El grupo afín a Fernández quiere ser escuchado en la UIA

Miguel Acevedo, presidente de la UIA
Miguel Acevedo, presidente de la UIA Fuente: Archivo
La corriente Industriales, encabezada por De Mendiguren, le transmitió ayer sus propuestas a Miguel Acevedo, líder de la entidad
Francisco Olivera
(0)
28 de agosto de 2019  

Casi al anochecer, terminada la jornada institucional, dirigentes del Grupo Industriales, la corriente interna fabril más proteccionista, se quedaron conversando ayer con Miguel Acevedo, presidente de la Unión Industrial Argentina, con un propósito no explícito, pero sí evidente: sienten que todos sus pronósticos sobre el gobierno de Mauricio Macri se han ido cumpliendo, están ideológica y hasta físicamente más cerca de Alberto Fernández y, por lo tanto, reclaman ser escuchados.

Acevedo prestó atención a las propuestas. Lo acompañaba Alberto Álvarez Saavedra, del sector de los laboratorios y, como el líder de la UIA, miembro de Celeste y Blanca, la línea interna más afín a la apertura económica. Ya había pasado no solo la reunión interna de comité ejecutivo, sino también una conferencia que incluyó la presentación de tres economistas, a los que se convocó para constatar la complicada situación económica: Marina Dal Poggetto, Andrés López y Daniel Heynmann.

El Grupo Industriales está integrado por muchas pequeñas y medianas empresas muy castigadas por la crisis. Con Acevedo estuvieron los metalúrgicos Juan Carlos Lascurain y Carlos Garrera; el santafesino Guillermo Moretti; Adrián Kaufmann, de Arcor, entre otros, y un textil a quien el momento político colocó de ambos lados de la conversación: José Ignacio de Mendiguren, diputado del massismo y, durante la campaña, quien más colaboró para acercar a Axel Kicillof, candidato a gobernador del Frente de Todos, a los empresarios.

La relación con Kicillof describe de alguna manera el cambio de vientos en el establishment. Desoído por las empresas hasta antes de las elecciones, desde el 11 de agosto parece haberse generado hacia él una mayor empatía. Mendiguren lo acompañará hoy a la sede de la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires, donde se resolverá el modo de incluirlo en el último panel del acto en que la central bonaerense celebrará el Día de la Industria el 3 y el 4 del mes próximo en Costa Salguero. La apertura está desde hace rato reservada a la gobernadora María Eugenia Vidal.

Es el equilibrio al que estarán condenadas las entidades fabriles desde ahora hasta octubre. La UIA, por ejemplo, mantiene su intención de invitar el lunes a Macri al cóctel de su día, pero empezará a convocar a los otros candidatos a partir de la semana siguiente. Ayer, en la reunión de comité, se insistió en la necesidad de mostrarse como institución alejada de la política partidaria. Misión imposible.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.