Para ahorrar energía, el gobierno de La Rioja adelantó las vacaciones estatales