Emergencia. Los puntos económicos más destacados del proyecto de Kicillof

Axel Kicillof, gobernador de la provincia de Buenos Aires, sucedió a María Eugenia Vidal; este año, el distrito enfrenta vencimientos de deuda por US$2705 millones
Axel Kicillof, gobernador de la provincia de Buenos Aires, sucedió a María Eugenia Vidal; este año, el distrito enfrenta vencimientos de deuda por US$2705 millones Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford
Esteban Lafuente
(0)
20 de diciembre de 2019  • 13:19

Renegociar la deuda, congelar tarifas para avanzar en la renegociación con los concesionarios de servicios públicos, prorrogar el presupuesto provincial y una moratoria para pymes. Estos son algunos de los elementos centrales de la ley de Emergencia Económica que el gobernador Axel Kicillof llevó a la Legislatura de la provincia de Buenos Aires y que fue aprobada esta madrugada.

La normativa tiene múltiples puntos en común con el proyecto presentado por Alberto Fernández ante el Congreso nacional, y permite al Ejecutivo a redireccionar partidas y renegociar o rescindir contratos firmados.

El texto declara las emergencias en infraestructura, hábitat, vivienda y servicios públicos; seguridad pública; política y salud penitenciaria, y administrativa y tecnológica. De esta manera, busca crear herramientas y asumir facultades para la "prestación de servicios y ejecución de contratos" en los tres poderes y en las distintas dependencias del sector público.

Uno de los puntos que introduce el proyecto de ley es la autorización al Poder Ejecutivo para renegociar o rescindir contratos. Esto incluye convenios por la ejecución de obras públicas, compras de bienes y la prestación de servicios en la provincia. Según las autoridades, esta facultad comprende "la existencia de múltiples contratos en suspenso" firmados en gestiones anteriores.

Inicialmente, la vigencia de la declaración de las emergencias era por dos años, con la facultad del Ejecutivo a extenderlas por única vez por otros dos años. Finalmente, la Legislatura aprobó que se extienda inicialmente por 2020.

Al igual que en la administración nacional, la renegociación de la deuda aparece como uno de los temas más desafiantes para la gestión de Kicillof. En ese contexto, el proyecto de ley de Emergencia faculta al Ejecutivo a "llevar adelante las gestiones y actos necesarios" para "recuperar y asegurar la sostenibilidad" de la deuda pública.

Buenos Aires es la provincia con mayor endeudamiento del país. Solo en 2020 enfrenta compromisos por US$2705 millones, con US$725 millones que vencen en enero próximo. Según estimaciones de la consultora Elypsis, la deuda total de la mayor provincia del país llegó a US$11.907 millones al final del tercer trimestre de este año, un monto que equivale al 84% de sus ingresos anuales (el promedio de las provincias en esa variable es del 52%).

Otras iniciativas replican el modelo propuesto por Alberto Fernández para la administración nacional. Entre otras, la que plantea la creación de un programa de emergencia dirigido a pymes y faculta al Ejecutivo a abrir una moratoria fiscal para deudas vencidas en esa categoría de empresas.

Según este esquema, la agencia de recaudación bonaerense (ARBA) abrirá un registro para micro empresas y pymes con obligaciones impagas ante el ente recaudador al 31 de diciembre, y obligará a quienes se acojan a la moratoria a mantener su dotación de personal. El esquema ofrece alternativas de pago al contado, en tres cuotas sin interés y en un plazo de 10 años (120 cuotas).

En materia de servicios públicos, se replica el congelamiento tarifario para el transporte público y los montos de transporte y distribución de energía eléctrica por 180 días a partir de enero, con la posibilidad de ser prorrogado discrecionalmente "mientras se mantenga el estado de emergencia". En el día de su asunción, el gobernador Kicillof anunció que dejaba sin efecto un aumento del 25% en la tarifa de la luz a partir del primer mes de 2020, que ya había sido autorizado por su antecesora, María Eugenia Vidal.

En ese plazo, además, el gobierno provincial deberá presentar un proceso de renegociación tarifaria con las empresas concesionarias, que tendrá en cuenta costos, gastos e inversiones de las empresas del sector. Esta decisión se suma a lo dispuesto por el gobierno nacional, que suspendió el traspaso de Edenor y Edesur a las administraciones de la ciudad de Buenos Aires y la provincia que había decidido la administración anterior. En aquel momento, la gestión de Vidal había estimado que asumir esa responsabilidad, entre los subsidios y el ente regulador, implicaría una erogación de $25.000 millones.

En materia de gastos provinciales, la decisión de Kicillof, en línea con lo decidido por Fernández en la Nación, fue prescindir de una ley de Presupuesto propia para 2020. En ese sentido, dispuso prorrogar el presupuesto 2019, que renueva los créditos, la distribución de recursos y las estimaciones de ingresos establecidas para este año en toda la administración. En ese contexto, además, la ley de emergencia faculta al Ministerio de Hacienda provincial a redireccionar partidas y realizar "adecuaciones presupuestarias" discrecionales.

Otro punto modificatorio se vincula con la autorización para concretar nuevas operaciones de crédito público. Según propone la ley de emergencia, se permite al Ejecutivo tomar nueva deuda para financiar obras de infraestructura y superar, en las operaciones dedicadas a este fin, los límites al endeudamiento que fijó el presupuesto 2019. Según definió la Legislatura, se autorizó al ejecutivo a tomar $74.000 millones.

Además, se creó un Fondo de Infraestructura para los Municipios de $2000 millones, que no estará sujeto a la discrecionalidad del Poder Ejecutivo.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.