El ajuste, las jubilaciones y los aumentos que no son tales

Claudio Lozano
Claudio Lozano PARA LA NACION
El nivel de suba de haberes los deja por detrás de la inflación a mediano plazo
(0)
17 de febrero de 2019  

La administración del gasto social para 2019 tiene trazada una ruta de ajuste y recorte. El plan del oficialismo prevé alcanzar la meta de déficit fiscal 0, lo que implica un ahorro de 400.000 millones de pesos. En este contexto, el gasto en jubilaciones, que representa el 77% del gasto social, es la pieza codiciada por el plan de ajuste con el principal objetivo de transferir recursos hacia el pago de los costos de la deuda.

Recientemente, se conoció que la fórmula de movilidad da como resultado un aumento de 23,8% para el primer semestre. El aumento que se aplicará en el mes de marzo (11,83%) corresponde al escenario de inflación y salarios acontecido entre julio y septiembre de 2018, y el aumento de junio de 2019 (10,74%) refleja lo sucedido entre octubre y diciembre. Si bien es cierto que los recientes resultados arrojados por la fórmula son los más altos desde su reformulación, esto se debe a los efectos que en la inflación tuvo el golpe devaluatorio durante la segunda parte del año 2018.

Por lo tanto, esta fórmula cumple una función "desactualizada" de actualización. Los números presentados superan la inflación proyectada (23,8% versus 15% de inflación, si se considera una pauta anual de suba de precios de 30%). Pero, en realidad, encubren una pérdida que no será recuperada.

Existe un juego regresivo en la combinación de una fórmula que, en apariencia, considera el 70% de inflación y el 30% de la variación de los salarios, pero que a la vez dilata dicha actualización en el tiempo. No es un error de diseño. Cuando finalmente la fórmula refleja el salto de inflación de seis meses atrás, la política de contención salarial desplegada reduce la magnitud de la actualización.

No se cumple con la indexación de los haberes y, además, cuando se concreta, resulta ser insuficiente porque el componente más importante para la actualización -la inflación- pierde dinamismo al combinarlo con evoluciones salariales inferiores (durante el tercer trimestre de 2018, mientras que la evolución del Índice de Precios al Consumidor fue de 14,11%, el aumento del indicador salarial llamado Ripte fue de 6,5%, y durante el cuarto trimestre la inflación fue del 11,5% y la variación del Ripte, de 8,9%.

En los tres años que van de la gestión de Cambiemos se acumula una inflación del 157%, que se traduce en una pérdida del nivel real de haberes (medido por su capacidad de compra) de 15,5%.

Los ocho puntos de recuperación que para el primer semestre del año propone la fórmula de movilidad suponen que el valor real de las jubilaciones y pensiones quedará un 6% por debajo del nivel existente en diciembre de 2017 y un 9% por debajo del nivel previo al inicio de la política del actual gobierno.

Presidente de Unidad Popular y Coordinador del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.