Per cápita. La margarina, a la espera del despegue