Disputa con Motomel. Zanella celebró un fallo que quita obstáculos a la venta a Corven

Zanella dice que hubo "maniobras fraudulentas" para entorpecer la venta de la firma a Corven
Zanella dice que hubo "maniobras fraudulentas" para entorpecer la venta de la firma a Corven
Delfina Torres Cabreros
(0)
11 de febrero de 2020  • 17:32

La Justicia de la provincia de San Luis sumó un nuevo capítulo a la polémica que rodea la venta de la empresa fabricante de motos Zanella, en concurso de acreedores desde 2003. El Juzgado de Instrucción en lo Penal Nº 3 de la Primera Circunscripción Judicial dispuso dejar sin efecto una presentación cautelar que le impedía a Zanella disponer de la marca y de otros activos, lo que la firma consideró una "maniobra fraudulenta con la intención de inducir a error a la Justicia".

En este marco, Zanella emitió un comunicado en el que vinculó esa cautelar a la empresa dueña de su competidora Motomel, La Emilia, aunque no aparece relacionada explícitamente en el fallo. "Esa medida cautelar fue presentada por una supuesta acreedora del concurso preventivo de la compañía y llamativamente coincidió con una batería de acciones judiciales y mediáticas desplegadas por el empresario Marcelo Meller, de La Emilia, con la intención de evitar la genuina operación de compra concertada entre Zanella y la empresa IMSA, miembro del Grupo Iraola/Corven", apuntaron en el comunicado.

Según Meller, Motomel ofertó $245 millones por Zanella, contra los $117 millones que ofreció IMSA (Corven)
Según Meller, Motomel ofertó $245 millones por Zanella, contra los $117 millones que ofreció IMSA (Corven) Crédito: Zanella

Por su parte, fuentes de La Emilia aseguraron a LA NACION que "no tienen nada que ver con la cautelar a la que se hace referencia". Y señalaron: "De ninguna manera La Emilia promovió esa cautelar, sino que fue iniciada por un tercero con el que los miembros de la empresa no están vinculados".

Según consta en el expediente, la causa se originó en una denuncia radicada por María Alejandra Cebrelli, que invoca "su calidad de legítima acreedora verificada del concurso". Cebrelli consideró que el juez de la causa incurrió en la comisión del delito de "administración infiel" al no tomar en consideración, al momentos de la venta, la oferta de La Emilia, que duplicaba la del comprador privilegiado.

Desde Zanella confirmaron a este diario lo que se puede advertir en la red social laboral Linkedin: quien interpuso la cautelar es una exempleada de Zanella que se desempeñaba en el área de Tesorería. Según explicó Soledad Fraire, apoderada general de la firma, Cebrelli todavía trabajaba en la empresa cuando interpuso la denuncia en la Justicia y, luego de reclamar una deuda salarial vía carta documento, "se consideró despedida".

"No conocemos al abogado que la patrocina en San Luis, pero sí sabemos que forma parte de un grupo de abogados que está trabajando con la empresa La Emilia S.A.", dijo.

La semana pasada Motomel ratificó su interés en la compra de la marca
La semana pasada Motomel ratificó su interés en la compra de la marca

En el comunicado difundido hoy, Zanella asegura que el fallo "es la primera demostración concreta de la serie de irregularidades promovidas por La Emilia en su afán de impedir la concreción de una operación concertada entre partes, en un marco de absoluta legalidad y transparencia, después de una extensa y colaborativa negociación".

Además, ratifica que se acordó la venta de la marca Zanella a la empresa IMSA en un contexto de "pleno uso de los derechos de propiedad que la empresa ostenta y que son indelegables".

En diálogo con este medio, Marcelo Meller, presidente de Motomel, había explicado la semana pasada que el grupo La Emilia hizo una oferta de $245 millones para quedarse con la marca de la empresa Zanella que, en un marco de crisis y achicamiento de su producción, decidió venderla.

Según aseguró, pese a haber ofertado el doble y la preservación de los "alrededor de 70 puestos de trabajo" de la planta de San Luis, el juez Agustín Ruta -a cargo del juzgado Civil Nº 4 de San Luis, que tramita el concurso- "prefirió aceptar" la oferta de IMSA que fue de $117 millones. Por este motivo también iniciaron un pedido de recusación sobre el juez Ruta .

Frente a la acusación de Zanella, que dijo que la oferta de Motomel no fue cursada por el medio correspondiente, Meller contestó que su empresa hizo la oferta por escrito ante la Justicia y que incluso tuvo una reunión con directivos de Zanella en la que les manifestó su interés por la marca. Según explicó, el punto de discordia fue que no aceptó una "condición innegociable para ellos", que prefirió no precisar. Además, replicó que Zanella no tiene "libre disposición" para vender sus activos, porque la transacción se realiza en el marco de un concurso de acreedores.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.