El BCRA reinstauró una norma y activó el temor al control de cambios

Lacunza, ayer, en un día de mucha tensión en los mercados
Lacunza, ayer, en un día de mucha tensión en los mercados Crédito: Rodrigo Néspolo
Dispuso que los bancos deben pedir autorización antes de disponer de sus utilidades; por esto y los dichos del senador Cobos, voló el "dólar cable"
Javier Blanco
(0)
31 de agosto de 2019  

El Banco Central (BCRA) reinstauró ayer una norma que obliga a los bancos a contar con una autorización previa explícita suya antes de poder distribuir sus utilidades,

La medida, que algunos interpretaron en el mercado como el preludio de un eventual control general de capitales, fue justificada por el ente rector en la necesidad de asegurar que el sistema opere y cuente con la mayor liquidez posible "para evitar cualquier tipo de falta de dinero", explicó en un comunicado.

La asociación que se hizo en el mercado con relación a una probable avanzada de mayores controles cambiarios deriva de dichos del senador oficialista Julio Cobos, quien por la mañana, en una entrevista radial, había sostenido que si el plan de reperfilamiento de la deuda de corto plazo no llegaba a funcionar, el Gobierno "no tendrá otra alternativa que establecer el control de cambios" para estabilizar las reservas.

Esto hizo creer que esa eventual medida (que se había rumoreado que estuvo entre las alternativas evaluadas antes de los últimos anuncios) podría estar en consideración del equipo económico si el dique de contención diseñado finalmente no logra los resultados que esperaban.

Lo que el BCRA por lo pronto hizo fue reinstalar a través de la comunicación A 6768 una obligación que los bancos ya tuvieron entre los años 2006 y 2018: la de contar con su autorización previa antes de disponer la distribución de sus resultados.

No debieron cumplir con ese paso los años previos a 2006 porque tenían directamente prohibida la distribución de utilidades, ya que debían usar esos fondos para recapitalizarse tras el quebranto generalizado que les produjo la implosión de la convertibilidad a fines de 2001.

Y de él fueron exceptuados recién el año pasado, para que el mercado local de capitales pudiera recuperar la calificación de "emergente" por parte de Morgan Stanley Capital Investment (MSCI), que se volverá a perder ahora ya que una de sus condiciones es la libertad irrestricta para mover capitales.

La explicación del BCRA

Ante el revuelo que generó la medida (comunicación A 6768, circular 1348), que entró en vigor ayer mismo y aceleró fuerte la fuga de divisas, el BCRA explicó que la medida alcanza solo a "las entidades financieras y a ningún otro tipo de empresa".

Además agregó que se dispuso para tratar de garantizar que se mantenga la liquidez del sistema, para "que los depositantes puedan hacer los retiros que demanden, si tienen algún tipo de duda o temor".

"No es cepo ni corralito, es una medida para garantizar que los dólares y los pesos estén cuando los vayan a buscar los ahorristas", enfatizaron desde la entidad.

Sin embargo, la oleada de desconfianza provocó un salto del 9,3% en el día en el "contado con liquidación" o "dólar cable", que se opera a través de activos que tengan cotización local y en el exterior a la vez, y que cerró a un promedio de $65,20, es decir, $3,17 arriba del tipo de cambio oficial. "Una locura", explicó a LA NACION un experimentado operador bursátil local.

Para Miguel Zielonka, director asociado de la consultora Econviews, la norma del BCRA busca "verificar los resultados de las entidades bancarias antes de autorizar el pago de dividendos", algo lógico tomando en cuenta que "el deterioro de las condiciones en la Argentina afecta los activos de los bancos y puede causar diferencias en su valuación", según explicó.

"No creo que el principal objetivo sea el cambiario, aunque puede sea un adicional. Entiendo que el regulador busca velar por la calidad de activos y asegurar un alto nivel de capitalización de los bancos", dijo a la agencia Reuters Rodrigo Benítez, director del Estudio Alpha. "En principio lo que se limita es la distribución y no el giro. Igualmente, en este caso, si se distribuyeran dividendos, el accionista seguramente hubiera buscado dolarizar esa posición", agregó, reconociendo que algún objetivo cambiario puede haberse colado en ella.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.