Montoya. El cordobés que quiere manejar un club de fútbol y aspira a conducir la AFIP

Montoya,antes de acercarse al Frente de Todos, colaboró con el cordobés De la Sota.
Montoya,antes de acercarse al Frente de Todos, colaboró con el cordobés De la Sota. Fuente: Archivo - Crédito: Hernán Zenteno / LA NACION
Gabriela Origlia
(0)
22 de octubre de 2019  • 17:07

CORDOBA.- Santiago Montoya fue titular de la Agencia de Recaudación de Buenos Aires ( ARBA ) durante la gestión de Felipe Solá y en una parte de la de Daniel Scioli . Ahora, es uno de los candidatos a dirigir la AFIP si Alberto Fernández es electo. Con Córdoba, su provincia natal, mantiene un vínculo signado por el deporte: aspira a convertirse en presidente del club Belgrano , en cuya vida institucional participa activamente.

No es la primera vez que su nombre suena para la AFIP. En 2007 apareció entre los posibles sucesores de Alberto Abad ; su nombre se hizo más conocido por los operativos de secuestros de camionetas 4x4 y autos de lujo de deudores en los countries bonaerenses.

"No recibí un ofrecimiento de ningún tipo; tengo una carrera de trabajo en políticas públicas no sólo en la Argentina sino en seis países de Latinoamérica en distintos temas, pero con acento en el tributario -dijo Montoya a LA NACION-. Claro que 'no hay cura que no piense en llegar a obispo'; llegar a la AFIP sería un gran logro y una gran responsabilidad para mí".

Aseguró que no le presentó "ningún plan" para el organismo a Fernández, pero admitió que mantienen una relación de amistad de más de 25 años, cultivada más intensamente cuando ambos estuvieron fuera de la administración pública. "Hablamos de políticas públicas, de Belgrano y de Argentinos Juniors -agregó-. No hace falta que le presente nada, porque sabe lo que pienso. Mi 'lema' es impuestos más baratos, pero pagados por todos".

Respecto del tema impositivo, planteó que en el país se atraviesa "una crisis terminal; hoy no está resolviendo el abastecer suficientemente al sector público y, además, ahoga a la actividad productiva". Entiende que se requiere de una "reforma estructural" y que las administraciones tributarias deben estar preparadas para afrontarlas.

"La Argentina optó por pescar en la pecera, que es el camino más simple; hay que ensanchar la base tributaria y preparar la estructura para que una reforma no implique el riesgo de desfinanciar al Estado", agregó.

Recordó que para muchos era "muy duro" cobrando impuestos, pero rechazó que sea así: "El primer paso es bajar la presión tributaria sobre quienes pagan el costo de una estrategia tributaria equivocada; el segundo paso es bajar la presión tributaria global. Cuando yo me fui de ARBA era el 28% y ahora es el 33%", recuerda.

CORTOCIRCUITO

Cuando rechazó un pedido del expresidente Néstor Kirchner de encabezar la lista de candidatos a concejales de San Isidro, el "no" generó un cortocircuito con el ala dura del kirchnerismo y terminó afuera de ARBA.

"Desde el oficialismo hemos perdido la capacidad de escuchar a la sociedad, a los líderes opositores y a los sectores productivos", dijo en el comunicado por el que declinaba la oferta y generó una crisis entre el Estado Nacional y el Provincial.

Montoya desembarcó como presidente del Grupo Bapro y en 2015 tenía intenciones de candidatearse para la gobernación de Buenos Aires , pero Scioli le pidió "priorizar" la campaña nacional. En 2017 apoyó la candidatura de Florencio Randazzo , el exministro del kirchnerismo que también se sumó a las huestes de Fernández.

Antes del acercamiento al Frente de Todos, Montoya colaboró con José Manuel de la Sota cuando el cordobés -quien se mató en un accidente hace poco más de un año- trabajaba para ser candidato a presidente y "unificar" el peronismo.

Diferentes fuentes que lo conocen y tratan lo definen como "independiente; le gusta manejar su propio tablero". Economista y licenciado en Administración de Empresas, siempre se ocupó más de "ejecutar que de los problemas macro".

Fue el autor del proyecto de regionalización administrativa de Buenos Aires; apuntaba a descentralizar las estructuras gubernamentales, dividiendo el distrito en varias regiones para potenciar el desarrollo del interior. Tuvo el apoyo de Scioli en la iniciativa.

Además de sus aspiraciones políticas, Montoya ratificó que se presentará en las próximas elecciones (2020) en Belgrano; ya fue candidato hace dos años, y perdió ante el actual oficialismo. "Yo aprendí de (Rodolfo) D'Onofrio y él dice que lo primero es el proyecto. Tenemos que revisar el proyecto y fortalecer el equipo. Tenemos que ser mejores", afirmó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.