Qué es el riesgo país y por qué está jugando en contra de la Argentina

El índice escaló más de 120 puntos en el último mes
El índice escaló más de 120 puntos en el último mes Fuente: Reuters
(0)
29 de abril de 2019  • 15:09

El riesgo país es un termómetro del contexto político y económico, y es tenido en cuenta tanto por los inversores como por las empresas y los estados que buscan financiamiento.

En concreto, es un índice creado por el banco JP Morgan que compara los rendimientos de los bonos de largo plazo de cada país con respecto al de Estados Unidos, que está considerado el activo menos riesgoso del mundo.

La caída en el precio de los bonos argentinos en el mercado, en un contexto de incertidumbre política y dudas por la capacidad de pago de la deuda local en los próximos años, motivó una suba en el indicador, que hoy se ubica a 1009 puntos. Ayer había cerrado en 945 puntos.

De esta forma, llegó a un récord para la gestión de Mauricio Macri. Es, a su vez, el valor más alto desde el 21 de febrero de 2014, cuando marcó 951 puntos. Además, volvió a superar os 1000 puntos. La última vez que lo había hecho fue el 5 de febrero de 2014, cuando tocó los 1018.

Análisis en LN

10:55
Video

Es decir que, si el sector público quiere pedir dinero prestado en el exterior, debe pagar 10,19 puntos porcentuales más del rendimiento que se le pide a un bono estadounidense de largo plazo, que hoy se ubica en 2,57%. Por lo tanto, el Tesoro solo conseguiría financiamiento si paga una tasa no menor de 12,76%, un valor elevado que virtualmente cierra el acceso a los mercados de crédito internacionales para el país.

En la comparación local, Brasil tiene un riesgo país de 241, Chile 126, México 291 y Bolivia 249.

"El riesgo país, conocido como EMBI, mide cuánto le está exigiendo el mercado al bono local por encima al que le exige a Estados Unidos", define Martín Vauthier, economista de la consultora EcoGo.

"Es el adicional que te exigen los inversores para que inviertan en tu país. Un país muy riesgoso debe pagar mucho más y la Argentina es un defaulteador serial, de por sí tiene un piso estructural", agrega Fausto Spotorno, director de Centro de Estudios Económicos.

Cuando Mauricio Macri asumió la administración, el 10 de diciembre de 2015, el riesgo país estaba en 480 puntos básicos, y se mantuvo entre los 400 y 500 en los primeros dos años de Gobierno, que incluyó un fuerte salto en un día, por razones técnicas, de más de 100 puntos en abril de 2016 cuando el país salió del default.

En 2017, luego de la victoria oficial en las elecciones legislativas, el riesgo país llegó a caer a 346 puntos y se mantuvo en el margen de los 300-400 puntos hasta el 22 de febrero de 2018. Desde entonces, a medida que se intensificaba la salida de capitales y subía el tipo de cambio, el riesgo país se disparó hasta los 783 el 4 de septiembre, unos días después de que el dólar subiera casi 5 pesos en un día.

Con la confirmación de un nuevo acuerdo con el FMI y el debut sin sobresaltos de la nueva política monetaria, en su momento el riesgo país bajó lentamente, pero, a los 15 días, tuvo un nuevo repunte de desconfianza de los inversores hizo trepar el índice a 737 puntos para la Argentina.

"Hay tres factores que explican la subida del EMBI, -dice Vauthier-. Dentro del componente local incide mucho la incertidumbre política y, más allá de los nombres, las expectativas de cuál será el rumbo económico del país después de diciembre 2019: ¿Qué pasará con el FMI? ¿Habrá un nuevo control de capitales? ¿Seguirá bajando el déficit fiscal? Junto a la recesión muy fuerte que atraviesa la Argentina, lo político es el principal argumento que le establece un piso a la baja del riesgo país".

Sobre cómo afecta al sector privado, el analista explicó: "En teoría, nadie puede tomar deuda más barata que el Estado, que tiene la capacidad de sacarle plata a los contribuyentes para pagarla. A la hora de competir con las empresas multinacionales, las nacionales tienen costos más altos porque tienen que financiarse a tasas más altas".

Federico Tomasevich, de Puente Hermanos, indicó: "Hay una situación de vulnerabilidad muy alta y en gran parte eso se refleja en un riesgo país alto. Además, hay un frente político que se abre con las elecciones y donde no está claro la continuidad del Gobierno, lo que trae intranquilidad a los inversores locales e internacionales".

Los 945 puntos básicos de riesgo país todavía están lejos de los 1965 puntos a los que llegó a estar la Argentina el 14 de noviembre de 2008, en plena crisis financiera internacional, o cuando batió el récord del riesgo país más alto del mundo, el 26 de diciembre de 2001, con 5495 puntos básicos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.