el impacto de la devaluación de las monedas era un "factor justo" a ser considerado. "Él sintió que tenía que hacer algo al respecto", dijo, sobre Trump.

Monica de Bolle, economista senior del Instituto Peterson de Economía Internacional, dijo a LA NACION que la decisión no tiene nada que ver con la Argentina o Brasil, sino con la reciente fortaleza del dólar, y la necesidad de Trump de enviar una señal a su base en el inicio de la campaña presidencial. Los granjeros de Estados Unidos han sufrido un duro revés con la guerra comercial con China, y son uno de los pilares de la coalición trumpista. De Bolle dijo que Trump puede estar buscando presionar a la Argentina y Brasil para que exporten menos a China, y de esa forma beneficiar a los agricultores norteamericanos.

"Es todo político, no hay un razonamiento económico para esto", afirmó De Bolle.

Benjamin Gedan, director del Argentina Project en el Centro Woodrow Wilson, arraigó la movida de Trump en la política interna de Estados Unidos más que en la relación bilateral con la Argentina o Brasil, o en China, cuyo avance en la región preocupa a Washington.

"Esta administración siempre ha priorizado el proteccionismo económico, incluso a expensas de relaciones internacionales valiosas. Podría decirse que Bolsonaro es el líder latinoamericano favorito del presidente Trump, pero eso no lo protegió de estas medidas", indicó Gedan.

"En muchos aspectos, Estados Unidos ya no tiene una política exterior", agregó. "Claramente, el presidente de salida en la Argentina no tiene influencia en la relación, y el presidente electo está mal posicionado para solicitar un trato favorable, que Macri consiguió la última vez que la Casa Blanca amenazó con una acción similar. Pero, en última instancia, esto se trata de política interna", cerró.

Trump siempre ha utilizado los aranceles a las importaciones de Estados Unidos para conseguir objetivos políticos o económicos. Este año, por ejemplo, Trump forzó al gobierno de Andrés Manuel López Obrador a desplegar una ofensiva contra las caravanas de inmigrantes de América Central con una amenaza de aranceles a las importaciones de México.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.