Inversiones en el exterior: cuáles pueden hacerse y qué se debe tener en cuenta

Santiago Bulat
(0)
2 de agosto de 2020  • 00:00

1 Contexto. Si analizamos la historia económica argentina, uno de los datos que más llaman la atención es que tomando un promedio de inversión en plazo fijo (o una inversión de corto plazo en tasa de interés), desde comienzos de 1900 hasta el día de hoy fueron más los períodos en los que un inversor argentino perdió por "ahorrar" en pesos que los períodos en los que pudo ganarle a la inflación, un hecho que atenta contra uno de los incentivos principales de cualquier moneda: ser reserva de valor. Este historial tiene su correlato en el presente. La cantidad de dinero que tienen invertido los argentinos en activos del exterior llega a US$228.000 millones, una cifra que equivale a 60% del PBI. Es el pico máximo histórico.

2 Cedear. Una de la formas de invertir en activos del exterior es a través de los Cedear (certificados de depósitos argentinos), que permiten invertir en instrumentos que son operados localmente y que representan acciones que cotizan en mercados extranjeros. De esta forma, un inversor de la Argentina puede comprar activos de compañías del exterior sin la necesidad de tener una cuenta afuera, dado que estos se comercializan localmente y en pesos. Una ventaja de esta inversión es que permite tener cobertura frente las variaciones en el valor de la moneda, dado que su cotización tiene implícitos los movimientos del tipo de cambio del contado con liquidación (CCL).

3 Fondos comunes. La inversión en fondos comunes de inversión administrada por un profesional idóneo permite desligarse de la tarea de elegir activos puntuales y otorga la posibilidad de acceder a diferentes instrumentos que, de querer hacerlo de manera individual, no sería posible por el monto mínimo de entrada a esas colocaciones. Hay opciones de FCI locales y offshore. Los últimos corresponden a fondos que cotizan exclusivamente en el exterior y a los que se puede acceder al tener una cuenta en un broker de otro país y, en ocasiones, también desde un broker local, dedicado a invertir en diferentes activos exclusivamente extranjeros. Localmente, los FCI Latam permiten invertir en bonos soberanos y corporativos de países de la región y pueden incluir hasta un 25% de activos de otro mercado (en general, eso queda cubierto por Letras del Tesoro norteamericano). De esta manera, el ahorrista escapa al riesgo exclusivamente argentino, aunque presenta algunas limitaciones: sus valuaciones están ligadas al tipo de cambio oficial y la suscripción se realiza utilizando dólares (locales o CCL).

4 Cuenta en el extranjero. Alejarse aún más del riesgo local implica abrir una cuenta afuera. Hay dos grandes categorías: los inversores minoristas y los grandes. Para los grandes, la operatoria más común se da a través de bancos consolidados que prestan servicios a clientes a partir de cierto monto. En el caso de los minoristas, las cuentas pueden abrirse a través de Alycs (agentes de liquidación y compensación) que operan localmente, con los cuales haya un convenio previo; la custodia de los títulos valores adquiridos estará entonces en el exterior, en su "caja de valores" correspondiente. Los costos operativos dependerán de la forma de operar de las plataformas, en las cuales se generan comisiones implícitas o explícitas y un posible precio por el mantenimiento de cuenta.

5 Impuestos. Un factor relevante es la cuestión tributaria. Mientras seamos residentes argentinos continuaremos tributando localmente, pese a que las inversiones se encuentren en el exterior. E incluso tributaremos más, dado que la tenencia de activos en el exterior está gravada con una alícuota mayor en Bienes Personales, hecho que obliga al inversor a optar por opciones más riesgosas y peor calificadas con el fin de obtener rendimientos positivos. La urgente necesidad de generar confianza e incentivos para desarrollar nuestro propio mercado será tema de otra columna no tan lejana.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.