Alberto Fernández, a los industriales en México: "Hay que reconstruir el aparato productivo"

El presidente electo, Alberto Fernández
El presidente electo, Alberto Fernández Fuente: AFP
Francisco Jueguen
(0)
13 de noviembre de 2019  • 19:19

"Fuimos varios invitados a la cena", arrancó su relato Máximo Vedoya, CEO de Ternium, sobre la velada organizada para que el presidente electo, Alberto Fernández, se cruzara con los principales industriales mexicanos: el magnate Carlos Slim, y Alfonso "Poncho" Romo, mano derecha de Andrés Manuel López Obrador, el presidente de México. "Charlamos sobre lo que él veía, sobre el panorama de caída del PBI", siguió Vedoya hoy, durante una conferencia de prensa organizada para el cierre del 60° Congreso de la Asociación Latinoamericana del Acero (Alacero) en el Hotel Hilton.

"Dijo que la Argentina debe reconstruir su aparato productivo a través de exportaciones competitivas, para poder afrontar los compromisos (por la deuda)", contó Vedoya que dijo esa noche un Fernández recién elegido. "Él tiene claro que el aparato productivo de la Argentina está en una situación muy problemática. Una de las maneras de crecer es reconstruir el aparato productivo", agregó Vedoya, acompañado en el escenario por el CEO de Ternium Argentina, Martín Berardi, y por el director de Alacero, Francisco Leal.

Luego de una extensa presentación para remarcar los peligros que engendra China para las manufacturas y el acero de la región, de reclamar por una mirada hacia la regionalización -particularizada hacia el amenazado Mercosur-, y de señalar la necesidad de establecer una alianza con el eje del Atlántico (Brasil, EE.UU. y Europa) y no con el Pacífico (China), Vedoya se refirió también a la necesidad de mejorar la competitividad de la industria en México, Brasil y la Argentina.

Aunque enseguida reconoció que en el país que lidera Jair Bolsonaro se están encarando importantes reformas. "Brasil está más avanzado", dijo el número uno de Ternium, con base en México. "Hay una carga impositiva no competitiva y una logística complicada", explicó el empresario, que dijo que aún "es muy temprano para saber qué va a hacer" el nuevo gobierno de Alberto Fernández.

"Este año fue difícil, con una devaluación y una crisis financiera", describió Berardi, quien señaló que se registró una caída de entre un 10% y un 15% en la producción de acero. Pese a que recalcó -como su jefe directo- que no hay equipo ni plan económico aún, estimó que un nuevo gobierno tendrá que negociar la deuda como primera medida importante. "Este será un año de transición", dijo.

"El Mercosur es una política de Estado más allá de los líderes políticos de turno. El rol de los industriales es transmitir que el Mercosur está para quedarse, que no es un tema de corto plazo", afirmó sobre los chispazos existentes entre Fernández y Bolsonaro, que lograron que algunos académicos ya acuñaran el concepto del "Braxit", como posibilidad de una ruptura desde Brasil del bloque regional.

El propio presidente y CEO de Techint, Paolo Rocca, había señalado anteayer que había que "ampliar" el Mercosur. No lo hizo en un contexto cualquiera, sino en momentos en que, como se mencionó, la relación entre el presidente electo de la Argentina y el actual primer mandatario brasileño no goza de la mejor salud, pero también cuando Fernández comenzó un tironeo retórico por Bolivia con Donald Trump, hombre de significativa influencia en el Fondo Monetario Internacional (FMI), prestamista en última instancia del país. El otro gran acreedor de la región, por ejemplo en Venezuela, es China.

"China subvenciona toda su producción, lo que terminó en esta guerra por el empleo. Todos los países de América Latina tienen que reaccionar", alertó Vedoya en una presentación previa a la conferencia de prensa. "China, con políticas desleales, toma el empleo de calidad de la región. Es un tema muy importante", agregó el CEO de Ternium, que señaló además que el mundo pasa de la globalización a una regionalización.

Es un mensaje que ya había pasado ayer el propio Rocca, keynote speaker estrella en el cierre de la primera jornada de Alacero. Vedoya dijo que no busca protección -sinónimo de ineficiencia- para la industria, pero sí defensas. "Lo que pedimos es una cancha pareja. Normas en América Latina que sean las mismas que en otras regiones", cerró el ejecutivo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.