Los amigos del campeón

Francisco Olivera
Francisco Olivera LA NACION
(0)
17 de agosto de 2019  

La advertencia con que Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, celebró esta semana la victoria de Alberto Fernández en las primarias contradice de alguna manera la pretensión del candidato y del PJ, que es mostrarse como un líder racional y alejado de la imagen que dejó el kirchnerismo. "Me alegro mucho por el esfuerzo y el valor del pueblo argentino. Ojalá, Dios querido, que no me equivoque, que a quien están eligiendo no vaya a creer que lo están eligiendo porque es él. [...] Aquí nosotros podemos contra el imperio si nos mantenemos unidos. De la Patagonia al río Grande". Es extraño: el mensaje coincide exactamente con el sentido que los alicaídos estrategos macristas han querido darle a la campaña, el de equiparar el destino con el de ese país si el Gobierno pierde en octubre.

El establishment económico no parece hasta ahora haberle prestado tanta atención al asunto. Al contrario: la novedad que trajo el resultado del domingo no fue tanto la corrida cambiaria como el rápido reacomodamiento de ese sector que hasta la semana pasada prefería la reelección de Macri. No deja de ser una lectura contaminada por los efectos de la tormenta, pero el mundo de los negocios tiene ahora la sensación de que, incluso alcanzando la hazaña de revertirlo, el Presidente asumirá en condiciones de mayor debilidad de la que tendría un oponente peronista. Estas suposiciones, que no se expresan en voz alta, incluyen una idea optimista: aunque dañino en todo sentido, el susto de estos días puede haber ayudado a terminar la última parte del ajuste que venía emprendiendo Macri. La política y el mercado son ingratos.

La nueva lógica se percibió con claridad dos veces esta semana. El martes, en la reunión interna de la Unión Industrial Argentina, en la que se habló de la necesidad de una transición ordenada y se calificó de sin retorno la derrota de Macri, y anteayer, con la visita de Marcos Galperin, uno de los empresarios que habían respaldado públicamente al Presidente para la reelección, a las oficinas de Alberto Fernández. "Mi postura en la campaña fue pública y clara. Creo que el hecho de que me hayan escuchado, calmar a la gente y pensar el país para adelante es muy positivo", dijo al salir el fundador de Mercado Libre, que viene de duros enfrentamientos públicos con dirigentes kirchneristas, como Sergio Palazzo, de La Bancaria, y Juan Grabois.

Superados el estupor del lunes y las lamentaciones por el futuro institucional, algunos empresarios han empezado a encontrarle virtudes a la fórmula del Frente de Todos. O, al menos, ventajas. La más obvia: suponen que un peronista estará en condiciones de asumir desafíos que a Macri se le negaron, como emprender reformas impopulares, controlar la calle y, lo más relevante, atenuar las demandas salariales. La indexación de la economía, presente en por lo menos 60% del gasto -jubilaciones, salarios estatales y subsidios sociales se ajustan por inflación-, es uno de los problemas más arduos de la trampa argentina. Un escollo que no tuvo el ajuste de 2002, que les significó a los asalariados de entonces una pérdida real del 40% en los primeros 9 meses.

Elisa Carrió detectó este cambio de viento y aprovechó para meterlo en la campaña. Anteayer, en su exposición en el CCK, se paró delante de Macri: "Presidente, no se mueva de donde está -le dijo-. Hay que atravesar las tormentas. Pero no hay que quererlas atravesar con los lobbies que quieren cambios todos los días. A nosotros no nos van a sacar de Olivos los que nos quieren mover". La Argentina sigue impredecible: ahora es Macri quien, forzado por la crisis y la elección, acude a congelamientos de precios o a leyes que espantan en las empresas, como la de hidrocarburos, que determinó en 2012 la expropiación de YPF, y son los kirchneristas quienes buscan congraciarse. "El dólar a 60 pesos está en un valor razonable", dijo Fernández.

Ante la advertencia de Cabello, el candidato del Frente de Todos prefirió el silencio. Fue, en cambio, muy elocuente para contestarle a Bolsonaro y cuestionó a Trump. Estos contrapuntos con dos afinidades internacionales de Macri no están exentos de riesgos. Principalmente el que involucra al líder republicano. "No es un buen líder para el mundo, pero tal vez lo es para los americanos, porque protege mucho los intereses de Estados Unidos. Muchas veces, cuando protegés con tanto ahínco lo tuyo, te convertís en un enemigo para los demás", lo definió Fernández, que necesitará sin embargo de Trump si accede al poder y pretende renegociar el acuerdo con el FMI. Es una de las asignaturas a que obligará esta última corrida. ¿Quién convencerá al organismo de que la Argentina, un año después de haber obtenido la ayuda más abultada de su historia, necesita también diferir pagos?

El mundo de la diplomacia siguió estos primeros gestos con especial atención. ¿Los candidatos no se acercan a la ortodoxia en la medida en que están más cerca de gobernar? Hay múltiples deliberaciones sobre lo que debería hacer Fernández. Faltan dos meses para el 27 de octubre y la oposición necesita que el Gobierno termine de hacer el ajuste. La otra paradoja del momento: la responsabilidad institucional a que lo obligaría a Fernández la victoria del domingo incluye tranquilizar al mercado y, como consecuencia, evitar o diferir el reacomodamiento fiscal que le facilitaría una eventual gestión.

Es el equilibrio que Alberto deberá procurar de ahora más. ¿Fustigar a presidentes aliados de Macri podría contribuir en la faena? "Celebro que Bolsonaro hable mal de mí. Es un misógino, un racista y un violento. Yo lo único que le pido es que deje a Lula en libertad", dijo.

La lógica del triunfo del domingo y la inminencia del vínculo aconsejarían que ambos, candidato argentino y presidente de Brasil, atenuaran lo que piensan el uno del otro. Pero Fernández está en campaña y acaso Bolsonaro también: en la administración brasileña afirman que su líder ha tomado el modelo de Trump, que consiste en consolidar un núcleo de votantes que le asegure por lo menos un piso para llegar al ballottage en la próxima elección, dentro de cuatro años. Esta estrategia les daría sentido político a sus conflictos casi diarios, a sus combates contra la izquierda y a su alianza con iglesias evangélicas que representan ese umbral mágico, el 30% que lo ubicaría en el ballottage. Como Macri con el kirchnerismo, Bolsonaro se sirvió del rechazo al PT para ganar las elecciones. Y aunque está a punto de conseguir la reforma previsional, un logro estructural que facilitará la administración en el largo plazo, la reactivación sigue esquiva y es probable que el PBI casi no crezca este año. Esta demora en resultados se da en simultáneo con un repunte en la imagen positiva de Lula. Es entendible que busque adherentes con razones menos endebles que la vieja polarización. Quedó claro el domingo: una crisis puede ser más fuerte que el miedo al pasado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.