Afirman que Cristina llevó el testamento

Según el diario español ABC, la Presidenta entregó dos cartas escritas por Chávez en las que expresaba su deseo de que Maduro sea su sucesor
Adrián Sack
(0)
11 de marzo de 2013  

MADRID (Para LA NACION).- La presidenta Cristina Kirchner no sólo viajó a Venezuela para despedir los restos de Hugo Chávez, sino también para cumplir una importante misión en su sucesión: la de aportar pruebas escritas de que el extinto mandatario había designado a Nicolás Maduro su heredero político.

Esta es la versión que publicó el diario español ABC, que fue uno de los medios que mayor cantidad de información ofreció sobre la enfermedad de Chávez. Tras citar "fuentes informadas de los pormenores de la visita", el diario conservador publicó en su edición de ayer que la Presidenta le facilitó a Caracas "dos cartas" escritas por Chávez en diciembre, poco antes de viajar a Cuba para ser sometido a su cuarta y última intervención quirúrgica. En estas misivas, cuyo contenido no trascendió, el presidente de Venezuela le hizo conocer a Cristina Kirchner su deseo de que la candidatura para sucederlo en el cargo recayera en Maduro.

Si bien esta voluntad había sido expresada en declaraciones televisivas del propio Chávez el pasado 8 de diciembre, el aporte supuestamente realizado por la Presidenta tendría una validez mayor desde el punto de vista técnico y legal, ya que se trata de una prueba escrita. De hecho, ABC no dudó en describir a esas cartas como un auténtico "testamento" que terminó de desactivar las intrigas existentes en el Palacio de Miraflores.

De esta manera, la participación de la Presidenta habría sido decisiva para terminar de inclinar la balanza en favor de quien será el candidato chavista en las elecciones presidenciales del próximo 14 de abril.

El diario destacó la importancia de este gesto al observar que, una vez entregadas las cartas, la Presidenta "no esperó" al funeral del viernes.

Debido a la sensibilidad del tema, esta nota queda cerrada a comentarios

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.