El FMI empeoró su pronóstico para la economía argentina: prevé una caída del 9,9% este año

El Fondo ofreció otro panorama desolador.
El Fondo ofreció otro panorama desolador. Fuente: Archivo
Rafael Mathus Ruiz
(0)
24 de junio de 2020  • 10:03

WASHINGTON.- El Fondo Monetario Internacional ( FMI ) empeoró su pronóstico para la economía argentina al proyectar una caída este año del 9,9% en medio de la pandemia del coronavirus , la peor debacle -por ahora- desde el fin de la convertibilidad. El Fondo prevé un rebote el año próximo, con un crecimiento del 3,9%, también inferior a su proyección anterior.

El devastador horizonte que trazó el Fondo para el país al actualizar las proyecciones de su informe Panorama Económico Mundial (WEO, según sus sigla en inglés) dista de ser una excepción: el organismo empeoró todos sus pronósticos respecto de sus cálculos de abril, cuando la pandemia apenas había comenzado a golpear a Occidente. La economista Jefe del FMI, Gita Gopinath, dijo que ahora prevén "una recesión más profunda para 2020, y una recuperación más lenta para 2021". Para América Latina, ese panorama puede llevar a una recesión más parecida a una "L" que una "V".

El FMI prevé que el mundo se contraerá un 4,9% este año, la peor recesión desde la Gran Depresión que comenzó en 1929, casi dos puntos más profunda que la caída pronosticada hace apenas tres meses. La retracción será "sincronizada", al impactar tanto a las naciones desarrolladas como al mundo emergente. El 95% de los países cerrará el año empobrecido al sufrir una caída en su ingreso per cápita.

"Estas proyecciones implican una pérdida acumulada para la economía global durante dos años de más de 12 billones de dólares por esta crisis", escribió Gopinath en su comentario que acompañó las proyecciones.

Con todo, el derrape que sufrirá la economía argentina -que podría llegar a ser peor que la debacle de 2002, luego del fin de la convertibilidad, cuando la economía cayó un 11,5%- apunta, por ahora, y al menos en los números del Fondo, a ser más leve que la de otras economías desarrolladas y emergentes.

Los números del Fondo incluyen un club lapidario de países que ya apuntan a sufrir una recesión de dos dígitos: Francia (-12,5%), Italia (-12,8%), España (-12,8%) y el Reino Unido (-10,2%), y, en América Latina, México (-10,5%). El Fondo estimó que la economía de Estados Unidos, primera potencia global, se desplomará un 8%, mientras que China aparece como la gran excepción: crecerá sólo un 1 por ciento.

Aviones en tierra, una de las postales de la pandemia.
Aviones en tierra, una de las postales de la pandemia. Fuente: Reuters - Crédito: Nick Oxford

El Fondo insistió en la misma advertencia que había hecho en abril: existe aún un "alto grado de incertidumbre" y, por ende, un claro riesgo a que las proyecciones empeoren aún más, sobre todo si se producen nuevas olas de infecciones en ausencia de un tratamiento efectivo contra el Covid-19 y una vacuna que permita desterrar definitivamente la pandemia. Gopinath apuntó a otro riesgo relevante para la Argentina: que se endurezcan "rápidamente las condiciones financieras, desencadenando problemas de deuda".

Gopinath elogió la ofensiva de los gobiernos para acolchonar a las economías con planes de estímulo fiscal. El apoyo fiscal global ahora supera los UD$10 billones, afirmó, y la política monetaria ha disminuido drásticamente las tasas de interés e inyectado liquidez. Estas medidas, indicó, lograron "evitar quiebras a gran escala, ayudando así a reducir cicatrices duraderas y ayudando a una recuperación".

Por los planes de estímulo fiscal del gobierno de Alberto Fernández y la caída de la recaudación por la recesión, el banco de inversión J.P. Morgan prevé que el déficit fiscal primario de la Argentina llegará este año al 5,6% del producto bruto interno.

La ofensiva contra la pandemia también deja problemas a futuro. Entre los desafíos para el mediano plazo, Gopinath remarcó el aumento de la deuda pública. "Se prevé que la deuda pública alcance este año el nivel más alto en la historia registrada en relación con el PBI, tanto en los mercados avanzados como en los emergentes y en las economías en desarrollo", indicó.

"Los países necesitarán marcos fiscales sólidos para la consolidación a mediano plazo, mediante la reducción del gasto excesivo, la ampliación de la base impositiva, la minimización de la evasión fiscal y una mayor progresividad en la tributación en algunos países", afirmó la economista.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.