La Corte Suprema define una disputa por $47.000 millones entre las tabacaleras

Las tabacaleras pelean en la Corte por un impuesto millonario
Las tabacaleras pelean en la Corte por un impuesto millonario Fuente: Archivo
Diego Cabot
(0)
10 de julio de 2020  • 16:39

Las tabacaleras llevaron a la Corte Suprema un juicio de nueve ceros. Por esto días, en los escritorios del máximo tribunal se define un proceso que definirá si la AFIP podrá empezar a recaudar o no alrededor de $40.000 millones por año, que, por ahora, los ve pasar de largo.

La historia no es nueva y enfrenta a las grandes tabacaleras (Massalin Particulares y British American Tobacco) con las locales. Algunas pequeñas, otra, Tabacalera Sarandí -que tiene un acuerdo con Imperial Tobacco-, ya tan grande como la inglesa que en el país se opera como Nobleza Piccardo.

La historia se puede resumir en un impuesto que unas pagan, las extranjeras, y las locales, no. El punto es el siguiente. Massalin y la ex Nobleza incorporan en sus precios el impuesto a los cigarrillos que actualmente es de 68,56 pesos por cada paquete, alrededor de 55% del precio total que, según las marcas, ronda entre 130 y 150 pesos. Pero gracias a varios amparos y recursos interpuestos en la justicia Contencioso Administrativa, la tercera en el juego, Tabacalera Sarandí, no paga ese impuesto.

Los impuestos a los cigarrillos recaudan miles de millones de pesos por año
Los impuestos a los cigarrillos recaudan miles de millones de pesos por año Fuente: Archivo

En la práctica sucede que las marcas internacionales calculan el precio de sus cigarrillos con este tributo dentro de su costo, por lo que le lleva el paquete a cerca de 140, y las beneficiadas por este amparo, al no pagarlo, pueden poner su producto a 70 pesos en el kiosco. La mitad.

La historia de ese impuesto mínimo se remonta a 2004. El entonces presidente, Néstor Kirchner , y su Jefe de Gabinete, Alberto Fernández , firmaron el llamado "Convenio para mejorar la recaudación y evitar la evasión en el mercado de los cigarrillos". En 2008, ya con Cristina Kirchner en el poder, envió un proyecto al Congreso para darle carácter de ley al impuesto. Se aprobó mediante la ley 26.467. En 2017, en la reforma tributaria de Mauricio Macri , se modificó el cálculo y se determinó que el gravamen era fijo y se ajustaba por inflación.

La norma estableció que después de pagar ese impuesto mínimo, una manera de desincentivar el consumo de tabaco, se debería calcular los otros. Pero una de las por entonces pequeñas, Tabacalera Sarandí, que tenía en 2016 alrededor de 2% del mercado, recurrió a la Justicia y logró que la eximan del pago. Los argumentos de la tabacalera recorrían varias líneas. Pero, básicamente, consideraban que las pymes no podían competir con las grandes.

La mayoría de la hoja de tabaco que se produce en el país, se exporta
La mayoría de la hoja de tabaco que se produce en el país, se exporta Fuente: Archivo

De esta manera, mientras las extranjeras ofrecen sus marcas a más conocidas, como Marlboro o Philips Morris están entre 120 y 140 pesos, Tabacalera Sarandí tiene un producto estrella, Red Point, a 70 pesos.

La diferencia en la tributación impositiva ya generó diversas consecuencias en el mercado. Obviamente,competir a mitad de precio llevó a que la empresa que tiene su sede en la zona Sur del Gran Buenos Aires le dio ciertas ventajas y la participación del mercado creció a cerca de entre 15 y 20%. "No es tanto, estará entre 10 y 12%", contó una fuente cercana a los dueños de la estrella del tabaco local, Red Point. En las extranjeras juran que ya es cercano al 25%.

Los impuestosa los cigarrillos son colocados para generar un desaliento al fumador
Los impuestosa los cigarrillos son colocados para generar un desaliento al fumador Fuente: Archivo

"Es una pelea entre malos", se sinceraron, casualmente, en los dos sectores empresarios. Claro, son impuestos que se deben recaudar con los impuestos. Justamente, la implementación del impuesto tiene que ver con políticas de desaliento a los fumadores. En medio de esta pelea entre grandes y más chicos está la AFIP. Sucede que el organismo le interesa que ese impuesto se vuelva a recaudar. Según cálculos que manejan las propias tabacaleras dicen que se recaudarían alrededor de 47.000 millones de pesos adicionales. En épocas de caja seca, semejante cifra seduce a muchos.

Tabacalera Sarandí comercializa, además de la estrella del grupo, el popular Red Point, Nevada -uruguaya- y West, una marca extranjera que se vende en función de un acuerdo con Imperial Tobacco, otra empresa inglesa que es la cuarta en el mundo. Es decir, estas dos marcas extranjeras, tampoco pagan ese impuesto. Los argumentos de la empresa que la Justicia aceptó se basan en que la competencia con las grandes es imposible si se incluye el gravamen. Las pequeñas tabacaleras dicen que sin poder hacer publicidad, lo tienen prohibido, jamás nadie conocería sus productos. De esta manera, el diferencial es grande.

Las extranjeras dicen que esta desigualdad impositiva les quita mercado y que ahora son ellas las que no pueden competir.

Ahora será la Corte la que defina la contienda que ya tiene muchos capítulos en el fuero Contencioso Administrativo. Definirá qué tan iguales ante la ley son unos y otros. Pero por sobre todo, definirá si la recaudación impositiva, maltrecha, sumará, al menos, 40.000 millones de pesos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.