Empleo. Cae el trabajo registrado y solo el 1,2% de las empresas piensa contratar

En marzo de 2020, la cantidad de trabajadores registrados en el total país alcanzó a 11,929 millones, mostrando una caída del 1,7% con respecto al mismo mes del año anterior (209.200 trabajadores menos).
En marzo de 2020, la cantidad de trabajadores registrados en el total país alcanzó a 11,929 millones, mostrando una caída del 1,7% con respecto al mismo mes del año anterior (209.200 trabajadores menos).
Paula Urien
(0)
5 de junio de 2020  • 17:48

En marzo de 2020, la cantidad de trabajadores registrados en el país alcanzó los 11,929 millones, mostrando una caída del 1,7% con respecto al mismo mes del año anterior (209.200 trabajadores menos). Frente a febrero de 2020, el número de ocupados registrados cayó 0,9% (105.000 trabajadores menos), según los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA). Si se compara con 2018, cuando había 12,347 millones, la caída es aún mayor, y llega a 418.000 trabajadores registrados menos. Se trata de un segmento difícil de lograr, difícil de mantener y que implica un enorme retroceso cuando se pierde.

Como todos los meses, el Ministerio de Trabajo dio a conocer los datos de empleo aunque en época de pandemia el tiempo de retraso parece un siglo. La Encuesta de Indicadores Laborales (EIL), que releva a unas 3500 empresas de 10 o más trabajadores, hace referencia a los datos de abril, mientras que la basada en SIPA, que es el registro administrativo que contiene las declaraciones juradas de las empresas, refleja lo sucedido en marzo con el mercado de trabajo.

El rubro de los asalariados privados registrados es el que más sufrió : en marzo de 2020 se contabilizan 5,982 millones de personas, 195.700 menos que en el mismo mes del año anterior (-3,2%).

Mientras que en la comparación interanual, el conjunto de asalariados (privados públicos y casas particulares) se redujo 1,7% (-165.000 trabajadores) y hubo retrocesos de 2,5% en trabajadoras de casas particulares (-121.000 trabajadores), entre otros, el sector público sumó un 1,4% en el mismo período .

En su comparación intermensual, las trabajadoras de casas particulares sufrieron una merma laboral del 48.000 puestos registrados, aunque los investigadores calculan aún más porque es un segmento con mucha informalidad que se vio imposibilitado de trabajar por la pandemia ya desde la última quincena de marzo.

Además, según se puede leer en la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL), más de 7 de cada 100 trabajadores fueron suspendidos, 8% de las empresas planea reducir su personal, solo 1,2% piensa contratar y el resto no va a hacer movimientos.

Los datos de SIPA de marzo muestran que ya en los primeros días de cuarentena el mercado laboral formal daba señales de que no había margen para aguantar las consecuencias de la cuarentena y de la falta de actividad. En marzo de 2019 la cantidad de trabajadores registrados fue de 12.079.070 y ya había caído 2,2% con respecto al mismo mes del año anterior (268.300 trabajadores menos).

EIL, la opinión de las empresas

Cuando empezó la cuarentena, la EIL mostraba que las expectativas netas de aumento de personal por parte de los empresarios fueron las más bajas de los últimos 18 años (-6,5%). Con la previsión del parate de la economía, los empleadores dejaron de contratar y el empleo bajó. En abril, "el nivel de empleo privado registrado en empresas de más de 10 trabajadores del total de los aglomerados relevados, cayó un 0,6% en relación al mes anterior. Esta es la mayor caída mensual de los meses de abril, a excepción del mes de abril del año 2002, cuando el descenso fue de 0,8%", se puede leer en la encuesta.

Aunque las empresas dicen que se quedarán como están (vale recordar que las pymes de menos de 10 trabajadores no participan de la encuesta), del 9,2% de las empresas que declararon que harán cambios en sus dotaciones en los próximos tres meses, el 8% esperaba disminuir la dotación y sólo un 1,2% estima que la aumentará.

En relación al año 2019, todos los sectores muestran variaciones negativas, destacándose la construcción, con una reducción mayor, al 20%.

En este contexto, los trabajadores eligen no dejar sus trabajos. Hay menos renuncias (la tasa de salida por renuncias cayó 0,5 punto porcentual), porque los trabajadores no lograron insertarse en otro empleo y los despidos sin causa también cayeron (la tasa despidos sin causa se contrajo 0,25 punto porcentual), por la prohibición de despedir del Gobierno.

Las suspensiones, por su parte, afectaron a 7,5% de los trabajadores, mostrando el nivel más alto de la serie. A nivel de empresa también se registra un valor elevado, ascienden al 14% las empresas que aplicaron suspensiones, más que duplicando los valores históricos.

En el tercer mes del año, el 92% de las empresas encuestadas indicó que espera mantener su dotación de personal estable en los próximos tres meses. En el caso de las bajas de personal, el 38% de las desvinculaciones fueron decididas los trabajadores y del total de las bajas decididas por las empresas, el 46% fueron, según las compañías, por la disminución de la demanda de bienes y/o servicios que producen.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.