Jugo, yerba y leche, los productos que más aumentaron en los últimos seis meses

También subió fuerte el precio de las hamburguesas, el shampoo y el acondicionador
También subió fuerte el precio de las hamburguesas, el shampoo y el acondicionador Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sanchez
(0)
16 de abril de 2019  • 15:46

En un país en el que está habilitado el debate de la inflación semanal, seis meses pueden casi duplicar un precio o modificar su cantidad de ceros. Eso fue lo que sucedió en las góndolas con los 10 productos que más aumentaron en el último semestre: solo por citar algunos ejemplos, un litro de jugo pasó de valer $35,06 a $65,45 y un shampoo, de $74,14 a $110,90.

Entre los productos que releva semanalmente el Changuito LA NACION, y que se pueden consultar a través de una plataforma Web, en los últimos seis meses el que más aumentó fue el jugo multifruta de un litro (87%). Luego, siguen la yerba mate con palo de 500 gramos (58%), la leche entera en sachet (56%) y la caja de hamburguesas de cuatro unidades (53%).

Más adelante, en el quinto y sexto puesto, están el shampoo (50%) y el acondicionador (49%), ambos en formato de un litro. El precio del pan para panchos aumentó un 48%, el de la gaseosa cola sin azúcar de 2,25 litros creció un 47%, como el del repelente en spray.

Completan la lista las galletitas sabor chocolate (46%) y el agua mineral sin gas de 2 litros (44%).

La historia que cuentan los aumentos

"Si tomás una ventana de seis meses, es factible que alguno -como el jugo o el agua- tenga un reacomodamiento de precios relativos y justo se vea en ese momento, pero tal vez no corresponda a una dinámica particular", explica Federico Moll, economista jefe de Ecolatina, respecto del primer y el último producto en el ránking.

Hay otros alimentos, dice, que sí siguen dinámicas. El primero es la carne (en este caso, las hamburguesas), que responde a la volatilidad del tipo de cambio, y el segundo son los lácteos, que tuvieron aumentos fuertes en septiembre, octubre y noviembre del año pasado por falta de oferta.

Con respecto a los bienes de consumo masivo, como el shampoo, Moll detalla que muchas de las compañías que los producen trasladaron los aumentos paritarios de inicios de este año a los precios. "Uno pensaría que en contextos recesivos y de caída del salario real, las empresas se ven obligadas a acotar márgenes, y eso no sucede: [los aumentos de costos] se transfieren directamente", explica el economista.

A eso se le sumó un reacomodamiento por el movimiento del tipo de cambio en marzo y el potencial acuerdo de precios que prepara el Gobierno, añade.

Finalmente, Moll detalla dos tendencias de consumo que se reflejan en los aumentos. La primera, la migración hacia empaques más chicos en épocas de crisis: "Si la demanda se centra en esos productos, el precio puede llegar a aumentar, siempre manteniendo la concordancia con su versión más grande", apunta. En las mediciones de LA NACION, eso se refleja en la yerba mate, en la que los valores de los formatos más chicos crecieron más que los más grandes.

La segunda tendencia de consumo en estos tiempos es la elección de segundas marcas, que también se comprueba en la medición, especialmente en lo que respecta a perfumería e higiene personal.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.