Una pelea por los vuelos que se mantendrá durante todo este año

Diego Cabot
Diego Cabot LA NACION
(0)
17 de enero de 2019  

Si algún lector durmió ayer una siesta larga o se desconectó durante la tarde de las noticias puede no haberse enterado de nada. Pero, en realidad, ayer a la tarde pasaron varias cosas que, este año, serán parte de la crónica diaria del mercado aerocomercial.

A media tarde los gremios de los pilotos anunciaron que desde hoy a las 6 hasta el sábado a la misma hora los aviones con licencia argentina (LV) iban a estar en tierra. Todos, salvo unos pocos: los que vuelan para Flybondi y para Norwegian, empresas low cost que no tienen firmado un acuerdo colectivo con los principales gremios de la actividad.

De inmediato, las negociaciones para evitar el paro empezaron a ser la comidilla de la tarde. Finalmente, sobre la noche, la Secretaría de Trabajo anunció que dictó la conciliación obligatoria. Técnicamente, como la anterior medida había vencido, las posibilidades de una prórroga eran menores. Pero el Gobierno pidió a la Justicia una ampliación y así terminó de dictar la resolución de la que, desde el momento de la firma, varios dudaban de su efectividad.

Pero más allá de que los pilotos vuelen o no, la profundidad de las diferencias está lejos de zanjarse. Para los sindicalistas, y parte de los afiliados a los gremios, la política aerocomercial del Gobierno es entreguista. "Quieren abrir libremente los cielos", dice cada vez que se lo consulta Pablo Biró, el líder del poderoso sindicato de pilotos. Para los funcionarios, aquella "entrega" no es más que abrir la competencia en un mercado que estuvo durante décadas fuertemente concentrado y con pocas opciones frente a Aerolíneas Argentinas y Austral.

El antagonismo entre una visión y otra es tal que parece imposible que este año no esté signado por enormes conflictos.

En este caso hay un par de factores técnicos. El más importante es la reválida de las licencias de pilotos extranjeros. En el país, solo pueden volar pilotos argentinos o con documento expedido por el país. Pero sucede que muchos colegas de los comandantes que hoy encabezan la protesta se fueron a volar al mundo, a otros países que no tienen este requisito en su legislación.

El Gobierno dice que es para que regresen sin reválida y que el gremio se queja porque pierde el control del ingreso a las empresas. El sindicato retruca que los quieren reemplazar. Los pasajeros, una vez más, padecen una pelea ajena.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?